27 abr. 2011

Volver

Todavía me acuedo con cuantas ganas esperé el estreno de "lo nuevo" (por aquel entonces, claro) de Almodóvar, la de publicidad que se le dio a esta película, la de veces que se dijo "la vuelta de Almodóvar a esto, a aquello, a lo de más allá" y lo contenta que salí del cine. No me ha vuelto a pasar tal cosa, porque Los abrazos rotos no me gustó mucho, aunque ahora, nuevamente, he caído en la trampa y estoy ansiosa por ver La Piel que Habito.

También me acuerdo de la segunda vez que vi esta película, recién salido el DVD con miles de extras y con unas cosas maravillosas. Recuerdo que al volver a verla pude fijarme en detalles que siempre pasan desapercibidos la primera vez. Pero no se había debido cansar mi cuerpo de ella, puesto que hace unos días me volvió a picar el gusanillo almodovariano y, al ver el DVD, ahí, tan rojito, en mi estantería, volví a echar mano de él para verla ya por tercera vez.

Y por tercera vez me ha encantado la película. Me da hasta envidia sana, porque Almodóvar me parece un guionista genial, con unas ideas tremendas y capaz de crear unos personajes cargados de fuerza y de carisma que suelen convertirse en inolvidables. Y lo que más me gusta de Volver es su guión, es la historia, las historias que nos cuenta. Cómo es capaz de entretejer mil tramas y como es capaz de moverse entre el mundo de los vivos y de los muertos con esa soltura, sin que en ningún momento el espectador se sienta engañado.

Aunque la protagonista de esta película es Raimunda, interpretada de una forma magistral por Penélope Cruz, que está espléndida, auténtica, el personaje de esta película es Irene, al que da vida Carmen Maura, un personaje tan tierno como sobrecogedor enterrado por un montón de secretos y condenado a una vida eterna ayudando a quienes más la necesitan.

El resto de chicas Almodóvar también tienen lo suyo. Yo siempre me quedo con la más querida, Chus Lampreave, a la que de pequeña odiaba porque no le encontraba la gracia y a la que ahora admiro y me alegro de ver en cada una de sus películas.

Una película tremendamente naturalista, con puntos de misterio, de drama, de comedia, incluso de terror. Yo os la recomiendo encarecidamente, aunque sé que hay mucho detractor de Almodóvar por ahí, pero yo no puedo entenderlo, pues soy incapaz de sacarle algo malo a esta película (¡que ni siquiera hay putas ni travestis, a ver qué pega le sacáis a esta!) Para mí, Volver es un enorme copón de película.

5 comentarios:

  1. Te diría lo que me pareció esta película si hubiera logrado mantenerme despierto más allá de la primera media hora.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena crítica. A mí me encantó la primera vez que la vi. Me quedé pasmado. Y hace unas semanas al 'volver' a verla me volví a enamorar de la película. Todos los personajes me encantan, aunque me parece que Lola Dueñas está un pelín flojita a veces...

    COPÓN DE PELÍCULA :)

    ResponderEliminar
  3. Yo llevo un tiempo con ganas de verla, aunque solo sea por Antonio de la Torre.

    Almodovar no cuenta unas historias que suelan interesarme, pero debería darle alguna que otra oportunidad.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no es una mala película, hay cosas que no me gustan en "Volver". Lo primero es, simplemente, "Pe". Perdón, pero está demasiado buena para el papel. Se supone que su personaje no tiene un duro, ama de casa de barrio puteada, extenuada y hecha mierda. Pero vaya modelitos pop art vanguardista que me trae. ¡Vaya peinados! La chica no tiene la piel picada, ni el pelo frito. Perdón, pero no cuela. Y encima ese horrendo "playblack"! ¿Quién se lo traga?

    Lo otro es el amaneramiento de las mujeres protagonistas. Todas son exageradísimas, extremas, vehementes. El personaje de Lola Dueñas habla exactamente igual que Loles León en "Átame". Personajes clónicos, mujeres intepretando a Pedro.

    Y que conste que habla un fan de Almodóvar.
    No es una mala película, insisto, pero a mí me resulta un poco indigesta.

    ResponderEliminar