30 oct. 2010

El celuloide oculto

Si de algo estoy segura es de que si yo hubiera nacido varón habría sido gayer, y si no hubiera sido así, qué disgustazo, porque hay que ver, con lo hetera que es una, lo que me gusta el mariposeo. Por eso, bueno, y por mi gusto por el cine, me decidí a ver el documental El Celuloide Oculto, una película sobre cómo se ha reflejado la homosexualidad en el cine a lo largo de su historia. Superinteresante, al menos para mí, que como nunca he sido bollera, no había estado tampoco nunca interesada en las películas de temática LGTB, y lo peor de todo, es que algunas las había visto pero no había sabido verlas de verdad.

El documental va contando, intercalando imágenes de películas y entrevistas a actores, directores, guionistas y demás, cómo han sido vistos los homosexuales en la gran pantalla, desde sus inicios hasta la actualidad. Bueno, y casi casi se puede decir que cómo han sido vistos los homosexuales a secas, porque si algo remarca esta película, y yo estoy totalmente de acuerdo, es que el cine tiene la capacidad de crear puntos de vista, prejuicios y opiniones difíciles de refutar. El cine crea ilusiones. ¿Quién no ha querido recibir un beso de película? Pero también crea desilusiones, y es que si en una película se meten con un negro, se ríen de una persona homosexual o dan una paliza a un latino, probablemente sea porque ocurre en la vida real, pero lo que será más probable es que esa burla se normalizará en la sociedad y se convertirá en un estereotipo solo por haber sido visto en una película.

Una de mis escenas preferidas del cine

Por fortuna o por desgracia, yo soy lo que se denomina "normal", y he tenido la suerte de que el cine siempre me ha hecho soñar. Primero quería ser princesa, luego quería ser cheerleader, luego quería ser mala mala, y ahora quiero ser guionista, y crear sueños para otros. Por eso este documental me ha parecido tan interesante, porque nunca me había puesto en la piel de una persona que se acerca al cine buscando un sueño, buscando una imagen a la que admirar, buscando sentirse identificado con el protagonista, y se encuentra con que, una y otra vez, ese protagonista acaba muy mal parado.

Por otra parte, este documental también me ha servido para acercarme a un rinconcito de la historia del cine que no conocía, y es que, como dije antes, no he visto muchas películas sobre homosexualidad, Almodóvar aparte. Así que todo lo que he sacado de este documental ha sido bueno, por lo tanto, tengo que reconocerle sus méritos y calificarlo como un copón de película, en este caso de documental.

2 comentarios:

  1. me has despertado la curiosidad por el documental. recuerdo que explican algo parecido en el documental los censores de hollywood que comenté y que me interesó por una curiosa comedia teen llamada but i'm a cheerleader. también es curioso pq planeaba tratar el tema de la homosexualidad y su relación con el cine fantástico en el blog, así que espero que me resulte útil para ello.

    ResponderEliminar
  2. Es un documental precioso... incompleto (porque sólo habla del cine de Hollywood), pero precioso. Yo lo habré visto cinco o seis veces, tranquilamente. El pasaje en el que hablan de "Ben Hur" es impagable.

    Por cierto, ya me presentarás a Iker Jiménez cuando lo conozcas.

    ResponderEliminar