24 may. 2014

El de cuando Nana muere dos veces

Una de las cosas que más me gustaba hacer cuando vivía en Nueva York era enseñarle a la gente el edificio de Friends. Se convirtió en una bonita costumbre, y creo que llegué a hacer esta pequeña ruta con cinco personas diferentes, y es que me encantaba compartir la ilusión de descubrir de repente el edificio donde supuestamente están los apartamentos de Mónica y Rachel y de Chandler y Joey mientras paseábamos por The Village. 


El edificio de Friens se encuentra en la esquina de la calle Grove con Bedford, en el curioso barrio de Greenwhich Village, al sur de Manhattan. En las primeras temporadas se enfoca el edificio por completo, pudiendo ver así que en los bajos se encuentra, realmente, un bar. Aunque claro, no es el Central Perk. No obstante, en las temporadas siguientes solo se muestra la parte superior del edificio.


Si tenéis la oportunidad de visitarlo, no dejéis de pasear por las tranquilas calles de este famoso barrio de Manhattan, y si da la casualidad de que también sois fans de la serie Sexo en Nueva York, sabed que la casa de Carrie Bradshaw está muy cerquita de este edificio, y la maravillosa pastelería Magnolia Bakery, muy cerquita de la casa de Carrie. 


14 may. 2014

El del apagón

Aunque este episodio me ha recordado muchos momentos de mi vida, creo que con el que más me he sentido identificada ha sido con lo que se podría llamar "ser consciente de que estás haciendo un ridículo enorme al ligar". 


Durante el apagón en Manhattan, Chandler se queda encerrado en un cajero automático junto a una supermodelo, y, abrumado por su belleza, empieza a comportarse de una manera algo extraña delante de esta chica. Bueno, ¿quién no ha pasado alguna vez por una situación parecida? A mí me ha pasado muchísimas veces, lo tengo que confesar. Esa sensación de sentirme totalmente gilipollas hablando con una persona por la que me siento atraída y de repente empezar a hacer y decir cosas de las que me arrepiento al segundo después... ¿Por qué nos pasará esto? 


Por otro lado, en este capítulo Ross decide invitar por fin a salir a Rachel. Otro de los momentos de "me quiero morir de la vergüenza" de la vida de cualquier ser humano llega cuando quieres confesarle tus sentimientos a una persona sin estar del todo seguro de que van a ser correspondidos. Aunque en España nosotros no tenemos esa tradición tan neoyorkina de "pedir una cita", los españoles tenemos que pasar igualmente por el trago de decidirse por fin a hablar con la persona que te gusta y hacer algún plan juntos. Recuerdo que cuando éramos más jóvenes siempre mandábamos a una amiga, y madre mía, yo no sé qué sería peor: si dar la cara o mandar a un emisario y quedarte con cara de idiota mirando pero no mirando a ver qué está pasando.

Ahora, lo peor de todo, sin duda, es tener que ver cómo la chica que te gusta se enrolla con otra persona en toda tu cara, como le pasa a Ross en este episodio... 

10 may. 2014

El del trasero

Una vez tuve una compañera de piso que era un poco como Mónica pero solo en el sentido malo, en el sentido obsesivo, sobre todo en su obsesión por el orden y la limpieza. Todavía hoy a veces pienso cómo pude aguantar tanto tiempo viviendo con ella, porque sin duda alguna ha sido la compañera de piso más pesada que he tenido en toda mi vida.

La verdad es que cuando me enseñó la casa la vi tan limpia que ni me paré a pensar en por qué estaría así de limpia. Los que habéis buscado habitaciones para compartir alguna vez supongo que ya sabéis que hay que ver mucha mierda antes de encontrar una habitación decente, y a mí eso de vivir en casas sucias siempre se me ha dado regular, así que me dejé atrapar por este pisito en Madrid que olía a recién fregao y me instalé a vivir con Maribel.

Maribel ya desde el primer día dejó las cosas claras en cuanto a cómo funcionaban las cosas en esa casa. Creo recordar que una cuchara fue el objeto de nuestra primera disputa, que llegué a casa tan cansada por la noche que me comí un yogur, dejé la cuchara en el fregadero, y me fui a la cama. Al día siguiente Maribel me explicó que antes de irnos a la cama todo lo que esté en el fregadero tiene que ser fregado, porque si no deja malos olores. Porque una cuchara de yogur puede apestar una casa entera.

No obstante el día grande fue cuando invité a unos amigos a comer a casa y comimos unos filetes de lomo con sus patatas y su buena ensalada, y, loca yo, nada más hacer los filetes nos sentamos a comer en vez de haber fregado la cocina antes. Ese día me llamó guarra. Y yo me reí. Y creo que eso la volvió del todo loca ya. Loca hacia mí, que en la vida ya lo estaba.


7 may. 2014

El del detergente germano-oriental

¡Este es el primer episodio en el que sale Janice! Sin duda alguna todos adoramos Friends por sus seis protagonistas, pero está claro que sus guionistas no solo fueron capaces de hacer un grupo de amigos adorables, también le añadieron a la serie unos cuantos secundarios recurrentes que nos gustaban tanto o más que los mismos protagonistas.


He estado haciendo un poco de memoria y la verdad es que yo creo que no tengo ningún "Janice" en mi vida. Nunca he tenido un chico con el que he recaído y recaído "sin querer", y, al menos hasta ahora, tampoco he tenido la suerte o la desgracia de tener un amigo algo cargante que se ha convertido en una constante entre divertida y molesta en mi vida. Pero... ¿quién sabe? Igual todavía estoy a tiempo... ¡soy joven! 

La que ya no es tan joven es la actriz que daba vida a Janice, Maggie Wheeler. Me ha dado por buscar cómo se conserva esta señora y... bueno... juzgad vosotros mismos.


6 may. 2014

El de la primera nómina

Estaba totalmente convencida de que el primer dinero que había ganado con mi trabajo había venido de algunas de mis clases particulares de verano, pero haciendo memoria acabo de recordar que mi primer trabajo pagado fue como cantante, en una de esas discotecas acabadísimas de mi ciudad, lo que es bastante vergonzoso, aunque sin duda quedará muy bonito en mi biografía.

Sería el año 2002 y el boom de Operación Triunfo lo había inundado todo. En Zamora se organizó una especie de Operación Triunfo casero al que se llamó Operación Sereno, y en el que yo, por supuesto, participé. La verdad es que fueron unos meses bastante divertidos y de todo aquello salió un grupo de cuatro amigos que queríamos cantar a toda costa y... dos de ellos, otra chica y yo, acabamos haciéndolo en la discoteca Xanadú, ante un público compuesto por madres, amigas y borrachos. 


2 may. 2014

El del tabaco y el dinero

Hace muchos años me pasó algo parecido a lo que le ocurre a Phoebe en este episodio. Había ganado un segundo premio por un relato corto y un primer premio por unas fotografías en un concurso del Ayuntamiento de Zamora sobre la igualdad de derechos de la mujer y esas cosas que les encantan a los ayuntamientos y fundaciones, y se ve que se hicieron un poco de lío con eso de que tenían que ingresar dos premios a la misma persona y un día fui a mirar mi cuenta en el banco y ¡ups! había 600 € de más. 

Y como yo no soy Phoebe ni tengo esa naturaleza buena como ella tiene, ¿qué hice? pues callarme. No dije absolutamente nada, ni al banco ni al ayuntamiento, y si colaba, pues tan ricamente. Desafortunadamente a la semana se dieron cuenta del error y me quitaron los 600€ de la cuenta. Hubiera sido bonito... mis zapatos nuevos no me hubieran gritado "no somos tuyos" al caminar.