4 jun. 2013

La raíz de todos los males

El tema de la religión no pasa de moda. ¡Cuántos años llevará el ser humano dándole vueltas a si existe un Dios, o más de uno, cómo se llama, cómo levantó todo esto, y qué tal cuida de todos nosotros! A mí es un tema que siempre me ha llamado bastante la atención, durante toda mi vida y de diferentes formas, y me gusta leer novelas o ensayos y ver películas y documentales cuyo principal tema sea cómo afecta al ser humano la religión, sea cual sea.

Por eso cuando me enteré de que un documental como este existía, no me lo pensé ni un momento y quise localizarlo enseguida para verlo. La raíz de todos los males es un documental dividido en dos capítulos de cuarenta y cinco minutos cada uno en el que un señor, que es Richard Dawkins, ataca, por qué no decirlo, porque realmente ataca, a la religión defendiendo que es algo que está dividiendo a las personas y poniéndole barreras morales. 


Así, en este documental podemos ver encuentros de este señor, que al parecer en Gran Bretaña es famoso, con fanáticos de varias religiones que adoctrinan a otros o tienen unas ideas demasiado descabelladas. Sobre todo se centra en las grandes religiones: cristianismo, judaísmo e islamismo, visitando y teniendo unas conversaciones un tanto incómodas con pastores, judíos ortodoxos e islamistas extremos.

Está claro que el documental está ideológicamente posicionado y todas las escenas te quieren llevar a que le des la razón a Dawkins, que se declara ateo, pero yo creo que, aun siendo creyente, no hay que taparse los ojos ante ciertas situaciones. Hoy en día la religión ejerce un gran poder no solo a nivel individual, sobre cada una de las personas que profesan una religión, sino de una manera mucho más amplia, y eso, en mi opinión, no es asusto suyo.

Sea como sea, yo creo que, si te interesan estos temas, es un docuemental que merece la pena, además de que también merece la pena conocer a una persona como Richard Dawkins, que aunque para mí en ciertos momentos es excesivo... bueno, supongo que tiene que serlo. Sobra decir que el señor tiene cojones, también, porque yo no le replicaba a un musulmán de esos de "quiero matar a la gente de tu país". Copón de documental para otra obra que ataca a Dios y arderá en el infierno. 

1 comentario: