27 mar. 2011

Enredados

Ya os he dicho mil veces lo fan que soy yo de la factoría Disney. Desde pequeña me han encantado sus películas y creo que puedo decir que me he visto todos sus largometrajes míticos (Highs Schools Musicals y demás... no, gracias), aunque de Dumbo no me acuerdo. (De pequeña me daba miedo Dumbo, y eso sí lo sé, y recuerdo haber visto la película, aunque no sé muy bien de qué va. Solo me acuerdo de un elefante que volaba y de un circo. Tampoco sé por qué me daba miedo.) Por eso, todavía hoy, que ya soy mayorcita, película de Disney que se estrena, película de Disney que veo.

Nos vendieron Enredados como la vuelta al clásico de Disney. Curiosamente fue la misma técnica de marketing que utilizaron con Tiana y el Sapo, se ve que a partir de ahora, película que hagan, película que dirán que es como lo que Disney era. Pero no, queridos míos. No os dejéis engañar. Las películas de los noventa de Disney eran clásicos instantáneos. Eran películas cuidadísimas y perfectas, y esos no son los adjetivos que se merece Enredados.

La película es entretenida, claro que sí, pero no es lo mismo. Sorprendentemente la película ha gustado bastante, y hombre, yo pienso que mala no es, pero es imposible no compararla con los grandes peliculones de la factoría, y comparada con cualquiera de ellos, Enredados sale perdiendo siempre.

Enredados adapta uno de los pocos cuentos clásicos que le debía de quedar por hacer a Disney, la historia de Rapunzel, esa princesa que tenía el pelo larguísimo y vivía en una alta torre a la que su amado accedía escalando por su cabello.

Como siempre, técnicamente la película es perfecta. La animación es inmerojable, y los personajes creados vuelven a ser adorables y preciosos. Pero le falta una chispa que sí lograron tener otras películas y que no tiene esta. La historia es demasiado mediocre y no consigues encariñarte con ningún personaje, realmente. Aunque los secundarios son maravillosos (el caballo y el camaleón) no están, ni de lejos, a la altura de otros animalejos que sí nos llegaron (o al menos a mí) al corazón, como pudieron ser Sebastián (La Sirenita), Abú (Aladdín) o Pena y Pánico "presentes y a su servicio" (Hércules). Y de la banda sonora, vamos, es que ni me paro a hablar. Terminada la película no recordaba ninguna de las canciones que se habían cantado, así que...

Total, que sí, que Enredados será muy divertida y muy entrañable pero no es más que otra película más, porque no destaca por nada en concreto. En mi opinión, se queda en un ojete de monico muy merecido.

7 comentarios:

  1. Para mí films clásicos de Disney son Tron y El Agujero Negro. En cuanto a la animación... Alicia en el País de las Maravillas y Blancanieves y los siete enanitos son las únicas que realmente me gustaron. Y La Bella Durmiente.

    Con el fracaso económico que resultó ser Tiana y el Sapo (no tanto por la calidad de la película mas por una mediocre campaña de marketing) Disney proyectó recuperarse intentanto atraer a la audiencia de Dreamworks. Cosa que hizo que me diera algo de pereza ver la película. Aunque cuando finalmente se estrenó y se descubrió que era el mismo Disney de toda la vida, me dio más pereza verla.

    En fin, tanto rodeo para decir que no la he visto.

    ResponderEliminar
  2. A mi, quitando el Rey Leon, me sobra Disney y el 99% del cine de animación infantil, exceptuando Pixar... y ultimamente ni eso.

    ResponderEliminar
  3. Yo me descolgué de Disney después de "Pocahontas" (que tiene una banda sonora magnífica, de las mejores de Disney, pero como peli me deja plof) y durante algún tiempo estuve en modo Mr Scrooge, como algunos de los arriba firmantes... hasta que fui a Disneyland Paris en febrero y me reconcilié con la casa. Me he vendido, lo sé. xDDDD

    Por cierto, gracias por venir a la presen ayer!

    ResponderEliminar
  4. Yo soy ultra fan de Disney y esta me encantó demasiado, la verdad. Pero mucho, mucho.

    ResponderEliminar