5 oct. 2010

Buried

He tenido que dejar pasar un par de días desde el visionado de Buried hasta que me he puesto a escribir esta crítica porque tenía que dejar pasar también la emoción del momento. Si nada más salir del cine hubiera tenido que escribir un artículo habría sido simplemente: "¡Jesusito de mi vida! ¡que tarde he pasao! ¡gracias Buried por existir!" Pero claro, una se tiene que exigir a sí misma, a estas alturas de mi vida, algo más que un simple ouh yeah! Así que venga, voy a intentarlo:

Lo primero que quiero contaros es que para mí Buried es más que una película. Es un fenómeno. Recuerdo que cuando estrenaron Cloverfield (truñaco) mi por aquel entonces novio me contó que habían hecho una campaña de publicidad tremenda, que se llevaba mucho tiempo hablando de ella en internet y eso, claro, a él le daba cada día más ganas de ir al cine a verla. Lugo fuimos y, como bien dije antes, truñaco. Desde entonces sí que he vivido con esas ganas algún estreno, como Alicia en el País de las Maravillas, por la que aguanté años en los que tuve mucho tiempo para imaginar que Tim Burton podría hacerlo genial y... truñaco.

Con Buried ha sido parecido, pero mejor. Al menos, con final feliz. Mi historia con Buried se remonta a casi octubre del 2009, es decir, un año atrás. Por esas fechas yo empezaba el máster de guión del que ya tanto os he hablado, y poco tiempo tardó en salir el nombre de Rodrigo Cortés. Yo no sabía quien era, y muchos de mis compañeros tampoco lo conocían, pero nos recomendaron su película Concursante, y yo, que soy mucho del cine patrio, rápidamente me hice con ella para verla. Impresionante. ¡Cómo me gustó! Esto es lo que comenté sobre ella en su día. Después de ese peliculón, el nombre del director se me grabó a fuego en la memoria y ya no me olvidaría de él jamás. ¡Uy, me acabo de acordar, sin venir a cuento ni nada, que en le máster nos dejaron ver el Storyboard de Concursante y era una puta maravilla!

Me metí en la boca una cosa que ponía "eat me" y mirad cómo he acabado

Un tiempo después me entero de que Rodrigo Cortés dirigirá una película que algunos han rechazado y que a otros les parece imposible. Una película con un solo actor y un único escenario. Superinteresada. Y un tiempo después, Vigalondo twittea que el señor director tiene twittter... ¡y yo no me lo iba a perder! Desde entonces, Rodrigo ha ido poniéndonos la miel en los labios casi a diario con pequeños comentarios sobre su película, sobre su campaña publicitaria, sobre los festivales a los que ha acudido y... ¡yo cada vez tenía más ansia de verla! Porque era ansia lo que yo sentía por esa película. La necesitaba.

Y llegó el día. Por fin me acercaba al cine a ver la película que había estado esperando tanto tiempo. Fueron muchas las emociones que se dieron cita en aquella sala de cine y que me acompañaron durante el visionado. Creo que jamás una película me había hecho sentir así. He llorado muchísimo con muchas películas, me he reído muchísimo con muchas otras, pero nunca una película me había estremecido hasta ese punto. Sentía como si me estuvieran agarrando el corazón. Sentía verdadero terror. La película no es de miedo, ¿eh? Aunque bueno, bastante terrorífico es que te entierren vivo, me parece a mí. Pero yo había empatizado tantísimo con el personaje que parecía que estaba sintiendo sus emociones. Y que una película consiga eso me parece admirable. En primer lugar, admirable el guión, que creo que es el pilar básico de esta película. En segundo lugar, la interpretación de Ryan Reynolds, que supongo que tuvo que hacer unos esfuerzos tanto físicos como psicológicos terribles para interpretar a su personaje. Y en tercer lugar, por supuesto, la dirección, muy arriesgada pero finalmente muy lograda.

Os voy a ser sinceros: me esperaba otro truñaco. Me parecía imposible que alguien hubiera logrado crear una historia de esas características y que mantuviera la tensión durante todo el metraje. Tenía mucha curiosidad y por eso quería verla, pero iba esperándome lo peor. Tampoco es que Buried ahora sea mi película favorita, de hecho, tengo que decir que me gustó más Concursante. Pero me alegro un montón de que un proyecto como ese haya salido bien y me haya hecho pasar a mí tan mal rato. Un copón de película para Buried.

7 comentarios:

  1. Doy fe de lo impresionada que estaba Bea al salir de la sala de cine!!! xD

    ResponderEliminar
  2. Ya tenía ganas de ver esta película,y tu opinión es un aliciente mas para verla,ya te comentare.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me ha pasado con Buried algo parecido a lo que a ti te pasó con Cloverfield y Alicia en el país de las maravillas.

    Dices que el bueno de Rodrigo Cortés nos ponía la miel en los labios vía Twitter. Yo creo que nos vendía la moto. Con comentarios del tipo "no le estropeéis la EXPERIENCIA a nadie", como si su película fuera el colmo de la originalidad. A mí, sinceramente, no me podría parece más típica y tópica en lo argumental. Guión "truñaco". La esencia de los diálogos es del tipo "¡soy un puto ciudadano americano y esto es una jodida emergencia!" En lo técnico bien, claro, pero no salva el conjunto.

    En algo coincidimos: a mí también me gustó (mucho) más Concursante.

    ResponderEliminar
  4. @Enterrado: pues yo te diría, "No dejes que tu animadversión hacia el director y sus estrategias de marketing te estropeen la EXPERIENCIA de ver una buena película". Porque, queramos o no, ver Buried lo es. Y es, además, una de las experiencias más angustiosas que recuerdo haber vivido en una sala de cine. Ése era precisamente el propósito de Cortés, hacernos sentir, no sólo con el corazón, sino con todo nuestro cuerpo, el terror y la impotencia del protagonista. ¿Que hay por ahí mejores películas? Pues claro. ¿Que cae en algunos tópicos? Pues vale, ¿y? Todas las películas lo hacen, en mayor o menor medida. Y en este caso, dichos tópicos no invalidan en absoluto los méritos de Buried: un ritmo vertiginoso, una actuación estupenda y sin histrionismos, una historia que engancha... y todo ello dentro de un ataúd durante 90 minutos. Si eso no es admirable, que venga otro con un argumento más original todavía a ver si lo hace mejor. ¡Ah! Y lo de "¡Soy ciudadano americano!" hay que interpretarlo como un guiño irónico a las típicas "americanadas".

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Entropya, simplemente discrepamos. Sólo una aclaración: animadversión por mi parte hacia Rodrigo Cortés, ninguna. Todo lo contrario. Me parece un director muy capaz y además un tío listo. Pero esta vez para mi gusto ha elegido un mal guión.

    ResponderEliminar
  6. YO creo que esta pelicula no se puede decir con palabras ni con nada, ay que verla; es una esperiencia que con otras peliculas no se capta. En momentos de la peli te da la angustia y el estres, como si fueras tu el que esta en ese ataud. Yo creo que Rodrigo Cortés se lo ha jugado todo en esta pelicula y a conseguido muy buenos resultados, como decian "este guion es una locura" yo creo que con el echo de aber dirigido esta pelicula con un solo escenario y unsolo actor, es de sobresaliente.

    ResponderEliminar
  7. Mi experiencia...

    A mí me entusiasmó Conscursante, como a Bea. De hecho, creo que es la mejor peli española de los últimos 30 años, punto. Obra maestra. Así que cuando fui a ver Buried, muerto de ganas, flipé, me emocioné, lloré, me angustié, me agarré a la butaca... Y, como vosotros, pensé: "Concursante" es AÚN mejor, porque toca lugares muy profundos y complejos (Cortés es un GRAN guionista).
    Sin embargo, he vuelto a ver BURIED ayer... Y ES UNA PUTA MARAVILLA!! Es genial lo que gana cuando no tienes expectativas, cuando no esperas algo concreto, cuando no la comparas, cuando simplemente... la ves. Es IMPRESIONANTE. Cada decisión, cada plano, cada dirección del actor, cada corte de montaje, cada nota musical, cada decisión con la luz... Me vais a perdonar, pero vengo de rodillas. He leído la crítica de Bea, que dice maravillas y muestra, muy próxima al visionado, las reacciones de su cuerpo, intensísimas. Unas semanas después, le parece interesante, pero no un peliculón. Como si se hubiera olvidado de su experiencia (le recomiendo que lea su propio blog). Pues, sinceramente, creo que estais siendo condescendientes con el trabajo de Cortés, que ha asombrado a medio mundo. ¡He leído reacciones de directores yanquis de primer nivel y me he quedado acojonado! Creo que se seguirá hablando de esta película durante décadas. Lástima que no todo el mundo conozca Concursante, otra obra maestra, en mi opinión. ¿Dos de dos? Supongo que la tercera tendrá que salirle peor, pero yo no me la pierdo :)

    ResponderEliminar