28 feb. 2014

Cuban Fury

Como soy tan fan de Simon Pegg pensé que una comedia de su casi inseparable compañero Nick Frost no estaría tan mal... pero... me equivocaba. Bueno, que tan mal tan mal... tan mal Cuban Fury no ha estado, pero si la comparas con cualquiera de las películas en las que Nick Frost comparte cartel con Simon Pegg entonces esta sale perdiendo pero con diferencia.

Es una pena que se usen caras de actores que ya son referentes en la nueva generación de cómicos para hacer películas reguleras. Aquí, además de Nick Frost, que es uno de los cómicos más famosos del cine británico, tenemos a Rashida Jones y Chris O'Dowd, como compañeros de repartos, actriz y actor que ya han demostrado de sobra que son unos expertos en buena comedia.


Pero los han cogido a los tres y los han juntado en una película bastante flojita en la que poco humor del bueno pueden hacer porque... ¡tienen que bailar! El argumento de esta comedia gira en torno a la salsa. Resulta que Nick Frost da vida a un hombre al que le gusta su jefa, interpretada por Rashida Jones, y haciendo un poco de stalkeo descubre que a ella le gusta la salsa. Eso parece ser una gran suerte para él, pues de joven fue un campeón de salsa, pero una mala experiencia en su juventud hizo que con los años él se haya vuelto bastante tímido y bastante gordo como para volver a las pistas de baile. Chris O'Dowd cierra el triángulo amoroso: él interpreta al compañero de trabajo que está interesado por la misma chica y que es mucho más espabilado para el amor.

No tengo ni idea de si esta película se estrenará en España o no, aunque su trailer es lo suficientemente atrayente como para hacer una taquilla considerable. Si lo hace, allá vosotros: no os puedo decir que me aburrí viéndola, pero tampoco os puedo decir que es una película que merece la pena. Es un flojísimo ojete de monico.


Película 15 del reto 2014

26 feb. 2014

Monuments Men

Esta es una de esas películas que sabes, desde que ves el trailer, que va a ser una película regulera. Tiene la gracia de juntar un buen reparto y poco más, un poco como lo que pasó con Last Vegas, con todos esos actores viejunos entrañables... Los actores de esta peli no son tan viejunos, pero sí son todos entrañables, cada uno a su manera, y esta es la mayor atracción de Monuments Men, porque lo que viene siendo su desarrollo... pues regular.

Aunque está basada en hechos reales y puedo entender cuán motivante debe de ser poder dar a conocer al mundo una historia como esta, no creo que lo que nos estén enseñando en la gran pantalla se parezca mucho a la realidad, y si lo hace, entonces qué increíble fue la guerra. Y no lo digo porque no sea capaz de creer que alguien pudiera morir por una obra de arte, eso no me resulta difícil de entender. Lo digo porque esta es una de esas pelis con ese especial tufillo a "qué bien la guerra, cómo la pasamos, cuánto bien hicimos, y menos mal a nosotros".

Dirigida por George Clooney, con todo lo que eso conlleva, esta película es la adaptación de una novela, lo que probablemente quiera decir que después de tanta adaptación y después de pasar por tantas mentes creativas quizás esta película tenga poco de verdad, pero oye, esto es cine, no Historia, lo que importa es que sea verosímil, y por eso esta película me ha parecido tan mierder. Unos nazis caricaturestos, malos pero estúpidos, y unos americanos tan gentiles, tan bien organizados, tan justos y tan "salvemos el mundo" que solo les faltaba tener al Capitán América descolgando cuadros.


Es verdad que la película se deja ver y resulta hasta graciosa a veces, pero así muy ranciamente, lo cual le quita todo su mérito. Por no hablar de que tiene un remate final bastante gilipollesco que le aparta de lo que podríamos entender como cine que reta a nuestra inteligencia. Y a todo esto hay que sumarle que sale Matt Damon. 

Una película que no tiene nada de bueno, que no tiene mucho sentido, y que rinde homenaje a estos hombres que salvaron la historia del arte de una manera bastante... rara. Así que ojete de dromedario para ella y para George Clooney, señor que como actor... bueno, pero como director no me ha gustado jamás.


Película 14 del reto 2014

23 feb. 2014

Quiniela para los Oscars

El próximo domingo 2 de marzo tendrá lugar la esperadísima (al menos por mí) gala de los Oscars. Creo que será una gala muy emocionante pues puede estar llena de sorpresas, ya que el nivel de los nominados a las categorías "importantes" está tan equilibrado que es difícil dar por hecho quién se puede hacer con una estatuilla. 

Este año ha sido uno de los que más me ha costado hacer una quiniela, y además pienso que este año mi quiniela tendrá muy pocos aciertos porque la he hecho pensando más en quién querría yo que gane que en la opinión que suele tener la Academia. Sé que es imposible que 12 years a slave no se lleve ni un solo Oscar o El lobo de Wall Street se lleve los cinco a los que está nominada, pero dejadme soñar. 

Y después de mucha meditación y muchas dudas, estos serían mis Oscars ideales:

Mejor cortometraje de ficción: (barramos para casa, ¿no?) Aquel no era yo

Mejor cortometraje documental: Facing Fear

Mejor largometraje documental: The Act of killing

Mejor cortometraje de animación: ¡Cómo mola tu escoba!

Mejor largometraje de animación: Frozen


Mejores efectos especiales: Gravity

Mejores efectos sonoros: Gravity

Mejor sonido: Gravity

Mejor maquillaje: Dallas Buyers Club

Mejor vestuario: El gran Gatsby

Mejor dirección artística: Her


Mejor canción: "Let it go" de Frozen

Mejor banda sonora: Arcade Fire, Owen Pallett, por Her

Mejor fotografía: Gravity

Mejor montaje: Dallas Buyers Club

Mejor guión adaptado: El lobo de Wall Street

Mejor guión original: Nebraska


Mejor película de habla no inglesa: La gran belleza

Mejor actriz de reparto: Julia Roberts por Agosto

Mejor actor de reparto: Jonah Hill, por El lobo de Wall Street

Mejor actriz principal: Meryl Streep por Agosto

Mejor Actor principal: Leonardo DiCaprio por El lobo de Wall Street


Mejor director: Martin Scorsese por El lobo de Wall Street

Mejor película: El lobo de Wall Street



Recuento:

El lobo de Wall Street, 5 Oscars

Gravity, 4 Oscars

Agosto, 2 Oscars

Dallas Buyers Club, 2 Oscars

Her, 2 Oscars

Frozen, 2 Oscars

22 feb. 2014

The Lego Movie

En toda mi vida, que mira que es larga, me he sentado yo a jugar con los Lego por decisión propia. Las veces que he jugado hasta ahora han sido por obligaciones laborales, obligaciones laborales que también me llevaron a ver esta película, que, de no haber sido así, quizás no hubiera visto. Y mira, por una vez me alegro de que haya sido un niño el que me haya llevado a mí al cine, porque, aún siendo antifan de los Lego, me lo he pasado bastante bien viendo su película.

¿Os ha pasado alguna vez que estáis montando algo superchulo con vuestros Lego y de repente lo vais a mover y se desmorona todo y te llevas disgustazo pero te dices a ti mismo "tranquilidad, no todo está perdido", y lo vuelves a montar y al final queda todo elegante? Pues más o menos así es The Lego Movie

Mientras que en los primeros minutos de metraje mantiene tu atención más que nada por la sorpresa y la curiosidad de a dónde va a ir esto, pronto se desmorona y te invade un aburrimiento que te hace pensar en que tú estabas en lo cierto y esta película iba a ser una mierda, pero milagrosamente sabe remontar hasta ofrecernos un final, que, además de sorprendernos nuevamente, nos deja tan satisfechos como satisfechos deben quedar los que juegan a Lego al terminar una de sus construcciones.


No obstante, a lo mejor me ha parecido a mí que esta película no está tan dirigida a los niños como a los pedazo de freaks que ahora ya serán treintañeros pero se han criado jugando con estos míticos bloquecitos de colores. Continuas referencias en la película y chistes que implican conocer al personaje que está hablando, que difícilmente podrían entender niños, se dejan ver entre los diálogos de esta película. Por lo tanto, esta película de Lego contenta a mayores y a pequeños, puesto que a los niños no les hace falta entender una película para disfrutarla. 

De hecho, el niño al que yo acompañé al cine me dijo nada más salir del cine "ha sido épica". A mí tanto como épica no me ha parecido, pero oye, tengo que reconocer que me resultó divertida. Para mí se queda en el ojete de monico por todo ese rato aburrido del principio que casi me cuesta la cabezada, pero no puedo decir que sea una mala película porque...




Película 13 del reto 2014

19 feb. 2014

Inside Llewyn Davis

No soy una gran fan de los Coen, sinceramente. De hecho tengo que decir que ni siquiera cuando se ponen cómicos (que a mí por el humor se me gana enseguida) me llegan a hacer gracia del todo. Y lo que os dejará más locos: ni siquiera considero El gran Lebowski una película genial. Pero bueno, como tienen la fama ganada, la verdad es que he ido viendo todas sus películas, y con todas tenía más o menos la misma sensación: pues está muy bien pero en cuanto pasen dos meses se me va a olvidar.

Sin embargo, Inside Llewyn Davis me ha llegado un poquito al corazón. Quizás por sus escenarios neoyorkinos, algunos tan familiares para mí, y el sentimiento de nostalgia que me han provocado; pero creo que ha sido porque he visto en esta película algo que no he visto (o no he sabido ver) en el resto de las obras firmadas por los más famosos hermanos del panorama cinematográfico estadounidense. Esta película ha conseguido transmitirme una serie de sentimientos, me ha hecho conectar con un personaje que ni siquiera me importaba, y me ha dejado, realmente, llegar al interior de este jovencito llamado Llewyn Davis. 

De hecho, yo diría que ninguno de los personajes de esta película son... "amigables". Son neoyorkinos, al fin y al cabo. Pero todos y cada uno de ellos tienen ese punto de surrealismo y honestidad que los hace parecer tan reales. Y es bastante complicado conectar con ellos a un nivel emocional. Pero poco a poco van calando.


La banda sonora es una excusa perfecta para dejarse llevar por esta extraña línea temporal en la vida de Llewyn, y los pintorescos personajes que la cruzan, el mejor enganche. Esta película parece más un sueño que una historia "realista", pero... bueno, quién dice que no lo sea.

La cosa es que, teniendo sentido o sin tenerlo, sentarse a ver Inside Llewyn Davis es toda una experiencia. No sé si buena o mala, porque igual que te saca una carcajada por sorpresa hace aflorar un extraño sentimiento de pena, pero, al fin y al cabo, toda una experiencia muy disfrutable.

Aunque es una película que podría pasar tan desapercibida como lo hace su protagonista, yo me atrevo a decir que es la que más me ha gustado de los hermanos Coen. Copón de película bien merecido y mención especial a Adam Driver, que ya nos enamoró en Girls y con su pequeño papel en esta película vuelve para recordarnos que debemos rendirnos a sus pies. Y a sus botas.


Película 12 del reto 2014

17 feb. 2014

Dallas Buyers Club

Este año estoy tan "El Oscar es de Leo" que le había cogido un poquito de miedo a Matthew McConaughey, más que nada porque últimamente le llueven miles de halagos cuando todos sabemos, todos, y no disimuléis, que este señor era un actor de mierda hasta antes de ayer. Ahora de repente parece que sabe actuar y todos nos vamos a rendir a sus pies. Pues yo no. 

Que no quiero decir que el chaval haga un mal trabajo en esta película, en absoluto. Él está muy correcto, muy bien si lo comparas con su mierda de trayectoria cinematográfica, pero, sinceramente: los cinco minutos que aparece en El lobo de Wall Street valen más que toda su magnífica actuación en Dallas Buyers Club.

Y es que nos encanta alabar a un actor (o actriz, aunque tenemos menos ocasiones) cuando se provoca un cambio físico increíble para dar vida a un personaje. Si dieran Oscars por perder 15 kilos, Alaska y Mario Vaquerizo tendrían que tener la casa llena de estatuillas. Pero yo creo que los premios se deberían dar por algo más que por saber ir a un médico para que te ponga una dieta. 

Pero bueno, ahora que ya he dejado claro mi punto de vista sobre premiar a actores que han adelgazado, que han engordado o que simplemente se han cortado el pelo (un beso, Anne), vamos a hablar de la película, que tampoco está tan mal.


Dallas Buyers Club es la historia de un hombre que es diagnosticado de SIDA en los 80 en Texas. Vamos, todo el drama. Evidentemente en cuestión de unos días se va a volver un marginado social , pero, afortunadamente, esta no es una película de "mira qué asco doy aquí rodeado de mis miserias, llora conmigo" sino de "tengo un problema gordo, pues lo acepto y aprendo a sacarle partido". Así que guay.

La película está basada en un personaje real que revolucionó el mundo de la medicina en EEUU, y es que nuestro querido y escuálido protagonista decide que no quiere morir y se agarra a un clavo ardiendo, en este caso, a medicamentos que en los Estados Unidos aún no han sido aprobados para el tratamiento de esta enfermedad, pero que, como él demuestra usándose a sí mismo como conejillo de indias, funcionan.

Por este drama personal se deja ver un travesti que también tiene el sida, interpretado por Jared Leto, a quien le hacía falta un papel como este más que respirar, porque nos estábamos olvidando un poco de él. Y aunque tampoco pienso que su interpretación sea de otro mundo, realmente logra crear un personaje al que se le coge cariño enseguida, cosa que se agradece en una película como esta.

Sinceramente, Dallas Buyers Club me ha parecido algo mejor de lo que yo me la esperaba, pero tampoco tan excepcional como para poder estar a la altura de sus contrincantes en los próximos Oscars. No obstante... tendremos que esperar un poco a ver qué dicen los de "la Academia". Yo no le puedo dar el Oscar pero sí le voy a dar un copón de película


Película 11 del reto 2014

14 feb. 2014

Robocop (2014)

Por San Valentín se estrena en España una película romántica donde las haya, Robocop, que en este remake (¿innecesario?) se centra en la historia de amor entre una rubia y madre y un policía que, después de sufrir un fatal atentado perpetrado por los malos, nace reconvertido en Robocop, que ya sabéis todos quién es. 

Bueno, no es que se centre realmente en la historia de amor, era una manera de enlazar el estreno de esta película con la onomástica tan especial. Aunque la relación entre esta pareja tiene bastante peso en la película, este nuevo Robocop se pasará la película intentando adaptarse a su nueva situación, sobre todo a un nivel psicológico, mientras es manipulado por una compañía que lo único que quiere es money, sin importarle que dentro de Robocop sigue habiendo una vida humana que ellos no han dejado morir.

En mi opinión, se han cargado una película ochentera divertida, de acción pura y dura, como la carcasa de este extraño ser futurista, para plantearnos el conflicto moral que se esconde detrás de esta posible realidad y mezclarlo con crítica política y crítica al sistema.


No es que la película esté mal hecha, no es que no sea interesante el recorrido de este nuevo Robocop, no es que los actores estén mal, que los efectos especiales no sean alucinantes, es que la película ya no tiene gracia. Con lo cual, sí, te sientas, la ves, no te aburres, pero... poco más.

Y lo peor es que, por supuesto, tiene pinta de ser el inicio de una nueva saga. Esta película no va más que de la construcción de la máquina y cómo esta lucha por no perder su lado humano, pero poco Robocop contra los malos hay, por lo tanto, quizás vengan segundas y terceras partes más parecidas a las originales, aunque cometerán el mismo error que comete esta: dejar de ser divertidas para ser más espectaculares. Ojete de monico flojito para el nuevo Robocop que, en mi opinión, no consigue molar. 


Película 10 del reto 2014

12 feb. 2014

Con la pata quebrada

Uno de los documentales que estaba nominado a los pasados Premios Goya era Con la pata quebrada, un documental que me animé a ver porque su sinopsis me resultaba bastante interesante: un repaso por la historia del cine español para ver el papel que la mujer ha tenido en ella.

El documental no tiene otro mérito que recopilar fragmentos de películas españolas que, históricamente, reflejan el papel en la sociedad de la mujer: desde la II República donde se podía ver a una mujer más alegre y liberada, pasando por la guerra civil y el cine de propaganda franquista que promovía la idea de una mujer de su casa y señora de su marido, llegando hasta el destape y hasta nuestros días, en los que la mujer ya es protagonista de nuestro cine, aunque a veces siga siendo para hablar de la pérdida de sus derechos y/o dignidad.


Se echan de menos a muchas grandes mujeres del cine español, pero la muestra sirve para entender el mensaje que se quiere transmitir, que tampoco peca de reivindicativo. Más bien es este un documental que pone las cartas sobre la mesa, y que luego cada uno piense lo que quiera. Se queda en el ojete de monico por parecer más un capítulo de Cuéntame que una verdadera reflexión sobre el interesante tema que expone.

10 feb. 2014

28 edición de los Premios Goya

Ayer por la noche todos los amantes del cine español teníamos una cita: la Gala de los Goya. Después de haber concluido que la lista de los nominados era bastante esperable y recogía pocas sorpresas ya contábamos con una gala de lo más monótona y llena de postureo, pero no sabíamos hasta qué punto nos íbamos a pasar la noche abriendo la boca.

La gala de los discursos. Prácticamente ninguna de las personas que pasaron por el escenario de esta edición quisieron desaprovechar su oportunidad de demostrar al mundo que son un coñazo: desde Manel Fuentes, cuyo monólogo inicial fue de lo más humor del 2002, pasando por el director de la academia y el Goya de honor que yo no sé ni qué coño nos contaron, hasta la mayoría de los premiados, destacando por encima de todos ellos al primero de la noche, Javier Pereira, récord Guinness en agradecimientos, parece que el cometido de la Academia este año era demostrar a España que el cine español es un coñazo (cuando seguimos luchando año tras año por demostrar que es, más bien, todo lo contrario).

Se pudo ver el esfuerzo por parte de los que estaban detrás de esta gala por hacer algo un poquito diferente y animar la gala de otra manera. Así, Alex O'Dogherty daba paso a los Goyas a los cortos, que normalmente suelen ser el ratito en el que aprovechamos para ir al baño o para ir a la cocina a hacernos la cena, con un número musical que casi no daba vergüenza ajena, al contrario del otro número musical de la noche, absolutamente ridículo. Otro intento no tan exitoso de soltarnos alguna carcajada fue el número de los chanantes eligiendo la mejor película no rodada del cine español. El premio fue para 23F: transformers.

Y del mismo modo que prácticamente no nos reímos durante toda la gala, por muchos chistes sobre el ministro Wert o sobre la mirada del Trueba que esta vez no se llevó ningún Goya, casi ni lloramos. Al ser una de las galas más aburridas, ni siquiera fue emocionante. Exceptuando la recogida del Goya a mejor actriz de reparto por Terele Pávez, veterana en esto del cine español, que recibió una merecidísima ovación que nos hizo aplaudir también desde casa, el resto de momentos lacrimógenos, In Memoriam incluido, siguieron la tónica de sopor total del resto de la gala.

En cuanto a los premiados, la triunfadora de la noche fue Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, quien, por fin, se llevó un Goya a casa, después de muuuchos intentos, al igual que Javier Cámara, protagonista de la película, que rompió su maldición de eterno nominado llevándose consigo un cabezón. Las Brujas de Zugarramurdi consiguió más premios, hasta un total de ocho Goyas, pero la mayoría para el apartado técnico. 

La alfombra roja tampoco nos dejó ninguna sorpresa. Pocos modelazos y poco atrevimiento. Aquí es donde más se notó la ausencia de Maribel Verdú y de Goya Toledo, que suelen poner la nota de glamour en cada edición. Destacaría quizás el modelito de Silvia Abascal, por salirse un poco de la tónica, pero no por espectacular. 

De entre todos los hombres me quedo con las gafas de Carlos Areces y el complemento de Macarena Gómez, no por bien vestido (esos zorros) si no por darle un poquito a tu cuerpo alegría, porque el resto estuvieron tan sosos como esta gala:


Y de entre todas las mujeres... difícil elección. Iban todas tan monas y tan correctas que es difícil elegir un solo vestido que impresionara. Mucho negro, mucho dorao, y mucho traje que sentaba regular. Aún así, me gustaría destacar el traje de Blanca Suárez, el de Inma Cuesta (que, en mi opinión, ha sido la mejor vestida),  y el de Manuela Velasco, que siempre suele ir monísima ella.


9 feb. 2014

Yo, Frankenstein

Cuando vi el trailer de Yo, Frankenstein me entró por los ojos y ni corta ni perezosa me planté en el cine para verla, sin saber muy bien por qué. Creo que solo quería verla porque salía Bill Nighy, y si ese no fue el motivo real, la verdad es que no tengo ni idea de qué me llevó a interesarme en semejante adaptación del clásico mito de Frankenstein.

Siempre he sentido un cariño especial por el monstruo de los remaches, y me parece muy interesante que su historia siga contándose, e incluso soy absolutamente fan de las adaptaciones más opuestas a su idea original, sobre todo cuando están bien hechas, como El jovencito Frankenstein, pero lo de esta película es que es de traca.

Efectos visuales aparte, que hoy en día ya no son mérito ninguno a no ser que se pasen de excelentes, la única virtud de esta película es que se te pasa volando. Desde los primeros minutos de metraje la acción se apodera de la historia y ya es un no parar de luchitas por aquí, intrigas por allá y demonios por todas partes. Lo malo es que uno termina de ver esta película con la idea de que no ha visto más que una introducción, que no ha pasado nada realmente, por muchos noventa minutos que se te hayan escapado.


Y esto trae consecuencias peores, porque supongo que si esta Yo, Frankenstein sabe a introducción, es porque le van a suceder otras películas, al menos una, y yo por ahí ya no paso. A mí ya no me van a engañar más. 

Con lo interesante que me parecía la idea de que ahora el monstruo de Frankenstein fuera bueno, tuviera conciencia de sí mismo, y pasase, con éxito, por una crisis de identidad, menuda mierda pinchá en un palo que han hecho con él en esta adaptación cinematográfica, que viene de un cómic, por cierto, pero que no quiero ni saber si es bueno o malo. Por supuesto, ojete de ballena para los músculos de Adam. ¿Que quién es Adam? Pues Adam es "Frankenstein", porque si algo nos explica la película es que Frankenstein no es el monstruo, sino el doctor, y el monstruo no tiene nombre, pero aquí lo llaman Adam y tan ricamente.


Película 9 del reto 2014

7 feb. 2014

Las Chicas Gilmore

Las Chicas Gilmore no es el tipo de serie que más me gusta a mí, pero ante la insistencia de varias amigas en que era chupiguay, al final acabé dándole una oportunidad, y al darme cuenta de que era una serie que se dejaba ver muy bien, entretenida, pero que no te daba quebraderos de cabeza, ideal para cuando "estás a otras cosas" o para tardes de domingos de resaca, decidí seguir adelante con ella.

Hemos tenido nuestros altibajos, periodos de tiempo en los que me encontraba bastante enganchada a las cotidianas aventuras de esta madre moderna y su hija ejemplar, y largos meses en los que me aseguraba a mí misma que esta serie era demasiado regulera y me estaba quitando tiempo de ver otras que me podrían gustar más.


Lo cierto es que entre Las Chicas Gilmore y yo se ha generado una relación amor-odio, y después de haber puesto fin, por fin, a su extensa lista de capítulos, tengo que decir que, aunque en algún momento he disfrutado e incluso me ha apetecido seguir adelante con los capítulos de manera compulsiva, mi opinión general, ahora que la serie ya ha acabado, es que no es más que una serie de sofá, manta y lluvia en los cristales.

Eso no la convierte ni en peor, ni en mejor, simplemente no es el tipo de serie de televisión que me va a mí. Entrañable pero ñoña, divertida pero muy simplona, Las Chicas Gilmore no se han ganado el huequito en mi corazón que parece que sí tienen en el de otra mucha gente, por eso se quedan las pobrecitas en el ojete de monico.

4 feb. 2014

Agosto

Agosto es la adaptación a la gran pantalla de una obra de teatro del mismo nombre que lo petó muchísimo en su momento, hasta el punto de haber recibido el premio Pulitzer. El autor de la obra de teatro, Tracy Letts, ha sido también el encargado de adaptarla a guión cinematográfico.

Con todos estos datos uno puede imaginarse que lo que va a ver, malo no puede ser. Pero Agosto presenta un problema, o problemilla, que llama la atención en la gran pantalla, y es que la adaptación tampoco ha sido tan valiente, y ver esta película es bastante parecido a ver una obra de teatro.

No obstante, este único punto flaco lo suple con un reparto increíble que da vida a unos personajes apasionantes. Esta película coral que gira en torno a Violet Weston, la madre de la familia, es un retrato, a veces escalofriante, de una tradicional familia americana. 


Meryl Streep se pone bajo la piel de Violet, una vieja mujer que fue diagnosticada de cáncer y ahora es adicta a las píldoras. Su marido acaba de desaparecer y eso hace que toda su familia y amigos más cercanos se reúnan en su casa natal para intentar averiguar qué ha podido ser de su padre. Ha pasado mucho tiempo desde que los Warren tuvieron la última reunión familiar, y eso dará pie a que se aviven viejos recuerdos y aparezcan nuevas disputas. 

Al otro lado de este ring familiar está Julia Roberts, que interpreta a la hija mayor de esta desquiciada anciana, Barbara Weston, que intentará por todos los medios redirigir esta familia que, como familia, ya está perdida. 

Por supuesto, es una película bien escrita que engancha desde el principio y no deja de ofrecer sorpresas y vueltas de tuerca, con escenas que ponen la piel de gallina y con un clímax espectacular. Su cotidianidad y sencillez la convierten en un desgarrador estudio sobre el comportamiento humano y sobre el concepto de familia mismo. 

Agosto está nominada a dos premios Oscars y, sinceramente, creo que se merece los dos. Los Oscars serían para Meryl Streep por Mejor Actriz Protagonista y para Julia Roberts como Mejor Actriz de reparto, y es que lo mejor de la película es ver a estas dos actrices desarrollar a sus personajes con semejante soltura. De Meryl Streep una ya se espera cualquier cosa, porque ya ha demostrado cientos de veces que es una gran actriz, pero Julia Roberts me ha sorprendido: creo que nunca la había visto tan bien como en esta película. Y es que Agosto es un copón de película que merece la pena solo por ver lo bien que se defienden estas dos actrices con sus personajes.


Película 8 del reto 2014

2 feb. 2014

Quiniela para la 28 edición de los Premios Goya

Mejor cortometraje documental: Minerita, de Raúl de la Fuente

Mejor cortometraje de ficción: El paraguas de colores, de Eduardo Cardoso

Mejor cortometraje de animación: Vía Tango, de Adriana Navarro Álvarez

Mejor película de animación: Justin y la espada del valor, de Manuel Sicilia

Mejor documental: Con la pata quebrada, de Diego Galán

Mejor película europea: Amor, de Michael Haneke

Mejor película hispanoamericana: Gloria, de Sebastián Lelio

Mejores efectos especiales: Las Brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia


Mejor sonido: Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia

Mejor montaje: La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo

Mejor maquillaje y peluquería: Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia

Mejor diseño de vestuario: Tres bodas de más, de Javier Ruiz Caldera

Mejor dirección artística: Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia

Mejor dirección de producción: Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia

Mejor fotografía: Caníbal, de Manuel Martín Cuenca


Mejor canción: Aquí sigo, Una noche en el viejo México, de Emilio Aragón

Mejor música original: Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba

Mejor guión adaptado: Todas las mujeres, de Mariano Barroso

Mejor guión original: La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo

Mejor actriz revelación: Natalie Molina, por Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba

Mejor actor revelación: Javier Pereira, por Stockholm, de Rodrigo Sorogoyen

Mejor director novel: Fernando Franco, por La Herida



Mejor actriz de reparto: Terele Pávez, por Las Brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia

Mejor actor de reparto: Roberto Álamo, por La Gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo

Mejor actriz principal: Inma Cuesta, por Tres bodas de más, de Javier Ruiz Caldera

Mejor actor principal: Javier Cámara, por Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba

Mejor director: Daniel Sánchez Arévalo, por La Gran familia española

Mejor película: La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo


Recuento:

Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia: 6 premios Goya

La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo: 5 premios Goya

Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba: 3 premios Goya

Tres bodas de más, de Javier Ruiz Caldera, 2 premios Goya