4 abr. 2011

Necronomicon/Succubus

Nunca había visto una película de Jess Franco y tenía mucha curiosidad, así que cuando vi en la programación de la filmoteca de Madrid que exhibirían una de sus películas me dije "ahora, o nunca", porque sé yo que a mí una película en pantalla grande me entra mucho mejor. Más que nada porque si en casa estoy viendo una y no me gusta, la quito, y se acabó lo que se daba, pero en un cine, pues me aguanto. Y con esta me tuve que aguantar un poquito, porque aunque me resultaba interesante, la verdad es que no me enteraba muy bien de lo que estaba pasando.

Por si alguno se lo está preguntado, Jess Franco es un director de cine español, uno de los más prolíficos de la historia del cine, pues tiene más de doscientos títulos a su nombre. Eso sí, aunque ha hecho tanta película, es poco conocido, ya que sus gustos se alejan un poco de lo que podríamos denominar cine comercial. La mayoría de sus películas son de terror, y, también, la mayoría de sus películas están calificadas como eróticas. Vamos, que a este señor lo que le gusta es el miedo y las tetas, cosa que es muy respetable.

Necronomicon es una de sus películas más famosas. Rodada en Alemania (en España lo de enseñar teta y descuartizar señoritas no estaba bien visto todavía, que estamos en el año 1968) cuenta la historia de Lorna, una tía que está mu rica y que trabaja como ama sadomasoquista en Lisboa. Al parecer esta mujer se vuelve locatis y cada vez se va creyendo más el personaje que interpreta y acaba la pobre armándola gorda.

Pero vamos, que tampoco os lo digo de fijo, porque la narrativa de la película es muy rara, casi no se distinguen los sueños de la realidad. A mí lo que me quedó claro fue eso, ahora, hay otras muchas cosas que no tengo tan claras. Lo que sí es verdad es que hay mucha teta, aunque poca sangre, pero bueno, ya me parece digno de admirar que una película como esta pudiera rodarse, así que no le pidamos peras al olmo.

Nada tiene que ver esta película con el libro del mismo nombre. Realmente no sé por qué se titula así, pero bueno, es lo que hay. Al parecer fue una película muy alabada por la crítica, pero de verdad que yo no tengo por donde cogerla. Me ha parecido interesante, eso sí, en todo lo relativo al mundo onírico que presenta y en algunos pasajes que más tarde volverán a aparecer en otras películas del género, pero, sinceramente, se me hizo algo larga y pesada.

No me arrepiento de haberla visto, claro está, pues yo soy de la opinión de que hay que ver de todo en esta vida y si es español, mejor, pero ver esta película requiere poner un poco de nuestra parte. Eso sí, tengo que ser honesta y ajustarme a mi opinión. Aunque esta película sea una película a tener muy en cuenta en algunos sectores, yo no puedo darle más que un ojete de dromedario y deciros que, si tenéis la mínima curiosidad, le echéis un vistazo, pero si no, pues oye, yo creo que tampoco os perdéis nada.

4 comentarios:

  1. Ya sé que como aficionado a la exploitation y al cine bizarro y trash debería ser un gran fan de Jesús Franco, pero la verdad es que no puedo con él.

    Sus películas se me hacen muy aburridas, como la versión que hizo de Drácula, e incluso el par que hizo con el grupo Killer Barbys se me hacen bastante peñazo.

    Creo que lo que más me ha gustado de Franco es su aparición en la grandiosa Kárate a muerte en Torremolinos de su alumno Pedro Temboury

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, a pesar de titulo no guarda ninguna relación con el universo de Lovecraft (Necronomicon es un libro ficticio inventado por H. P. Lovecraft dentro de su ciclo de Los Mitos de Cthulhu que aparece en otros relatos de los autores que contribuyeron a expandir los Mitos y en películas como la trilogía Posesión Infernal) ni con la película Necronomicon (que comenté) dirigida por Brian Yuzna, Christophe Gans y Shusuke Kaneko.

    ResponderEliminar
  3. hijo mío, ¡lo que aprendo contigo!

    ResponderEliminar
  4. Forma parte de mi deber como hombre de misterio internacional.

    ResponderEliminar