17 may. 2012

El sexto sentido

Parece que a estas alturas de la vida ya nada se puede decir de esta película que no se haya dicho antes. No creo que exista una sola persona del mundo civilizado ("civilizado") que no sepa el famosísimo final (que no por ello originalísimo) de El sexto sentido, película que lo petó pero bien petado hace ya unos cuantos añitos, pero que sigue siendo una pequeña joyita del cine porque por ella pasan los años estupendamente.

Hacía muchísimos años que no había vuelto a ver esta película. Yo es que me hice superfan enseguida, en cuanto la vi en el cine, y luego me la compré en VHS y todo, y hubo un tiempo en el que, por lo menos cinco o seis veces, me la vi, pero de repente un día me aburrió y ya no quise volver a saber de ella nunca más. De hecho, cuando hice el cambio de películas originales en VHS a nuevas películas originales en DVD esta ni siquiera entró en mi lista de los deseos porque ya no me apetecía tenerla. Pero mira tú por donde, la semana pasada, en plan nostálgico, decidí recordarla, y nada más terminarla tuve que meterla en mi lista de "Películas que me quiero comprar", porque es una película estupenda.

Supongo que sobra contar de qué va la película, y sobra incluso decir que al final Bruce Willis está muerto, pero lo que sí me gustaría contar es que, aunque se ha calificado esta película como "terror", simplemente por el hecho de que en ella salen fantasmas, yo diría más bien que es un drama y de los gordos. Para empezar, yo creo que el tema principal de esta película no es que un pobre niño (un poco freak, las cosas como son) vea muertos, que ya me parece suficiente drama de por sí, sino que el tema principal de esta película es la frustración y la incomunicación. En numerosas ocasiones se ponen ante nuestros ojos escenas de seres frustrados (un hombre que no pudo ayudar a un paciente, una madre que no puede ayudar a su hijo, un niño que siente que nadie le creerá si cuenta lo que ve) y momentos en los que falla la comunicación entre las "personas", estén vivas o muertas. Por decirlo de alguna manera, el desenlace real de El sexto sentido no es que al final Bruce (pobre Bruce, ¡eres el mejor!) no sobreviviera al disparo, sino que consigue superar su problema y comunicarse con su mujer.


Por lo tanto, la historia de los fantasmas queda automáticamente relegada a un segundo plano. De hecho, los momentos de "pasar miedo" en esta película son muy puntuales. Eso sí, yo recuerdo la primera vez que vi esta película en el cine, y... ¡¡¡joder!!! No me acojoné ni nada. La escena de la niña bajo la tienda de campaña improvisada que tenía el protagonista a mí casi me mata de un infarto.

Sin duda alguna podemos decir que la base de esta gran película es que tiene un guión cojonudo. Pero así: cojonudo. Todas las escenas son alucinantes, y la evolución de la trama, tanto del terapeuta como del niño son perfectas. Además, por supuesto, del engaño al que nos vemos expuestos, en los que somos capaces de creernos que el resto de la gente sí está viendo a Bruce Willis. Y eso también es un punto a favor de lo bien escrita que está. Da igual que ya te sepas el final de la película, volverla a ver es volver a disfrutarla.

Si a ese guión tan maravilloso le sumas una dirección estupenda por parte de un desconocido hasta entonces director hindú (que hoy en día no sé qué coño le ha pasado pero solo hace mierda), una banda sonora escalofriante y unas actuaciones, sobre todo la del niño, Haley Joel Osment (que también cayó en picado, como el director de la cinta) y su madre, la grandiosa actriz Toni Collette, pues ¡para qué quieres más! (Y Bruce Willis, que es el puto amo).

Me alegro de haber vuelto a verla porque tenía en mi cabeza un recuerdo de ella bastante distorsionado. Además, ahora que soy todavía más freak del mundo paranormal, he podido comprobar que la película tiene una gran documentación para recrear experiencias con "los muertos", lo cual también es de agradecer. Se lleva un recopetín de película, y espero que no tarde mucho en entrar a formar parte de mi nueva colección de películas.

8 comentarios:

  1. y lo bien que lo pasamos viendola en la Plaza de Toros? JAJAJAJAJ

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Esther!!!! ¿¿No has visto El sexto sentido??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooooo! Sabía lo de que Bruce Willis estaba muerto, pero no conocía ningún detalle más. Ahora a olvidarla para poder verla virgen!

      Eliminar
  3. Sin duda es un clásico del terror contemporáneo, y me encanta, pero de este director prefiero El Protegido y Señales.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo debo ser raro de cohones, porque la película ni me gustó especialmente ni me pareció tremendamente original. La vi en el cine y no me llamó particularmente la atención y cuando la vi al cabo de un tiempo en casa me aburrió. ¡Otra vez todo el mundo se equivoca menos yo! ;D

    ResponderEliminar
  5. A mí desde que me dijeron en una clase de Psicopatología que el protagonista tenía esquizofrenia infantil nunca he vuelto a verla con los mismos ojos. Yo era feliz en la ignorancia :(

    ResponderEliminar
  6. En su momento era de mis pelis favoritas, luego ya viendo más cine se me fue quitando un poco el síndrome. De cualquier modo, me parece una peli bastante buena y a mí me deja siempre muy triste, consigue emocionarme

    ResponderEliminar