29 may. 2010

Buenas noches señor monstruo



Creo yo que con este pedazo de video sobran las palabras. No obstante, yo, que siempre doy más de lo que se espera de mí, voy a comentaros la película y todo. Antes de nada me gustaría decir que quien no haya visto esta película merece la muerte inmediata. O a lo mejor es que no ha tenido infancia. Cualquiera de las dos cosas es igual de triste.

Buenas Noches Señor Monstruo
es una de las películas infantiles más míticas de la historia del cine español. Y lo mejor de todo esto, es que, además de ser mítica, es cojonuda. La película se haría, digo yo, que tampoco soy Antonio Mercero y él ya no está en disposición de recordarlo, para lanzar al éxito al grupo Regaliz, que eran como Parchís pero sin que los conocieran ni en su casa. Y el que no sepa quién es Parchís, pues mira, por favor, que se largue de aquí sin mirar atrás y luego reflexione sobre su vida. Como los Parchís hacían tanta peli y sacaban tanto disco... supongo que a alguien se le encendió la bombilla de que tener dos grupos de éxito siempre es mejor que uno. Pero Regaliz... me da a mí que mucho éxito... tampoco.

Pero eso no quiere decir que la película no mole cantidubi, porque le da mil vueltas a cualquiera de Parchís, y eso que Parchís tiene un par de ellas... bastante decentes. La película va sobre un grupo de chicos (el grupo Regaliz, claro que sí) que se pierde en una excursión al bosque con su clase. Luego la noche se les echa encima y ellos se encuentran un poco perdidos. Empiezan a caminar por el bosque mientras cantan canciones de su repertorio y ven un castillo. (chan chaaaan) Entran al castillo a ver si allí pueden pasar la noche y... ¡a que no os imagináis quién vive allí! Ni más ni menos que el Conde Drácula, interpretado por el divertidísimo Luis Escobar, un señor que es Marqués de las Marismas del Guadalquivir ni más ni menos, que tiene títulos tan selectos en su filmografía como Las aventuras de Enrique y Ana, ¡Que vienen los socialistas! o El Cid Cabreador; Quasimodo, interpretado por Guillermo Montesinos, que este ya es más conocido, y que hace una interpretación fantástica y muy divertida. Yo de pequeña me pasaba la vida imitándole saltando por casa con los pantalones bajados... ; El doctor Frankenstein también está por allí, interpretado por Andrés Mejuto (Mojamuto) que a este ya no lo conozco ni yo, pero aún así, lo voy a buscar, porque hay que tener inquietud por conocer en esta vida. Joder pues es un tío de puta madre, soy su fan desde ya. Este señor ¡¡¡formaba parte del grupo teatral La Barraca!!! Superfuerte. Qué sorpresas te da la vida; y el mejor de todos, el más grande, el hombre lobo, interpretado, como no podía ser de otra forma, por Paul Naschy, Jacinto para los amigos.

¡Qué cartelazo! ¡Ta' to' flaman!

Y ya una vez dentro del castillo pues los niños tienen que sobrevivir a una noche rodeados de monstruos que quieren austarlos y morderles el cuello, pero ellos van salvándose gracias a sus canciones y gracias a la ayuda del hijo de Drácula, que es Piraña el de Verano Azul.

Quizá sea una locura lo que voy a decir, pero a mi me recuerda un poco a The Rocky Horror Picture Show y todo, pero claro, muy dulcificada: un musical sobre monstruos con unas canciones rockeras y con figuras que cobran vida en el número final...

Vi mil veces esta película de pequeña, y al contrario de lo que me ha pasado con otras que idolatraban mis ojos infantiles, haber vuelto a ver esta película ya con esta madurez intelectual que me caracteriza no ha hecho que la película pierda un ápice de calidad y diversión. Si erais como yo, y la visteis de pequeños, os recomendaría que le echaseis un vistazo de nuevo, y si no sabeis ni qué película es esta ni os interesa, entonces ¡fuera de aquí! ¡mequetrefes! Yo le doy un subjetivísimo copón de película porque esta peli, a mí, me mola un puñao.

26 may. 2010

The office (nbc)

Pues estamos de series esta semana, me da a a mí. Si antes de ayer decía que Ojetefilms no es un blog solo de cine, hoy reitero esa afirmación, porque vengo a hablaros de otra serie que acabo de terminar. Bueno, no terminar a lo Perdidos, para siempre, pero he terminado una temporada. Como nunca había hablado de esta serie, ni en mi fotolog ni por aquí, voy a hacer el comentario de las dos primeras temporadas, que es lo que llevo visto hasta ahora.

Hace un año o año y medio me recomendaron que le echara un vistazo a la serie inglesa The Office. Sin muchas ganas, la verdad, se lo eché... y aguanté un capítulo y medio. No me gustó, no conecté con ella. Y fin de la historia. Pero como siempre, en el máster que estoy cursando me hablaron de la versión estadounidense, y... bueno, como no perdía nada por probar de nuevo, le di una oportunidad. ¡Gracias a los dioses a que se la di!

Reconozco que al principio me costó también un poquito entrar en la serie. The Office es completamente diferente a cualquier serie que yo hubiera visto, y, sobre todo, en su humor, es muy especial. Tienes que entrar en el juego, y a mí me costó. Eso sí, en cuanto eché la primera carcajada, ya no pude parar de reírme.

¿Quién no querría tener como jefe a Michael Scott?

The Office es una sitcom que cuenta el día a día en una oficina "normal y corriente": su jefe, sus empleados... y sus aventurillas. El protagonista indiscutible de esta serie se llama Michael Scott, el jefe de la sucursal, y lo interpreta Steve Carrell, un cómico que nunca me había acabado de entrar por los ojos hasta que esta serie me los abrió. Es increíble. Tanto el actor como el personaje. El actor es de lo mejor que he visto nunca en televisión... pero es que su personaje le da mil vueltas a todo lo que hubiese existido antes. Es impresionante. Lo "malo" es que este personaje tiene un colmo, algo que encima lo supera, y ese colmo se llama Dwight. Dwight es el típico pelota que sólo es feliz complaciendo a su jefe y además es un hombre que ha sido educado con una disciplina muy... especial, lo cual hará que le veamos haciendo cosas que ni habríamos podido imaginar. Por otro lado está Pam, la recepcionista, una chica corriente, que sueña con casarse con su novio, formar una familia y vivir... normal. Y enfrente, Jim, un chico que busca más o menos lo mismo, pero en Pam. Y muchos más personajes que, aunque no tienen un peso tan claro, funcionan maravillosamente dentro de este contexto: el negro pasota, la india que quería ser princesa, la rubia que no es tonta, el nuevo que flipa, la señora, el tío con cara de psicópata...

La serie está rodada como si fuera un documental. La cámara es un personaje más, la cámara somos nosotros, que llegamos allí, y simplemente disfrutamos con el espectáculo. Cada capítulo narra un hecho que sucede un día derminado: el día de navidad, el día de llevar los hijos al trabajo, el día de san valentín... pero no os confundais, que las fechas suenen tópicas no quiere decir que lo que ocurra dentro de esa oficina sea de lo más cotidiano.

Espero que con esta mera descripción de la serie haya conseguido motivar la curiosidad de alguno de vosotros, porque realmente es una serie que merece la pena ver. Si todavía no lo he hecho, entonces os daré mi opinión personal a ver si os termino de convencer.

Ya no quiero casarme con Chandler, ahora quiero casarme con Jim

De toda la vida (mentira, desde hace no mucho) Friends era para mí la sitcom por excelencia. Pero creo que The Office está cambiando esto. No lo ha conseguido aún, porque Friends también es mucho Friends, pero The Office me está conquistando por completo. Solo en dos temporadas, en mi opinión, ha conseguido darme lo mismo que Friends me dio en diez. Me ha hecho morirme de la risa, con un montón de momentos hilarantes y superdivertidos, me ha hecho cogerle mucho cariño a ciertos personajes, y, sobre todo, me ha hecho vivir una de las historias de amor más bonitas que haya visto nunca. Sí, Mónica y Chandler estaban bien, pero Jim y Pam vienen pegando fuerte. Pero si algo ha conseguido The Office que Friends no consiguió nunca es hacerme saltar de la alegría y dar gracias a Dios porque esos guionistas y esos actores existan. The Office consigue sorprenderme prácticamente en cada capítulo.

Tenía pensado hacer un parón con esta serie para poder empezar otras a las que le tengo ganas, pero después de ese pedazo de final de la segunda temporada, con el que he vuelto a ser mujer porque he llorado muchísimo más que con el de Perdidos y en muchísimos menos minutos, creo que ahora mismo me haré con la tercera temporada... y ¡hala! Espero que siga manteniendo este ritmo, porque hasta ahora, para mí, The Office, es un auténtico recopetín de serie.

24 may. 2010

Perdidos

Aunque este blog se llama Ojetefilms, también suelo hablar de las series cuando termina cada temporada, o, como en el caso de hoy, la serie entera. Aunque he dejado reposar el capítulo final, no sé qué me saldrá de las manos para escribir este post, porque tengo tan saturada la cabeza... aún así... allá vamos. Eso sí... no voy a escatimar en spoilers.

Yo era de esa gente que odiaba Perdidos sin haberla visto nunca. Sólo viendo como convertía a la gente de mi alrededor en monstruos yonkis de esa serie ya se me quitaban las ganas de verla. Pero llegó mi máster, tan decisivo en mi vida, y con él la casi obligación de ver una serie como esta, imprescindible para todo aquel que ame el mundo del guión.

Para mí, Perdidos ha supuesto sólo seis meses de mi vida, nada en comparación para aquellos que la han tenido seis años, pero han sido seis meses intensos, sobre todo a partir de que empecé con la tercera temporada (en Navidad). Fue cuando me enganché completamente y ya no pude parar.

Recuerdo que al principio no me gustaba ningún personaje, y eso me fastidiaba, sobre todo porque... ¡anda que no hay para elegir! Supongo que entré en Perdidos, además de con recelo, con costumbres de otras series, y no, Perdidos no era como las demás. Me costó un poco entrar en ella, pero al final... ¡lo conseguí!

Si no lo veo no lo creo

Si en el post anterior comentaba que lo que más me gusta de la ficción es que te afecte como si fuera real, que te hiciera sentir, que te conmoviera, entonces Perdidos debería ser LA SERIE por excelencia. Nunca me había vuelto tan loca con algo parecido. Ya no sólo han sido ochenta horas de serie, sino todas las demás que te pasas teniendo largas conversaciones e inventando teorías sobre qué puede estar pasando.

¿El problema? Desde mi punto de vista, la sexta temporada y el episodio final como parte de ella. Nunca he puesto en duda nada de lo que pasaba en la serie, yo me lo tragaba todo, y la verdad, no estoy nada desconforme con que todos los misterios que esta serie proponía no se hayan resuelto explícitamente. Pero lo de esta última temporada ya me ha parecido una tomadura de pelo. Creo que la serie perdió el rumbo, y mi sentimiento ahora mismo es que ha sido una temporada incoherente que ha traicionado el espíritu de esta serie. Algún capítulo se ha salvado, algún capítulo me ha hecho sentir lo que muchos otros en temporadas anteriores hicieron, pero con lo que me quedo es que esta temporada, para mí, ha sido un "a ver cómo nos libramos de ésta y mientras nos vamos librando buscamos cómo contar el final". Muchos de los capítulos de la sexta temporada y muchas de sus tramas me han parecido una auténtica pérdida de tiempo.

Y en cuanto al final... pues me ha gustado tanto como me ha disgustado. He de reconocer que todo el capítulo me estaba gustando muchísimo, me ha parecido muy emocionante, y aunque parezca imposible, lo encontraba totalmente lógico y natural. Tenía el presentimiento de que "lo gordo" estaría en la realidad paralela, ahora también conocida como el proceso de aceptación de Jack de que había muerto, pero me ha gustado mucho más el final en la isla, que el del interior de la cabeza de Jack. Cuando se dio cuenta de que había muerto yo me quedé muerta también y quise matar gente, pero menos mal que al final lo no-ocurrido solo fueron esos flashsideways, que ahora, por cierto, considero de lo más inútiles.

No obstante, en general, me ha gustado. Para mí sí cierra la serie, aunque no le perdonaré que al final, lo que se nos haya contado, es "la historia de Jack", y no la de un gran grupo de personajes increíbles. Y digo la historia de Jack porque me he quedado con muchísimas ganas de saber qué fue de los demás, cómo morían ellos, sobre todo en el caso de Sawyer. Pero sí, he llorado con ese final de la iglesia, con más pena por saber que estaba viendo el final que por saber que al final (como tiene que ser) todos iban a morir.

Por eso para mí sí que es un final agridulce, porque podría haber sido un colofón perfecto para una serie inolvidable que, repito, para mí, se ha quedado en un... "esto es todo, amigos". Ahora ya me lo trago perfectamente, pero me habría esperado más.

Entonces, en conclusión, Perdidos me parece una serie que realmente merece la pena. Me he divertido muchísimo con ella, he reído, he llorado, me he asustado, he teorizado, y casi he enloquecido. Y lo mejor de todo es que también he aprendido y he admirado a esos guionistas que han hecho posibles a unos personajes tan alucinantes como los de Perdidos. No me había parado a pensar que un personaje realmente muere en el momento que termina su historia, que los personajes de Lost no están muertos porque sea ley de vida, si no porque ¡la serie ha acabado! Aunque estuvieran vivos... no volveríamos a saber de ellos de igual modo. Nosotros también hemos sido Jack, yo, al menos, me he venido abajo cuando me he dado cuenta de eso: se acabó, estaban sentenciados a desaparecer desde el momento en que fueron creados. Para mí esta sí que es la parte emotiva del final de Perdidos. Y la más triste.

Estoy segura de que nunca los olvidaré

Copón de serie que podría haber sido algo más si no hubiera sido por esta última temporada.

23 may. 2010

Funny Games

¡Enfadáos si queréis porque esto ya no es serio! ¿Vosotros os podéis creer que en una semana sólo haya visto una película? ¡Porque yo no! ¡Si es que estoy más ocupada que el servicio de un after! ¡Venga a hacer monólogos, venga a hacer sketchs, venga a hacer secuencias globomediescas...! Y claro, acaba una descuidando sus hobbys.

Bueno, a lo que vamos. Lo primero a lo que vamos es a ponernos serios, porque hoy vengo a hablar de una película que merece esa seriedad. Si tú, querido lector, eres de los que solamente me lees para echarte unas risas, lo siento, pero hoy no es tu día. No obstante, os pediría a todos que siguierais leyendo porque vamos a hablar de una película... no sé ni cómo calificarla. Al menos de una buena película, pero también una película especial y yo me atrevería a decir que necesaria.

Mola, ¿eh?

¿Veis al chico de la foto? ¿Muy majete, no? Parece un chico joven, bien peinao, bien afeitao... y encima hasta parece un tío enrrollao... con su cómplice guiño de ojo. ¡¡Pues nada más lejos de La Coruña!! Este es uno de los personajes más hijos de puta de la historia del cine, y quien haya visto Funny Games, me dará la razón, y quien no la haya visto, ahora le cuento.

Lo peor de todo es que este personajillo de cuyo nombre no quiero acordarme es una especie de metáfora, o de representación, del espectador dentro de esta propia película. No sé si me explico, pero lo voy a intentar. Para ello, vamos a rebobinar, que eso es mucho de Funny Games también.

Funny Games es una película del genial director austriaco Michael Haneke. Y dicho esto, dicho todo, porque si por algo se caracteriza el cine de Haneke es por mostrar la violencia de una manera tan cruda, tan cercana, tan real. Haneke lo que quiere, en toda su filmografía en general, es que el espectador consiga distanciarse de la película para poder reflexionar sobre lo que él está proponiendo. En Funny Games el tema principal es la violencia. Muchos son, y somos, los amantes de las películas violentas (Tarantino...) llenas de sangre (Matanzas de Texas y demás), del gore (Braindead) y de las escenas que son escenario, valga la rundundancia, (hoy, me encuentro muy Martes y 13 en cuanto a mi lenguaje se refiere) de asesinatos increíbles. Haneke lo sabe, sabe que existen los perturbados como nosotros porque yo creo que él también es uno de ellos, pero aprovecha para darle una vuelta y jugarlo, nunca mejor dicho, a su favor. Funny Games debería ser un juego para todos nosotros, amantes de todos esos referentes que he citado antes. Un juego muy divertido, pues, como si estuviéramos casi en un videojuego, podemos llegar a sentir en primera persona que somos nosotros los encargados de todas las aventurillas que se suceden en esta película. Y por si a alguno no le queda claro, ahí está el guiño cómplice, y otra serie de alusiones directas que se suceden durante la película, del chico tan majo de la foto de antes al espectador.

¿Y qué ocurre cuando tú, en primera persona, destrozas a una familia entera en una sola noche? Los más enfermos dirán "cojonudo tío", pero lo normal es que el espectador se pare a pensar y diga, "hostia, esto no mola". No mola disfrutar con el sufrimiento de una mujer, no mola disfrutar con la muerte de un ser humano, no mola disfrutar con las fracturas ajenas, y no mola disfrutar con las sesiones de tortura. Y creedme, esta película, no mola. No mola en cuanto a lo mal que se pasa viéndola, pues lo más impresionante que tiene, que es mucho, es que mostrando lo mínimo, (prácticamente no hay sangre, prácticamente no hay violencia explícita... si no que todo se eleva hasta el nivel más insoportable, el psicológico), consigue crear repugnancia en el espectador. Y, sin embargo, me parece una película fascinante.

Funny Games es una provocación, una llamada de atención, una especie de "eh, tú, ¿te gusta pasarlo bien? Pues pasa, que cenas" que se vuelve completamente insoportable por la fuerza tan arrolladora que posee esta película. Ésta sí que es una de esas películas que te amarga la tarde, y si me apuras, la existencia. Y esta es una de las cosas que más me gusta del cine. Como ya he dicho mil veces, yo sigo considerando el cine un arte, y para mí el arte es una forma de expresarse, de comunicación, y de la comunicación también forma parte el receptor, en el caso del cine, el espectador. Por eso, esas películas que logran conmoverme, que logran hacer que me estremezca (para bien o para mal) para mí siempre estarán consideradas como unas buenas películas. Así que Funny Games también lo es, es una buena película. Un copón de película, y de los altos, además. Muy recomendable, aunque no para gente realmente sensible.

16 may. 2010

Bitelchus

¡Qué disgustos me dais! Que viene una emocionadísima después de unos días sin tocar internet, que eso es muy duro para una servidora, y me encuentro con que no tengo ¡ni un solo comentario en el post de Tootsie! Espero que tengais buenas excusas.

Bueno, yo haré la vista gorda, y iré a lo mío, que es lo de criticar. La noche del viernes (y la de ayer) la pasé en casa de mi amigo y compañero de trabajo en esto del guión Héber, que también tiene blog de cine y que podéis visitar (y firmar, firmar, que eso siempre nos gusta), y me propuso ver una peli. Yo acepté, claro, y entre toda su extensa carpeta de películas que quería ver se encontraba una de mis preferidas, así que claro, no lo dudé un momento: ¿Qué prefiero, dramas serbios o israelíes (que es lo que a él le gusta) o comedias surrealistas ochenteras? Estaba claro, y por eso vimos Bitelchús.

No podréis negarme que los muertos son mucho más bellos que los vivos

¡Cuánto me intriga y perturba a mí el nombre de esta película, por cierto! En la edición en DVD que yo tengo, y que es de la que me voy a fiar, el título está escrito en castellano, y por eso se llama Bitelchus. En internet todo es un caos: en filmaffinity, por ejemplo, la película se llama Beetlejuice, pero es que en Imdb se llama Beetle Juice, separado y todo. Y lo peor de todo es que ni siquiera el nombre de este personaje tan divertido queda claro ni en la propia película, pues en los panfletos y anuncios en los que se ve escrito el nombre, pone Betlegeuse. (En el link podeis comprobarlo en las luces que señalan a su tumba). Pero ahí no acaba mi investigación acerca del nombre de este señor que se peina en la misma peluquería que la duquesa de Alba. Es que la primera vez que Alec Baldwin dice su nombre en versión original en la película, pronuncia algo así como "bitelgai", mientras que en el resto de la cinta se escucha perfectamente algo más parecido a la versión española, algo como "bitelchus". Y cuando el propio Bitelchús juega a hacer adivinar su nombre, dice que se llama "zumo de escarabajo", así que volvería a ganar la versión Beetlejuice... ¡vamos, un lío!

Algunos se sorprenderán por el nivel de frikismo que estoy dejando patente, pero es que me he visto tantísimas veces esta película que ya me fijo en estos detalles, y la verdad es que lo del nombre de este personaje es algo que me quita el sueño, porque nunca puedo escribir sobre él sin preguntarme si estaré poniendo el título de la película bien.

Se podría decir que Bitelchús es una de las películas de mi vida. No recuerdo la primera vez que la vi, pero recuerdo que ya era bien pequeña cuando la veía. Y desde entonces no he parado de verla y todavía no me he aburrido. Bitelchús me parece una gran comedia, una película que mezcla a la perfección lo real con lo onírico y con lo paranormal, con ese toque Burton que a mí me vuelve (volvía) loca, y que hace que cada vez odie más a su última película, Alicia en el País de las Maravillas, por no tenerlo.

Yo me arriesgaría a decir, incluso, que sólo con esta película, la segunda en la carrera de Burton, queda patente que Tim es un gran director de cine, un verdadero autor que tiene todo bajo control. El famoso estilo de sus películas, su estética, ya queda plasmada en esta película. Su imaginación prodigiosa, la combinación de diferentes mundos, su pasión por el reino de los muertos y su afán por demostrar al espectador que ellos están mucho más vivos que nosotros, y hasta el uso recurrente a las combinaciones de blanco y negro, de opuestos , el gusto por sus famosas espirales... todo lo que caracteriza a este director ya está presente en esta película. Hasta Danny Elfman, por supuesto, que hace un trabajo magnífico para la banda sonora de esta película. En Bitelchús, en concreto, destacaría también la magnífica labor en la dirección de actores, porque todos y cada uno de los que pasan por esta película están magníficos. Y para muestra, un botón. No quiero despedir el artículo de hoy sin darme el capricho de compartir con vosotros uno de los momentos musicales más divertidos del cine de Burton:



Con muchísimo más que añadir cierro aquí mi comentario por hoy, ya que podría pasarme horas hablando de esta película, no sin antes decir que esta sí que es un Copón de película como dios manda.

13 may. 2010

Tootsie

¡Qué curioso! En menos de una semana y en tan pocas actualizaciones ya van dos pelis de hombres vestidos de mujer. Un día llegué a la conclusión de que, por alguna extraña razón que desconozco, las películas con hombres travestidos siempre me gustaban. Y por ahora esta regla no tiene excepción.

Esta vez ha sido Tootsie la película de hombre vestido de mujer que he visto, y, como no podía ser de otra forma, me ha gustado. Fijáos que esta peli debe de ser famosa y todo, y debió de ser un gran éxito en su momento, pero yo no había oído hablar de ella never in my life. Hasta que empecé el máster y nos la pusieron un par de veces como ejemplo en las clases de cine. Entonces me llamó la atención, y pasó a engrosar la larga lista de "Películas nombradas en el máster".

Por si a alguno le pasa como a mí hace apenas un año, le contaré que esta película va sobre un actor neoyorkino que es consciente de que él vale muchísimo pero con el que nadie quiere trabajar porque es un hombre con principios, quiero decir, que él entiende perfectamente lo que es la profesión de actor y no se deja mangonear por nadie, cosa que a los directores no les debe de gustar, y por eso lleva unos veinte años en paro. Se dedica a dar clases de interpretación a jóvenes promesas, pero él se muere por encontrar un papel que interpretar. Así, un día, desesperado, decide acudir a una prueba para un papel de mujer, vestido de mujer, y, como se lo dan, pues tiene que pasarse el día disfrazado continuamente actuando como si fuera otra persona.

Quién es ese hoooombre

Y de ahí, lo que sigue, imaginaos: una pura comedia de enredos. Pero de calidad, no penséis. No es la típica comedia americana, es una comedia muy cuidada, con un humor muy directo pero a la vez muy sutil, a veces mordaz, con cierta crítica a aquel mundo ya casi lejano. Aunque lo mejor de todo es que es una comedia con un importante mensaje (que no os contaré, porque soy así de perra. Veis la película y luego ya comentamos el mensaje). Además, la película refleja muy bien el mundo de la ficción en general y de los actores en concreto: sus ansias, sus frustraciones, sus locuras... En definitiva, que el argumento, ya de por sí, es muy interesante.

Luego está el reparto, que, en una película de actores, tiene que ser la leche. Y la verdad es que lo es, porque esta película está protagonizada por Dustin Hoffman, actor que nunca me ha llamado la atención especialmente, la verdad, pero que en esta película está fantástico el tío. Yo me atrevería a decir, que hasta esta es una de sus mejores interpretaciones que yo le haya visto (que tampoco es que me conozca yo su filmografía a dedillo). Luego también está por ahí Jessica Lange, otro mito de las pelis ochenteras y noventeras, que además se llevó un Oscar y todo por la película. Y la chica mal no está, las cosas como son, pero en este caso el oscarizado debería haber sido Hoffman sin duda alguna. Y como buena película de los ochenta, no podía faltar tampoco Bill Murray en el papel de compañero de piso de Hoffman y escritor de teatro.

Una comedia superapetecible y muy recomendable, que además de tener el entretenimiento asegurado, te deja un regustillo muy necesario que hasta te puede hacer pensar, fíjate tú, como eran las comedias de antes. Yo le doy un Copón de película, porque aunque para muchos es una película 10, yo, que soy odiosa, como las comparaciones, no puedo sino acordarme de mi comedia favorita de Wilder, y... oye... Tootsie estará, y lo está, muy bien, pero nunca ningún hombre disfrazado de mujer le llegará a la altura de los tacones a mi queridísimo Jack Lemmon.

11 may. 2010

El fin del mundo en 35mm

Como mis lectores más antiguos sabrán, mi género favorito es el terror. La verdad es que lo que más veo y más me apetece ver es la comedia, pero el terror es con el que más disfruto y el que más me gusta que me sorprenda. Además, qué coño, me gusta pasar miedo, y valoro muy positivamente a aquellas películas que me lo hacen pasar. Lo malo de este género es que hay tanta mierda… así que claro, a una le toca rebuscar para poder encontrar algo más o menos decente.

Y rebuscando, rebuscando, di con una serie que se llama Masters of Horror, o Maestros del horror para los que sean de Cádiz, que yo creía que me iba a traer la salvación, pero tampoco he cambiado de religión ni nada. Eso sí, he tenido algunas experiencias positivas con sus capítulos/pelis, aunque en general, los capítulos son bastante flojeras.

Pero pronto aprendí el truco para acertar con esta serie, y fue verme solo los capítulos de directores más o menos conocidos en su campo. Y así fui a dar con una de las pelis más interesantes que esta serie recoge, titulada El fin del mundo en 35mm, y dirigida por John Carpenter.

Me ha parecido muy original, que esa es una virtud muy a tener en cuenta, porque en terror parece que siempre nos están hablando de lo mismo. Aún así, a esta originalidad, se le puede encontrar sus referencias, claro, como a todo en esta vida. La película va sobre un “cazatesoros” al que un excéntrico (parece que este adjetivo siempre acompaña a esta palabra que viene ahora) millonario le encarga la labor de conseguir la copia de una película titulada “Le fin absolute du mond”, (¿os habéis fijado en la boquita de piñón que se le queda a uno cuando pronuncia este título?) que para los que sean de Sabadell, significa El final absoluto del mundo. Debido a que el chico no millonario tiene una deuda importante que pagar, decide aceptar el trabajo. Aunque bueno, también le come el gusanillo, y no porque esté muerto, que esto no es El sexto sentido, sino porque resulta que la película esta que te deja boquita de piñón es una película muy especial. Sólo se proyectó una vez, en Sitges ni más ni menos, y acabó alterando tanto al público por sus imágenes que la gente que allí estaba acabó matándose los unos a los otros. Esto se explicaría más o menos en que, la película es tan violenta que desinhibe al espectador, que acaba convirtiéndose en un sanguinario.

Con esas manos me hacía yo unas morcillas

No me digáis que no mola este planteamiento, vamos, un montón. Luego claro, la peli, por ser un capítulo para una serie recopilatoria, pues tiene menos calidad que una película que verías en el cine (depende también, que hay de todo), porque no deja de ser como una peli para televisión, y eso se nota en algunas cosas. Pero que se lo perdona una porque la película consigue mantener un ritmo y un suspense que ya quisieran muchas. Eso sí, hacía tanto que no veía un capítulo de esta serie que se me había olvidado una característica común a todas sus películas: que son más gores de lo que algunos estómagos desearían. Yo, sin ir más lejos, me puse a verla después de comer y… la verdad… hubo momentos de… puag… qué asco. Bueno, qué coño, creo yo que si la hubiera visto Gandhi en plena huelga de hambre hubiera sentido asquete igual. Eso sí, es la primera vez que me pasa que siento el gore como parte de la película y no como algo gratuito. Hay una escena muy guarrona y asquerosa que casi no he soportado de ver que me ha dejado muy marcada, porque era como una metáfora de la vida. ¡Qué bonito, oye!

Pero vamos, que ya para ir terminando, que si os gusta el terror y soportáis bien ciertas escenitas, no dejéis de echar un vistazo a esta peli. Para mí es un auténtico Copón de película, me da todo lo que le pido a una peli de terror.

9 may. 2010

Mi querida señorita

Si llego a saber que voy a estar tan liada últimamente, retraso la inauguración del blog para que esto coja un poco de ritmo, porque mis intenciones para con este blog era actualizar un día sí, un día no, cada día con una película diferente. Pero claro, una tiene tantos quereseres que tiene que sacrificar hobbys, y el primero en caer siempre es el cine.

Pero bueno, tarde, pero aquí está, hoy vamos a hablar de cine español. No sé si sois muy partidarios o por el contrario no veis absolutamente nada que se haya hecho en España. A mí, el cine español, me encanta, y cada día más. Cuantos más secretitos descubro, más me gusta. Y este gusto que yo tengo, me "obliga" a conocer todos sus entresijos, que no sólo de Almodóvar vive el cine español.

De hecho, antes de que Almodóvar tuviera una edad, ya se hacían películas de travestis en España. ¿Que no os lo creéis? Pues de eso vengo a hablar hoy. De una película que se titula Mi querida señorita, estrenada en el año 1972 en España, fecha en la que los españoles no habían escuchando aún esa buena nueva que fue "Franco ha muerto".

La película cuenta la historia de Adela, una mujer de cuarenta y tantos que vive en su casa de Madrid acompañada de una criada. Es soltera, porque hasta ella misma reconoce que es un poco fea, y nunca ha tenido una relación. No obstante, parece que su criada Isabelita le hace un poco de tilín, pero es algo que ella intenta refrenar. Cuando un antiguo amigo le pide matrimonio, Adela comienza a plantearse ciertas cosas, y, aconsejada por su párroco, acude a un médico fuera de Madrid que le acaba diagnosticando que ella, realmente, es un hombre.

To be, or not to be

Supongo que en la época esta película tuvo que ser todo un bombazo, y más al estar protagonizada por José Luis López Vázquez, que más o menos sólo se había dedicado a la comedia hasta el momento. Y que nuestras abuelas vieran de repente a ese hombre vestido de mujer sin intención de hacer chistes de eso... tuvo que ser un shock. Este es el gran mérito de la película, la verdad, tratar un tema como ese, el de un hombre que viste como mujer, el de una mujer que se siente atraída por otra, el de una persona que cambia de sexo... Eso sí, todo esto está tratado de una manera muy sutil, pero claro, supongo que si no lo hacían así...

Por todo lo demás, la película es algo aburridilla, la verdad. De tan sutil se vuelve sosa, y el argumento no da para mucho más. El drama que sentiría el personaje de Adela/Juan no está muy explotado, y al final esta película acaba siendo una historia de amor, y con final feliz, claro.

Me ha gustado mucho verla, aunque, creedme que poco tiene bueno más que el tema que trata y José Luis López Vázquez, que es un gran actor, porque todo lo demás a veces hasta da cosica, pero en este caso hay que tener más en cuenta lo bueno que lo malo, y por eso, aunque la película finalmente se ha quedado a las puertas de la gloria con un ojete de monico, la recomiendo como si fuera una obra maestra porque creo que, para poder entender de dónde venimos, en qué sociedad nacimos, películas como esta nos ayudarían. Además, claro, de que esta película es imprescindible en la historia del cine español.

5 may. 2010

Luna Nueva

Lo prometido es deuda. OjeteFilms arranca con una de las mejores películas que podía arrancar para hacer honor a su nombre (que no a su subtítulo). Os juro y perjuro que este no es el tipo de películas que solía rondar mi fotolog, pero... así son las cosas.

Aunque fueron muchos los que me dijeron "No veas Luna Nueva, ¡no la veas!", yo no les hice ni puto caso y me la ví. Ya sabía de ante mano que era la mierda, claro, pero yo soy muy Santo Tomás, y necesito verlo para creerlo. Además, yo, una cosa os digo, y es que no me arrepiento en absoluto de haberla visto. Recuerdo hace unos meses, cuando estudiábamos el módulo de cine en el máster, que David Muñoz nos recomendó ver películas malas, porque de ellas y con ellas se aprende muchísimo más que con las buenas. Y toda la razón tiene. Con Luna Nueva yo he aprendido ¡tantísimo! Ahora os explico por qué.

Para empezar, como mis lectores más antiguos sabrán, suelo hacer más hincapié en los guiones de las películas, que es de lo que una entiende. Bueno, pues os diré que yo los libros de la... señora que escribió estas historias no los he leído, pero vamos... si son medianamente buenos, y ya no digo buenos, sino... medianamente lógicos y creíbles, entonces la guionista de esta película merece la muerte rigth now. ¡¡¡Porque este guión no tiene ni pies ni cabeza!!! Es de los peores guiones que yo he visto llevados al cine, creo yo. Es todo un sinsentido... ¡horrible! ¡Y qué final!

Aquí podemos ver a Bella no mirando a los ojos de nadie, que así es ella.

Ahora, no le voy a echar yo todas las culpas a la guionista, porque el director... ¡ole sus santos huevos! Yo tengo una teoría, que os voy a exponer aquí ahora mismo. Como sabréis todos lo que os hayáis acercado a esta saga, los actores están... ¡¡¡FATAL!!! Creo que no he visto tanta mala interpretación toda junta en la misma película en toda mi vida. Pero lo que me sorprende no es que uno esté mal, o dos, es que absolutamente todos dan asco y grima (sobre todo si son vampiros y brillan), y yo creo que la culpa de todo esto la va a tener el director, que tiene una idea del cine que muchos no compartimos, y que a lo mejor no sabe dirigir actores, o que a lo mejor se droga. Aunque otra cosa os digo también, y es que yo nunca he visto ninguna otra película de estos actores, así que no puedo comparar, igual es que sí son así de malos. Pero es que vamos... el trío protagonista de esta película da pavor. La Bella, interpretada por Kristen Stewart, tiene serios problema estomacales crónicos, porque esa cara de no haber cagado en cinco días no es normal. Y también tiene problemas de orientación porque la noto un poco ida durante toda la película. El hombre-lobo-tengo-16-años-pero-mira-qué-tiparrer... pues fijáos si os digo que entre la mierda el que sólo parece vómito con tajadas aprovechables es él. Casi es el que más me he creído, porque aunque también da mucha cosica actuando, al menos se nota que le pone ganas. Me transmite sus enfados... Pero el que se lleva la palma, sin duda alguna, es el clamor de las nenas, Edward actúo-como-el-Cullen, que yo ya le tengo que perder el respeto y llamarle hijo de la gran puta por reírse así de los espectadores con esas carusas que nos pone. Y esos pelos en el pecho que parecen los que se le han caído a mi perro hace cinco años y encontramos cuando movemos el sofá del salón. Un asco, vaya. Aunque claro, con un guión tan tan malo, unos personajes tan mal traídos, tan absurdos y contradictorios, con tan pocas motivaciones y tan bobos y planos... ¡qué van a hacer ellos!

No tengo por donde coger a la película, pero para no ser mala (más), voy a realzar la única cosa buena que tiene, que también tenía la primera, que son los efectos especiales. Los lobos están muy bonicos, los ojos de los vampiros también, esas peleas a alta velocidad... bueno... Pero vaya, que en general es una puta basura que sólo os recomiendo si queréis aprender a escribir guiones como Dios manda o si estáis mal de la cabeza como todas esas niñas que adoran estas películas.

Es una pena haber arrancado así el blog, pero qué le voy a hacer yo. Aunque suelen ser muy escasos, haberlos hailos, y esta peli es un pedazo de ojete de ballena.

¡Bieeenveeeniiiiiidoooos!

Bienvenidos a OjeteFilms, el blog de cine donde podremos hablar de las películas que YO veo (sí, esto es una dictadura) en un estilo mucho más desenfadado de lo normal. Aquí se viene a hablar de cine en un lenguaje que todos podamos entender.
Por eso a mis actualizaciones nunca las he considerado críticas, digamos más bien que son meros comentarios en un tono humorístico con el que solo pretendo dar a conocer todas las películas que veo a cuanta más gente mejor y recomendaros algunas películas que, desde mi punto de vista, me parecen ineludibles.
Este blog nace directamente de un fotolog con el que he pasado casi un año y medio hablando de cine, y, si venís de nuevas, os invito a conocerlo (tenéis el enlace aquí a la derecha, debajo de mi fotico).

Espero que esta nueva experiencia sea igual de gratificante que lo fue el fotolog, que me leáis mucho, que me comentéis mucho y que me llaméis mucho cerda por no gustarme la saga de Alien.

A medio día quedará inaugurado oficialmente este blog con el primer post dedicado a... ¡bueno! ¡un peliculón! No os digo más.


¡Muchas gracias a todos por haber hecho durar y durar tanto a OjeteFilms!