25 may. 2013

Bates Motel (1º temporada)

Tengo que reconocer que una serie con un título como este, como mínimo, te llama la atención. Sobre todo si eres un poco cinéfila o un poco fan del terror. Aunque a mí este proyecto me dejaba así con el morro un poco torcido, decidí verme la serie como una especie de ejercicio de inglés. Todavía sigo viendo las series que más me gustan con subtítulos para no perderme ni un solo detalle, pero luego veo otras series o películas sin subtítulos para ir afinando el oído, aunque tengo que reconocer que algunas partes me pierdo, y así fue como me tomé a esta serie, como una serie para entretenerme y afinar mi oreja al inglés.

La verdad es que la serie me decepcionó bastante en sus primeros tres-cuatro capítulos. Aunque tenía algo por debajo que olía bastante bien, la forma final me parecía bastante mediocre y ver los capítulos, en inglés, y sin subtítulos, se me empezó a convertir en una ardua tarea, hasta que por fin la serie dio su giro inesperado.

Aunque Bates Motel arranca como "la adolescencia del famoso asesino de la película Psicosis, Normal Bates, junto a su madre, y el nacimiento del icónico ya (a la par que inquietante) Bates Motel" la serie no puede llenarse solo con eso, así que hay que meterle subtramas y otros personajes que, tampoco es que estén metidos con calzador, pero tienen muy poquito de interesante. 


Si he aguantado hasta el final y si he sobrevivido a esta primera temporada ha sido por la grandísima fuerza de los personajes protagonistas, Norman y madre, que están los dos como dos putas carracas y no dejan de sorprenderte, muy poco a poco, eso sí, con sus movidas chungas.

Reconozco el mérito de haber montado una historia como esta sin que rompa por completo con la película a la que homenajea pero habiendo sabido crear un universo nuevo para sus personajes, dejando caer algún que otro guiño pero sin aprovecharse en exceso de eso, sabiendo crear tensión y drama por otros medios, pero a mí todo lo que no eran escenas de Norman y madre haciendo cosas no me resultaban para nada interesantes.

Por eso dejo a esta primera temporada con un ojete de monico, y creo que picaré con la segunda porque lo jodidos de la cabeza que están estos dos personajes realmente engancha, además de que ha conseguido picarme el gusanillo de "¿cómo terminará todo esto?".

23 may. 2013

El ladrón de cadáveres

Después de una larga temporada sin ver prácticamente nada de cine de terror, parece que por fin el género y yo estamos reconciliados, hasta el punto de que me ha apetecido hasta ver cine de terror clásico, que, la verdad, me entretiene, pero no es mi tipo de terror favorito. 

Echaba un poco de menos ese cine viejuno protagonizado por Bela Lugosi y esta vez me se antojó ver la película El ladrón de Cadáveres simplemente por ver a Bela y a Boris Karloff juntos en una misma película. Además esta película está inspirada en una historia que siempre me ha llamado la atención, una historia real que ocurrió en Edimburgo, ciudad que ya de por sí es misteriosamente mágica, hace muchos años, cuando los ladrones de cadáveres existieron de verdad.

El protagonista de esta historia es un médico prestigioso que acoge como pupilo a uno de sus mejores alumnos. Este joven médico será el encargado de descubrir el maléfico plan que su admirado profesor tiene preparado para proveerse de cadáveres frescos para sus clases de medicina, a la vez que hace el deseo realidad de una pobre familia que tiene que sufrir viendo cómo su pequeña niña se ha visto postrada a una silla de ruedas por un problema en la columna.


Tanto Boris Karloff como Bela Lugosi tienen en esta película papeles secundarios, pero cruciales para la resolución de la trama. Bela Lugosi interpreta al sirviente del médico y Karloff da vida al cochero del médico, encargado de robar los cadáveres del cementerio cuando cae la noche para el doctor a cambio de un dinerito extra. 

La película ni siquiera parece una producción de serie B por lo cuidados que están todos sus detalles y las grandes interpretaciones de todos los actores. Además, la historia es tan potente que te atrapada envolviéndote en esa atmósfera que huele a rancio y a podrido que es capaz de recrear esta película.

Aunque se puede intuir cierta moralina como trasfondo de la historia, esta casi se disfruta como otro ingrediente más de esta película, que, aunque decidí ver solamente por los nombres de Karloff y Lugosi, finalmente logró sorprenderme dándome mucho más de lo que me esperaba de una película de estas características. Copón de película para esta interesante obra, que, por cierto, podéis encontrar en youtube si pincháis aquí

21 may. 2013

Ciclo Destino Final

La saga Destino Final ha sido una saga de la que he renegado toda mi vida. Recuerdo haber visto la primera parte en el cine porque me pilló siendo fan de Devon Sawa en mi más tierna adolescencia pero ni de adolescente me gustó, que es cuando te suelen entrar mejor estas mierdas, así que no puedo dar muchas explicaciones de qué me llevó a volver a recordar esa primera parte y continuar con la saga.

La cosa es que un día me dije: voy a verme las cinco películas en una semana, aunque al final quedó la cosa en solamente las tres primeras, y no porque me estuvieran provocando vómitos, sino porque no encontraba un link decente a la cuarta y ahí me quedé. 

La originalidad de esta saga viene dada con la premisa de su primera película: la muerte tiene un plan para todos nosotros y si tienes que morir, no parará hasta matarte, a no ser que seas más listo que la muerte. Así, en la primera parte de la saga un grupo de adolescentes americanos tiene que coger un avión para pasar unas vacaciones escolares en París, pero mi querido Devon tiene una premonición inexplicable en la que ve cómo el avión se va a estrellar e impide así su propia muerte y la de varios de sus compañeros. 

En la segunda parte pasa exactamente pero con un gran accidente en una autopista. Otro grupo de adolescentes parte de vacaciones y una de ellas tiene la premonición de que va a ocurrir un gran accidente, que finalmente ocurre, y ella logrará salvarse a la vez que salva a unos cuantos desconocidos. 


La tercera parte vuelve al instituto con un grupo de compañeros que van a pasar la noche a una feria y a montarse en todas las atracciones. De nuevo es una chica quien tiene la premonición de que ocurrirá un grave accidente en una montaña rusa que se cobrará la vida de todos los que estaban montados en la atracción. Ella consigue bajar de la atracción junto con algunos compañeros pero no logra evitar que el resto de sus compañeros mueran en el accidente.  

Esta saga, en mi opinión, tiene varias cosas buenas: primero, el haber conseguido una "fuente inagotable" de nuevas historias con la premisa de la persona que tiene la premonición y se salva de un terrible accidente. La segunda, que la mayoría de las muertes son bastante geniales, disfrazadas todas ellas de accidentes, y a cada cual más rocambolesca. Y la tercera, que aunque la saga avanza y necesita refrescarse, lo hace con bastante dignidad, al menos en estas tres primeras películas.

De hecho creo que sabe renovarse muy bien, por eso pienso que la segunda parte es mucho mejor que la primera, que en mi opinión, peca de demasiado adolescente, en el peor sentido de la palabra, con unos personajes demasiado prototípicos, lo que convierte la película en algo previsible. Sin embargo en la segunda parte el hecho de que los supervivientes no se conozcan entre sí le da un puntito de variedad en las personalidades y las formas de morir que se agradece bastante. 

La tercera parte vuelve un poco a repetir la fórmula de la primera, aportando como novedad el tema de las fotos que dan pistas de cómo serán las muertes. No obstante, resulta igual de tonta que la primera, aunque con unas muertes muy apetitosas y con un toquecito de ironía.

No me arrepiento de haberle dado una segunda oportunidad a la saga, al menos entretiene, pero me mantengo firme en opinar que esta saga no se hizo para mí, ni yo fui hecha para disfrutar a tope con este tipo de cine de terror. Ojete de monico para estas tres películas, y a ver si un día me animo y termino la saga con las dos películas que me faltan, que tampoco es que prometan demasiado, pero bueno, habrá que verlas por aquello de poder tener una opinión de la saga entera.  

16 may. 2013

Objetos de cine

Una de las cosas que más me gusta de EEUU es que toman al cine como una parte muy importante de su historia, porque realmente lo ha sido. Ellos lo consideran mucho más que un entretenimiento, aquí se nota que el cine es el séptimo arte, y por lo tanto, muchas cosas de las películas más famosas que se han hecho aquí forman parte de los museos nacionales. 

En mi pasado viaje a Washington DC tuve la oportunidad de poder contemplar de cerca varios objetos relacionados con el mundo del cine que me gustaron tanto que quiero compartir con vosotros.

En el museo del crimen de Washington DC son conscientes de que el cine americano tiene mucho que ver con criminales, y por eso allí podemos encontrar cosas como estas:

 

En esta vitrina se exponían varios objetos usados en la película Gangs of New York, una de mis favoritas de Scorsese, por cierto!



Uno de los objetos, en mi opinión, más emocionantes. ¡¡¡El coche de Bonnie and Clyde!!!


En el museo del crimen también podemos saludar a la amiguita de Scarface. En una de sus vitrinas se encuentra el arma que se utilizó para algunas de las escenas más famosas de esta película.




Y hablando de armas, aquí una de las pistolas que se usaron en el rodaje de, quizás, la película estadounidense más famosa de criminales: El Padrino.











En el museo de Historia Americana también se podían ver otros objetos relacionados con el séptimo arte:




El guión de ¿Qué fue de Baby Jane?, ¡una película que realmente merece estar en un museo!



Los zapatitos de Dorothy en la inolvidable película El Mago de Oz. Eran mucho más rojos (aunque no tan rojos) en la realidad, pero la luz de la sala era bastante regulera.



¡¡¡La Rana Gustavo!!! Soy fan fan fan. Aunque esta marioneta no se hizo famosa gracias al cine, ha participado en varias películas. Mi favorita: Los Teleñecos en la isla del Tesoro.

15 may. 2013

Cómo conocí a vuestra madre (8º temporada)

Esta es una serie que ya empecé prácticamente sin ganas y que he ido arrastrando sin saber muy bien por qué, ya que aunque ningún capítulo me ha aburrido de decir "por favor que me maten" la verdad, si tengo que echar un poco la vista atrás, ya no solo es que la serie no me haya parecido memorable, es que prácticamente no me acuerdo de nada.

Creo que está bastante claro que esta no es la serie definitiva, pero bueno, en mi opinión, se ha ido dejando ver, con un gran bajón en anteriores temporadas que ha remontado un poquito en esta octava. Tengo que decir que me he sorprendido a mí misma riéndome en un par de momentos de esta última temporada, lo que no me pasaba desde hacía muchísimo con esta serie, y oye, cuando una está viendo una comedia, como que agradece lo de reírse, así que no le quitemos ese mérito.

Lo que pasa es que Ted se ha alargado demasiado con toda esta historia. Pobres niños que llevan escuchándole sin moverse del sofá desde hace ocho años. Había incluso momentos que ya ni era importante quién era la madre de los muchachos porque había hasta momentos que hasta dejaban a Ted de lado por completo, cosa que tampoco me parece tan rara, ya que no es un personaje que dé mucho juego, y cuando lo da, termina cansando.


Pero por fin los productores o guionistas o quien fuera se dieron cuenta de que el público ya estaba harto de pistas que no conducían a ningún sitio y que había que ir concretando el misterio de quién iba a ser la madre de los hijos de Ted, y parece que eso es lo que, al final, nos ha revelado esta última temporada. Una temporada que, por cierto, termina por todo lo alto dejándonos a los seguidores con, todavía, más preguntas por resolver.

Eso sí, si algo bueno tienen las tramas de las temporadas de Cómo conocí a vuestra madre es que dan muuuchas vueltas, así que yo creo que todavía nos llevaremos alguna sorpresa. Por supuesto, no me bajo todavía del carro de que LA MADRE ES LILLY, y terminaré viendo la siguiente temporada, aunque ya no me llame la atención, porque aún no he perdido la esperanza. Ojete de monico para el pesado de Ted y los cansinos de sus amigos. Es que ya ni Barney mola, aunque bueno, tengo que confesar que a mí nunca me hizo demasiada gracia. 

13 may. 2013

Ojetescenarios de cine: el juego

El pasado fin de semana me preparé una escapadita a Washington DC, y han sido tantísimos los escenarios de cine que he vistitado en solo dos días que he pensado que, en vez de dedicar una entrada a cada uno hablando de las películas que se han rodado por allí, podía preparar un juego:

Yo os dejo aquí las fotos más características y vosotros me decís qué películas recordáis en las que salga ese monumento. ¡¡Prometo recopilación después!! Nombrad solo una película por localización, para dejar jugar también a los que vengan detrás!!!!


1. La Casa Blanca (pregunta adicional: ¿cuál ha sido el actor que mejor ha interpretado al presidente de los Estados Unidos?)



2. El monumento a George Washington, más conocido como el obelisco.



3. El monumento a Abraham Lincoln



4. El monumento a Thomas Jefferson




5. El Capitolio



6. El pentágono


¡¡A jugar!! Espero que podamos hacer una larga lista de películas!!!

8 may. 2013

The Borken Circle Breakdown & Whitewash

El último día del festival de Tribeca fue el día que yo dediqué a ver alguna de las películas que habían pasado por este festival. Tuve la suerte de pillar tickets para la proyección de la película que había conseguido el premio a mejor guión (The Broken Circle Breakdown) y la película que había conseguido el premio a mejor nuevo director (Whitewash). Sesión doble de domingo, como a mí me gusta.

La primera que vi fue Whitewash. Es un thriller que, aunque pudiera parecer bastante simple en su historia y elementos, realmente engancha. Además viene salteado con algunos toquecitos de comedia que le dan a la película el punto definitivo para convertirla en una pieza bastante interesante. Protagonizada por Thomas Haden Church, que hace papelón, esta película cuenta la historia de un hombre que es conductor de una quitanieves en Canadá y una noche sufre un fatal accidente en el que, sin querer, mata a una persona. Poco a poco el espectador será testigo de cómo este hombre se va complicando la vida y cómo el sentimiento de culpa le convertirá en una persona totalmente diferente.


El reto llegó con The Broken Circle Breakdown, una película que me conmovió desde el primer minuto de su metraje, pero que, como pasa siempre en los festivales, estaba proyectada en versión original con subtítulos, lo cual suponía ver una película en francés con subtítulos en inglés. Aunque al principio me volví bastante loca, la película enseguida me envolvió y me atrapó en su increíble historia y ya no me tuve ni que esforzar en entenderla. 

Esta es la historia de un hombre que canta y toca el banjo en una banda country y que está bastante obsesionado con la idea de América y su cultura. Un día conoce a una mujer que trabaja en una tienda de tatuajes, y enseguida empezarán una relación que se verá llevada a su máximo nivel cuando viene al mundo su preciosa hija y se complicará cuando la pequeña, con tan solo seis años, sea diagnosticada de una grave enfermedad. 


Acompañada por una magnífica banda sonora, The Broken Circule Breakdown es una de esas películas que te toca directamente en el corazón, que te hace sentir las emociones de sus personajes. Como podréis comprobar, me gustó mucho más esta segunda, aunque le doy a las dos un copón de película.

7 may. 2013

La cabaña en el bosque

Una de las películas que ha supuesto "la vuelta" al "terror digno" durante el pasado 2012 fue La cabaña en el bosque, película que se vendía como homenaje o parodia (yo creo que más bien homenaje) a toda la historia del terror. Prometer, prometía, sobre todo después de que varias de mis personas de referencias en esto de elegir cuál será la próxima película que ver me hablasen bastante bien de ella, pero... para mí no ha sido para tanto.

He de reconocer que, al menos, La Cabaña en el Bosque, original, es, y eso es muy de agradecer dentro de este género pues parece que no todas las películas vuelven a ser lo mismo, solo que más bestias o más sangrientas, y esta, aun volviendo a lo mismo, siendo sangrienta y bastante bestia, ha sabido dar una vuelta de tuerca más a las historias de terror. 

Empieza como cualquier otra película: un grupo de adolescentes se prepara para pasar un fin de semana en una cabaña en el bosque, y, de repente, empiezan a pasar ciertas cosas. El contrapunto lo pone un grupo de ¿grandes hermanos? o masters del terror que los observan mediante cámaras, controlando de alguna manera todo lo que en esa casa va a ocurrir.


Así que tengo que decir que, si te gusta el terror, con esta película vas a pasar un buen rato, pero eso no quiere decir que La Cabaña en el Bosque sea lo más de lo más. De hecho, me llegó a resultar aburrida, lo cual, creo, es el peor adjetivo que se le puede poner a una película de este género. Afortunadamente la historia tira para arriba mientras va llegando el final, cerrándose con un clímax espectacular, pero no de maravilloso, sino de viva el espectáculo.

Por otro lado, de comedia de terror, poquito. Es verdad que satiriza el género, pero cualquiera de sus intencionados gags podría estar a la altura de los de Scary Movie en vez de a la altura de otras parodias al cine de terror, que, en mi opinión, le dan mil vueltas a esta, como Shaun of the Dead, o, sin irnos muy atrás en el tiempo y sin necesidad de cambiar mucho el punto de partida de la película, Tucker and Dale vs Evil.

Se deja ver, y hay gente incluso que la ha llegado a disfrutar, así que si eres fan del terror, dale una oportunidad, quizás a ti te sorprenda. Para mí se queda en el ojete de monico

3 may. 2013

Scary Movie 5

No me preguntéis por qué, pero la saga de Scary Movie me encanta. Me encanta nivel saga Scary Movie, claro, es decir, que me gusta ver estas películas porque todavía no me han dejado de hacer gracia las parodias a otras películas, por muy tontas que estas sean. Y eso que esta saga es tonta de cojones, pero bueno, siempre ha conseguido sacarme una carcajada. 

Poco os puedo decir que no os suene a repetido de una película como Scary Movie 5: actores tontunos, chistes reguleros, parodias a películas de terror y apariciones estelares. En este caso, la de Lindsay Lohan, que por cierto, está bastante decrépita para la edad que tiene y para haber pasado por maquillaje y peluquería antes de rodar, y Charlie Sheen que hace exactamente lo que se espera de él.


En esta quinta entrega se parodian películas en su  mayor parte de terror, por supuesto, pero lo que más me ha sorprendido de esta última entrega es que se han parodiado algunas películas que prácticamente acababan de llegar al cine, como La cabaña en el bosque, Evil Dead o Mama, lo que demuestra el propósito de inmediatez de esta película que ha sido sacada "así de repente" (recordemos que la cuarta parte de la saga se estrenó hace un porrón de años) para recoger unos cuantos billes más de tontos como yo que todavía nos sentimos extrañamente atraídos por este tipo de cine y por la nueva generación de tontos que ni se imaginan que grandes películas de terror como El Resplandor o La Semilla del diablo existieron y solo pillan los chistes de lo que vieron en el cine de dos meses para acá.

Aburrir no aburre, pero como entretenimiento, pues, qué queréis, bastante flojito. A no ser que seáis como yo y sintáis la necesidad de verla, Scary Movie 5 es una película totalmente prescindible. Ojete de dromedario para... ¿el final de la saga?

1 may. 2013

The Inbetweeners (serie) y The Inbetweeners movie

Me encantan las series de adolescentes y high schools. ¿Por qué? Quién sabe, quizás porque soy una persona inmadura que se cree que todavía tiene diecisiete años, quizás porque me gusta ver jovenzuelos o quizás porque como mi adolescencia no fue lo que puede decirse "loca", me gusta ver cómo otros sí hacen locuras.

Todas las series británicas de adolescentes que he visto hasta ahora me han gustado. No sé qué tienen estos británicos que saben ser burros como ellos solos, y sus series pueden ser muchas cosas, pero no aburridas. Mientras que hasta ahora solo había visto series británicas de adolescentes rollo "vaya drama, chica", hace un tiempo un amigo me recomendó The Inbetweeners, que era de adolescentes en high schools pero en clave de comedia, y a mí, que me gusta una buena comedia más que a un español una paellada con posterior siesta, me faltó tiempo para ponerme a verla.

The Inbetweeners es la historia de Will, un adolescente que tiene que dejar la escuela privada y terminar sus años de instituto en la pública como los pobres. Aunque al principio le cueste hacer amigos, como suele pasar cuando llega un tío nuevo al insti que no está bueno, finalmente se unirá a un grupito de armas tomar formado por un virgen adicto al sexo, un tío bastante tonto y otro tío enamorado y ridículo a partes iguales.


La serie tiene tres temporadas, pero, al ser británica, cada temporada solo tiene seis capítulos, por lo tanto, se ve una la serie en un santiamén. Además, es tan buena que como te pongas te la puedes ventilar en una tarde. Es imposible cansarse de ver la colección de tonterías que son capaces de hacer estos cuatro amigos. 

Los diálogos son realmente brillantes, pero tiene otros muchos momentos partirse el ojetefilms sin necesidad de recurrir a mucha palabrería, momentos que harán que una vez que la terminas, te sea muy difícil olvidar una serie como esta.


Muy mal se os tiene que dar para que no os guste si le dais una oportunidad. Por cierto, la serie está entera en youtube con subtítulos en español, así que no tenéis excusa. Ah! Y cuando acabéis la serie, podéis disfrutar de la película, que por cierto, cosechó grandes éxitos en su país. La película, en mi opinión, baja un poquito el nivel de gamberrismo exquisito de la serie para parecer más una comedia americana que el cierre de una serie como esta, pero vamos, que se deja ver, sobre todo si ya conoces a los personajes, por eso os recomiendo ver antes la serie. Copón de serie y copón de película. Ha sido un placer conoceros, chicos!