11 abr. 2011

Un cadáver a los postes

Si hay una palabra mágica que puede lograr a convencerme de ver una película que desconocía por completo y de la que no tenía refererencias esa es "comedia absurda". Bueno, son dos palabras. Uno de mis géneros preferidos es, sin duda, la comedia. Malas y buenas, o incluso de Woody Allen, yo me las trago todas. Pero la comedia es un género muy pero que muy amplio, en el que podemos encontrar prácticamente de todo: terror y comedia, drama y comedia, comedia chorra, comedia romántica, comedia musical... lo que uno quiera. Y al ser tan amplio, también te puedes encontrar desde la maravilla más grande hasta el bodrio más insufrible. Ese es mi mayor miedo a la hora de enfrentarme a una película calificada como comedia y de la que nadie me ha hablado antes, y ese era uno de mis mayores miedos a la hora de ponerme a ver Un Cadáver a los postres.

Supe de su existencia gracias a Filmaffinity, ya que ahora puedes encontrar películas por su género, y tienen un apartado dedicado a la comedia absurda. Y en el puesto número seis del ranking de esta página de comedias absurdas se encontraba ésta, y la curiosidad me picó. Lo único que me tiraba un poquito para atrás es que la película era una parodia del género negro, y a mí el género negro, en plan detectives y demás, me gusta muy pero que muy poco. Pero que el género negro me guste poquito fue lo mejor que me podía pasar, pues esta película se para a criticar justo lo que a mí no me gusta de ese género: que sea tan inverosímil y que las cosas se resuelvan así como así.

Un cadáver a los postres es una película sobre un excéntrico millonario (la palabra excéntrico y millonario siempre suelen ir junticas, casi como craso error) que invita a cenar a su castillo a los cinco mejores detectives del mundo. Antes de cenar les comunica que a las doce en punto uno de los comensales será asesinado en sus propias narices, y les reta a que adivinen quién es el asesino.

Bajo este planteamiento se van sucediendo un sin fin de tontadas que no tienen ni pies ni cabeza y que le dan a la película el puntito necesario para ser divertidísima. Ya no solo es que la trama tenga su intriga, que la tiene, sino que además quieres seguir viéndola porque te lo estás pasando realmente bien. Como en toda película de investigación de un asesinato que se precie, aquí también tenemos un mayordomo, llamado James Señor Benson Señora, y me atrevería a decir que es de lo mejorcito de la película. Bueno, él, y Colombo.

Os la recomiendo encarecidamente porque es una película realmente curiosa que, estoy segura, os hará pasar un rato muy divertido. Eso sí, si no soportas los gags tontunos, entonces mejor ni te acerques. Para mí es un copón de película maravilloso.

6 comentarios:

  1. Un clásico de la comedia. Debe ser la única comedia con David Niven que me ha gustado, además de tener al gran Peter Sellers, Maggie Smith que en su época era bastante potente, Alec Guiness y, bueno, un señor reparto. La interpretación del escritor Truman Capote resulta también divertida y es una lástima que no se prodigase más.

    En cuanto a tu crítica sobre el género negro: "que sea tan inverosímil y que las cosas se resuelvan así como así" se aplicaría a las MALAS películas de detectives. Porque el género negro no tiene nada que ver con la intriga detectivesca.

    La intriga detectivesca es una película en la cual hay uno o más asesinatos y tenemos un o una detective que investiga quién es responsable, solucionándose al final. Son películas conservadoras: al final el orden se restablece y los culpables son castigados.

    El género negro (en ocasiones drama criminal) consiste en películas ambientadas en el mundo criminal. Los protagonistas pueden ser asesinos, ladrones, policías o gente que conspira para cometer un crimen o un atraco. El interés de la película yace en el retrato que se hace del mundo criminal y sobre las motivaciones de los personajes. Son películas anárquicas: las transgresiones, los crímenes, puede que no sean condenados al final, los malvados se pueden salir con la suya. Y estéticamente marcó una década del cine americano. Y me encanta.

    ResponderEliminar
  2. ¿No te gustaron Sospechosos Habituales, L.A. Confidencial, El tercer hombre, Fuego en el cuerpo, Twin Peaks, Ciudad de Dios, Taxi Driver, Chinatown, Blade Runner, El mensajero del miedo, Tarde de perros, Mystic River, Memento o El Sueño Eterno?

    ResponderEliminar
  3. Si te gusta la comedia absurda, y el surrealismo, espero que hayas visto Amanece que no es poco.
    Surrealismo total e inverosímil, aparte, es española que veo que te tira el cine nacional.

    ResponderEliminar
  4. ¡Por supuesto que he visto Amanece que no es poco! ¡Es una de mis películas preferidas!

    ResponderEliminar
  5. Con la de veces que he oido hablar de esta película y ahora me entero que es una comedia jaja me la apunto.

    ResponderEliminar