5 feb. 2011

La aldea maldita (1930)

Nunca había visto una película muda española, y tenía mucha curiosidad por ver qué historias se contarían por aquellos años del cine mudo en este país. Sabía de la existencia de La aldea maldita desde hace bastante, pero me daba un poco de pereza verla, la misma pereza que me suele dar el ponerme a ver cualquier película muda, porque, aunque luego, en general, me acaban gustando, no es lo mismo que ponerse un blockbuster.

Como supongo que aquí ninguno de vosotros (a excepción de Bertoff, que es quien me habló de ella) sabréis de qué película estoy hablando, os voy a meter un poco en situación. La historia se asienta en un pequeño pueblo de Castilla. Superinteresante. Este pueblo es conocido como La Aldea Maldita porque durante unos cuantos años seguidos las tormentas han acabado con la cosecha y la gente no tiene qué llevarse a la boca. Total, que la mayoría de los que viven en el pueblo deciden emigrar para encontrar trabajo. La protagonista de la peli deja el pueblo dejando también atrás a su marido, a su suegro y a su hijo, y se va a buscarse la vida en la ciudad. Pero… un día… su marido la encuentra… (los puntos suspensivos son para crear suspense) y ya no os cuento más, porque para una cosa interesante que tiene la película, no os la voy a destripar yo.

Petarlo, lo que se dice petarlo, la película no lo peta. Vamos, que no la ves y dices: “Dios, he visto lo mejor del cine español”. El punto fuerte de esta película está en su contextualización histórica: en el tema que trata, en cómo lo trata, en el año en que fue rodada y en los medios que se utilizaron para poder hacer de esa historia una película. Son estos aspectos los que realmente la dotan del valor que hoy en día posee.

El tema central de esta película es el honor, y la importancia que puede llegar a tener en una familia. Aunque también, de alguna manera, se pone de manifiesto la dura situación por la que tenían que pasar tantas mujeres como Acacia, la protagonista. El personaje de Acacia me parece fascinante y se me asemeja muchísimo a otro, creado por mí, que desde hace años ronda mi cabeza.

La película me ha gustado bastante, porque a mí todos estos dramones tan castizos de la deshonra familiar y del qué dirán los vecinos siempre me han llenado de orgullo y satisfacción, así que por mi parte se lleva un copón de película. A todo el que se atreva, le animo a que le eche un vistazo.

4 comentarios:

  1. Desde luego, el tema del deshonor ha hecho correr mares de tinta en la literatura y cine español clásico, o primigenio en este caso.

    Lástima que muchas películas se perdieron con la llegada de la dictadura.

    ResponderEliminar
  2. A mi realmente me gustó muchísimo y me pareció una película muy trasgresora para la época o mejor dicho para el concepto o idea que yo tengo en mi cabeza de la época. xD

    Años después Florián Rey hizo el remake, yo no lo he visto pero se supone que le daba otro toque más en relación con el régimen franquista..

    ResponderEliminar
  3. Tengo que hacerme con esta película, por curiosidad (aunque el argumento no me llama mucho la atención, la verdad)

    Eso si, me ha sorprendido. No sabia que existía cine mucho español.

    Buena entrada!

    ResponderEliminar