9 nov. 2012

Annie Hall

No había visto una sola película de Woody Allen hasta que tuve veinte años. Había oído hablar mucho de él, pero por unas circunstancias o por otras, nuestros caminos no se habían cruzado, hasta que se estrenó Match Point y el chico que me gustaba me dijo que quería verla. Ya sabéis como son estas cosas.
Aunque al final fuimos cinco personas al cine, o sea, que en ningún momento hubo una cita, quedé bastante satisfecha con la película que acababa de ver, y creí que Woody Allen a lo mejor merecía la pena. Poco después vi un par de películas suyas más, y me di cuenta de algo: las películas de Woody Allen me gustan, me entretienen, pero ninguna me ha llegado a encantar o a parecer excepcional, aunque algunas partes de algunas películas me parecen bastante geniales.

A día de hoy he visto prácticamente la mitad de la filmografía. Sin orden, de forma salteada, y por fin, ha tenido que ser el día que estoy en Long Island, en una casa de superjudíos, cuando me he decidido a ver Annie Hall, una de las joyas de este director.

¿Me ha gustado Annie Hall? Pues si me habéis leído un poco más arriba, sigo en mis trece de que las películas de Allen me gustan pero no me encantan. Algunos se llevarán las manos a la cabeza, sobre todo porque esta película está considerada una de las mejores del paranoico cineasta, pero yo tengo que ser sincera conmigo misma: me gustaría que me gustase Woody Allen para poder disfrutar de sus películas como muchos lo hacen, pero no me gusta.  A veces me he llegado a plantear incluso que no entiendo sus películas, pero en el fondo tampoco son tan complicadas ni yo tan tonta, así que simplemente pienso que Allen y yo no encajamos.


Annie Hall es una película sobre una historia de amor entre el típico personaje que Woody Allen suele interpretar y una preciosa joven neoyorkina que está intentando encontrarse a sí misma, y ya de paso, encontrar su lugar en el mundo. Ambos se conocen jugando al tenis y Annie se siente enseguida atraída (no sé cómo, la verdad) por Alvy y así inician juntos una historia de amor que marcará a Alvy para siempre.

No puedo decir nada en contra de la película, pero tampoco nada a favor, a excepción del monólogo del principio y el monólogo del final, que creo que son la parte genial de esta película. Me ha gustado pero no me ha parecido nada de encogérsete el ojete, aunque por otro lado me quedo igual que estaba después de haberla visto, además de un poco decepcionada porque me esperaba algo más de una película tan famosa. Como sigo siendo sincera, le tengo que dar un justísimo copón de película, y a seguir intentándolo con las películas de este director, a ver si por fin encuentro alguna que encaje conmigo.

3 comentarios:

  1. Estoy más o menos de acuerdo contigo. Es decir, el Woody Allen de después de Desmontando a Harry no me interesa demasiado. Algunas me hacen gracia y otras, como Vicky Cristina Barcelona, me aburren soberanamente. El que va de su primera película a Desmontando a Harry me gusta bastante, me hace reír, pero tampoco es que se me haga el culo pepsicola con sus películas.

    Eso sí, Annie Hall y Sombras y Tinieblas son dos pelis suyas que me gustan muy mucho, más que la media. Annie Hall por razones personales/sentimentales, Sombras y Tinieblas por el aspecto expresionista.

    ResponderEliminar
  2. Yo también llegué tarde al descubrimiento de Woody, pero como soy bastante más viejuno que tú, llegué hace bastante tiempo, y a mí sí que me sedujo por completo. Flipo con este tío. Evidentemente, hay películas mejores que otras, pero si tenemos en cuenta que este hombre produce una película al año y que suelen ser más o menos cojonudas con algún de otro patinazo, tampoco sería justo acusarlo de irregular, porque si con una peli al año no lo fuera, habría que ponerle una estatua en cada pueblo.

    ResponderEliminar
  3. Tu comentario está plenamente justificado, has visto aproximadamente la mitad de las películas de Woody Allen y no te ha llegado su cine; no pasa nada, hay gente que lo crítica habiendo visto un par de ella o incluso ninguna y eso es absurdo; lo bueno del cine es eso, a cada uno le llegan un tipo de películas u otras unos directores y otros, a mi me gusta mucho Woody Allen, pero entiendo que no tiene que gustar a todo el mundo, como no tiene que gustar a todo el mundo Spielberg, Hitchcock o cualquier otro; además le has dado mas de una oportunidad y cuando algo no llega pues no llega, no se puede forzar, ni creer que porque no te guste Woody Allen, llegues a pensar que no entiendes su cine; a mi me ha pasado con muchos directores que todo el mundo dice que son genios; me paso con David Lynch, que la película que mas me gusta de él, es la que menos se parece a su cine, la menos Lynchiana, que es una historia verdadera", y aunque no me guste David Lynch, no me considero menos inteligente como alguien que le gusta y que te explica sus películas; el cine es de las cosas mas subjetivas que hay y eso es lo bonito. Un saludo y felicidades por tu blog, unos de los mejores blog de cine que he leído nunca.

    ResponderEliminar