17 jul. 2013

Death Note

Aunque ya habían sido muchas las personas que me habían hablado maravillas de esta serie, yo llevaba muchos años negándome a verla por aquello de que a mí estas cosas japonesas me van bastante poco. Pero mira, la última persona que me la recomendó me debió pillar de muy buenas o de muy aburrida y decidí darle una oportunidad.

Como me pasa la mayoría de las veces que me da por algo japonés o chino o de gente con ojos diferentes, que no mejores ni peores sino diferentes, siempre me llevo sorpresa. Acostumbrados a la narrativa y a la imaginación occidental, la forma de contar historias de esta gente que come mucho arroz y algún que otro animal crudo siempre me llama la atención. 

Tengo que reconocer que los primeros capítulos consiguieron captar mi atención y tenerme enganchada a la historia de Kira. En Death Note lo que se nos viene a contar es que hay un mundo de shinigamis que poseen cuadernos de muerte que son cuadernos en los que se escribe el nombre de personas y estas mueren y que este mundo de fantasía y muerte debe de ser bastante aburrido, porque uno de ellos decide dejar caer su cuaderno a nuestra dimensión o lo que sea, solo por ver a ver qué pasa.


Y lo que pasa es que un jovencito muy inteligente lo encuentra y enseguida se da cuenta de su poder, así que decide poner en práctica su plan para crear un mundo mejor: empieza a matar delincuentes con la esperanza de que algún día esos delincuentes se percaten de que si matan, morirán, y así lograr un mundo feliz y en paz. 

Es esta una serie que avanza muy rápido y de una manera trepidante, que consigue engancharte y dar una vuelta de tuerca más en cada episodio, PERO!!! de repente la trama principal se sale demasiado de madre y la serie da un giro que a mí no me convenció. De hecho estuve bastante atascada, aunque decidí seguir adelante con ella porque realmente seguía intrigada sobre si al final Kira conseguiría llevar su plan a cabo o no.

La verdad es que en general me ha gustado verla pero no será una de esas series que recomiende ni recuerde mucho tiempo (o quizás sí, quién sabe) por el bajonazo que pega al final. ¿Lo habría hecho yo mejor? Seguramente no, pero ese no es el tema. El tema es que empezaron una serie y terminaron otra prácticamente distinta. La historia principal de Kira intentando hacer un mundo mejor se va sosteniendo cada vez peor y acaban entrando tantos en juego que consiguen que ni sea creíble ni sostenible.

Lo único que me ha sorprendido en general es que, no sé si le habrá pasado al resto de espectadores, pero lo que yo he sentido viendo esta serie es que en ningún momento empatizaba del todo con el protagonista, cosa que generalmente me parece esencial para poder seguir una serie, pero aún así quería más y más. Y aguanté hasta el final solo por saber qué coño iba a pasarle a Kira, así que su mérito se lleva. Copón de serie muy flojito para una serie que ha hecho historia y ha sentado las bases de una saga y hasta una moda y una estética, pero que a mí, pues ni fú ni fá. Estuvo bien verla, pero yo me bajo aquí. 

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que vi este anime, pero coincido contigo en lo del bajón que pega hacia el final. Opino que Near no debería haber aparecido, porque me da la impresión de que lo meten con calzador para no mandar el mensaje de "lo que Kira hace está bien".

    ResponderEliminar
  3. A todo el mundo le pasó lo mismo en el punto de la serie que dices, por eso te recomiendo ver las dos partes de la adaptación en imagen real, en el que no meten a esos personajes que sobran y el final es muchísimo mejor.

    http://www.filmaffinity.com/es/film112460.html

    http://www.filmaffinity.com/es/film327073.html

    ResponderEliminar