10 oct. 2010

El Bola

Cuando era pequeña fui a ver El Bola al cine atraída por su protagonista, del que yo me hallaba, por aquel entonces, enamorada. Me gustó muchísisisímo la película, pero lloré tanto que se me quitaron las ganas de volver a verla. Hasta Mar Adentro, creo que la película con la que más había llorado había sido con esta, y eso hizo que, aunque me había gustado mucho y aunque hasta me la compré en vhs original, no la hubiera vuelto a ver hasta ahora, diez años más tarde.

La verdad es que cuando una película me lo hace pasar muy mal, por mucho que me guste, no suelo volver a verla, porque no soy de sufrir por gusto. Por ejemplo, no volveré a ver Mar Adentro, no volveré a ver El Pianista, no volveré a ver Una pareja de tres... porque para llorar amargamente ya está la vida. Lo mismo pensaba de El Bola, pero cuando fui a ver la última de Achero Mañas al cine me acordé de lo mucho que me gusta este director, y decidí darle una nueva oportunidad a esta película. He hecho bien, porque se ve que con los años me he hecho más fuerte y que los golpes, patadas, (no puedo dejar de ser fan de Andrógeno aunque quiera) ya no me impactan tanto.

Me encanta volver a ver películas que hace mucho tiempo que no veo. Primero porque al haber crecido, ves las cosas con otros ojos, entiendes la película desde otro punto de vista, y segundo, porque te das cuenta de qué cosas te impactaron más de esa película, porque hay escenas que recuerdas perfectamente y otras que ni sabías que ocurrieron.


Volver a ver El Bola tantos años después ha sido una experiencia muy grata, con todo lo dramático de la película, claro. Para empezar, una de las cosas que más me ha gustado, y que no recordaba, es el juego de los trenes. El Bola es un niño de barrio madrileño que por las tardes, después del colegio, se dedica a hacer alguna gamberrada, como jugar en las vías del tren arriesgando su vida por quedar mejor delante de sus amigos. Estas escenas de las vías van separando la película y se intercalan en la historia principal, pero son realmente importantes para conocer al protagonista, para ver cómo le afecta su entorno a la hora de estar con sus amigos. La película arranca con una de estas escenas: un grupo de chavales está eligiendo quién tendrá que saltar por delante del tren esta vez. Desde mi punto de vista, me parece que esta escena es una de las mejores presentaciones de un personaje que yo haya visto. Con un simple juego de niños el espectador va a saber perfectamente y en menos de dos minutos qué tipo de persona es nuestro protagonsita.

Y qué decir del protagonsita. Me parece un personaje increíble, con una historia alucinante por detrás. La interpretación de Ballesta es acojonante. Siendo solamente un niño es capaz de transmitirnos la rabia, el miedo, la impotencia, como si hubiera nacido para ello. Realmente todas las interpretaciones son buenas. Son naturales, totalmente verosímiles. El actor que interpreta al padre de El Bola hace un trabajo magnífico. A mí me da tanto miedo como me lo ha podido dar Hannibal Lecter. Solo con una mirada se te congela la sangre.

Se nota que hay un gran trabajo de guión por detrás de esta película. Los diálogos parecen casuales, las conversaciones, totalmente naturales, pero no hay un solo detalle que se escape en esta película, y todo está escrito buscando un último sentido para la película.

Una película sobre la amistad, sobre la supervivencia, sobre la vida. Me alegro mucho de haber podido superar mi "trauma infantil" y haber podido volver a verla, porque es una película importante dentro del cine español, una película a tener en cuenta. Un copón de película para ella, y, como dije hace unos días... ¡qué grande que es Achero, qué gran observador y qué gran narrador!

3 comentarios:

  1. Pues a mí me pasa igual, más o menos. La vi cuando era pequeña, y la recuerdo bastante dura, me impactó -y me gustó- mucho. Pero no podría juzgarla ahora, la verdad, necesitaría volver a verla.

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó bastante también, aunque me lo hizo pasar bastante mal. En ese sentido, es un poco como "Te doy mis ojos", que anda que no te pone mal cuerpo ni nada sin enseñar demasiado...

    ResponderEliminar
  3. Emocionante película,con unas interpretaciones de gran altura.Cada vez que la veo me gusta mas.

    ResponderEliminar