1 sept. 2010

El mago de Oz

Últimamente parece que todo se pone en contra de mi nueva aventura de emancipación, y es que hasta las películas que veo, en concreto esta, El Mago de Oz, no paran de repetirme que se está mejor en casa que en ningún sitio. Hombre, pues qué quereis que os diga. Si yo fuera Dorothy, o Dorita, como se llama en la versión de doblaje que he tenido que escuchar, yo preferiría quedarme en Oz, porque... prefiero un mundo mágico y lleno de colorindinguis que una granja un poco cutre. Pero claro, eran otros tiempos y eran otras moralejas.

El Mago de Oz es una de esas películas que debería haber visto hace mucho tiempo, pero que, por unas cosas o por otras, y sobre todo porque le tenía cierto repelús, todavía no había querido ver. Me parecía que podía ser una película demasiado infantil, demasiado repipi, y bueno, ya sabía, más o menos, de qué iba y qué es lo que pasaba. Y sí, en cierto modo mis prejuicios eran ciertos, pero la película ha logrado sorprenderme y ahora estoy muy contenta de haberme decidido, por fin, a verla.

Una de las primeras cosas que se me pasó por la cabeza al ver esta película fue el pensamiento de que ojalá hubiera conocido esta película antes. Mi película favorita de cuando era pequeña era Mary Poppins, porque molaba, porque tenía canciones, y porque los protagonistas se metían en el mundo de los dibujos animados. Eso me maravillaba. Y creo que también me habría maravillado el fabuloso mundo de Oz, porque también es tan extraño como extraordinario, también está lleno de color y también parece muy divertido. Además, creo que el mundo de Oz gana a los dibujos de Mary Poppins, pues en Oz hay brujas y magos, algo que siempre me ha gustado también. Habría estado bien haber visto esta película desde unos ojos infantiles, aunque con mis ojos ya adultos también la he disfrutado.


A estas alturas, más de setenta años después de su estreno, creo que estaría de más hacer un análisis de la película, pues probablemente todo se habrá dicho ya. Sí me gustaría resaltar el uso del color, que es magnífico, y también la brillante banda sonora, que consiguió ganar un Oscar. Creo que a una película como esta, que se ha ganado su puesto en la historia del cine, ya no se la puede calificar de buena o mala. Tiene cosas muy buenas, por supuesto, también algunas malas, sobre todo si las comparamos con la forma de hacer cine de la actualidad. Pero si ella sola se ha ganado el apelativo de clásico, por algo será. Acabo de terminarla hace apenas diez minutos. Era la primera vez que la veía, pero tengo la sensación de que para mí también se ha convertido en uno de mis clásicos, y en una película inolvidable.

Un cuento precioso que no debería resistírsele a ningún amante del cine. Una película curiosísima que merece la pena ver y disfrutar. Una banda sonora prácticamente reconocible por cualquiera. Una historia sencilla pero que logra tocarte el corazón. Así que yo le doy un copón de película, y de los altos.

Por cierto, para los que hayáis visto esta película: ¿Tenéis algún personaje favorito? A mí el que más me ha gustado ha sido el Espantapájaros. ¿A vosotros?

5 comentarios:

  1. No sabes lo que me alegra leer lo que escribes!! a mi me encanta la película, cierto que se toma bastantes licencias con respecto al cuento original pero como tu dices, 70 años después ya no es algo a tener en cuenta.. mi personaje favorito de siempre ha sido y será el Hombre de Hojalata!!^^

    ResponderEliminar
  2. En la versión medio latina que he tenido que escuchar yo lo llaman hombre de hoja de lata xDDDD

    ResponderEliminar
  3. De pequeña esta era una de mis películas favoritas. Hace un tiempo la volví a ver otra vez, y la disfruté igual...salvo cuando la llamaron Dorita. No la recordaba como Dorita, sino como Dorothy. Queda muy cursi. Lo de las baldosas amarillas y los zapatos rojos es superior a mí, me encanta.


    Yo también me habría quedado en Oz, pero claro...si las personas a las que quiero no están en Oz, me volvería a casa.

    El Espantapájaros era mi favorito de siempre de los que se unen a Dorothy...pero la verdad es que me quedo con Totó. Es adorable.

    ResponderEliminar
  4. "Soy lo más parecido a Dorothy del Mago de Oz. Sólo atraigo a hombres cobardes, sin corazón o sin cerebro."
    XD

    ResponderEliminar
  5. La primera vez que vi esta peli de pequeño los monos voladores me dieron mucho miedo. Y cuando la volví a ver ahora son mi parte favorita de la película: los monos voladores y la bruja mala. Puede que también fuera el inicio de mi fetichismo por los zapatos de tacón.

    La edición en DVD está muy bien, la que tengo de dos discos tiene una carátula que cuando la apretas se ilumina el castillo con una lucecita y se oye como cantan un trozo de una de las canciones de la peli.

    ResponderEliminar