24 jul. 2013

CERRADO POR VACACIONES


World War Z

Brad Pitt y una película de zombies. Que no son zombies, que son infectados, pero vaya, que el combo se me antojaba apetecible. Aunque eso sí, últimamente ya me ha cansado a mi todo el tema infecciones apocalípticas, que parece que cuando la cogen con un tema no lo sueltan hasta que no nos tienen a todos hartitos. No obstante esta película parecía diferente, además, repito, de que estaba Brat Pitt (qué queréis, es un actor que me gusta bastante) así que al cine que me fui a verla. 

Obviando por completo que es una adaptación, que yo ni sabía de la existencia de la novela, tengo que decir que como película de infectados no está tan mal. Empieza como todas: te levantas un día normal y de repente... ¿¿¿qué está pasando ahí fuera, que hay gente que se ha vuelto tó loca y está mordiendo a otra???, aunque quizás empiece con mucha más acción y espectacularidad. Y en medio de todo ese caos emerge la figura de papá Pitt que enseguida analiza la situación y saca sus conclusiones y tiene, por encima de todo, que proteger a su familia.

Lo que pasa es que el personaje al que interpreta Brad Pitt no es el típico señor normal, tiene el plus de que ha trabajado para el ejército de los Estados Unidos, y ante una situación como la que se está viviendo, el ejército vuelve a requerir sus servicios.

¡Sálvanos, Brad!

No es esta una película especialmente violenta, que a mí, llamadme tontaca pero es lo que hay, es lo que me entretenía de este tipo de cine. Si voy a ver zombies (o infectados) quiero sangre y carnaza y quiero peleas y luchas y quiero infectados que sean una verdadera amenaza. Sin embargo, la película prescinde un poco de todo eso pero sabe muy bien cómo hacerte sentir amenazado y cómo crear tensión constante, siendo su clímax final de comerte las uñas, los dedos y las manos hasta llegar a las muñecas.

A mí se me ha quedado un poco floja, las cosas como son. Me ha gustado y me ha tenido enganchadísima, pero yo qué sé, de una película que se llama Guerra Mundial Z, me esperaba una cosa desmesurada, y simplemente me he encontrado con un tío que va de país en país haciendo unos arreglillos, luchando él solo contra todo un mundo infectado y solo por aquello de salvar a su familia, que al fin y al cabo, es lo de siempre.

Dicen los que todo lo saben que es que claro, se ha adaptado fatal, de una manera demasiado políticamente correcta y se ha perdido toda la chicha. Como ya os digo, yo ni sabía que existía una novela así que me centro en lo que vi, que es lo que conozco, y como película creo que da la talla. Quizás he echado de menos un poquito de terror, que el personaje es tan héroe americano salvador de toda la humanidad que no nos deja ni asustarnos, pero le doy el copón de película (flojete) porque aunque no puedo decir que no me haya gustado o que tenga un solo elemento que no la haga una buena película, me ha olido demasiado a patriotismo rancio, y es que los americanos son capaces de coger cualquier género para demostrarle al mundo que después de haber mantenido a raya a los extraterrestres ahora también dominan hasta una infección a escala mundial.

17 jul. 2013

Death Note

Aunque ya habían sido muchas las personas que me habían hablado maravillas de esta serie, yo llevaba muchos años negándome a verla por aquello de que a mí estas cosas japonesas me van bastante poco. Pero mira, la última persona que me la recomendó me debió pillar de muy buenas o de muy aburrida y decidí darle una oportunidad.

Como me pasa la mayoría de las veces que me da por algo japonés o chino o de gente con ojos diferentes, que no mejores ni peores sino diferentes, siempre me llevo sorpresa. Acostumbrados a la narrativa y a la imaginación occidental, la forma de contar historias de esta gente que come mucho arroz y algún que otro animal crudo siempre me llama la atención. 

Tengo que reconocer que los primeros capítulos consiguieron captar mi atención y tenerme enganchada a la historia de Kira. En Death Note lo que se nos viene a contar es que hay un mundo de shinigamis que poseen cuadernos de muerte que son cuadernos en los que se escribe el nombre de personas y estas mueren y que este mundo de fantasía y muerte debe de ser bastante aburrido, porque uno de ellos decide dejar caer su cuaderno a nuestra dimensión o lo que sea, solo por ver a ver qué pasa.


Y lo que pasa es que un jovencito muy inteligente lo encuentra y enseguida se da cuenta de su poder, así que decide poner en práctica su plan para crear un mundo mejor: empieza a matar delincuentes con la esperanza de que algún día esos delincuentes se percaten de que si matan, morirán, y así lograr un mundo feliz y en paz. 

Es esta una serie que avanza muy rápido y de una manera trepidante, que consigue engancharte y dar una vuelta de tuerca más en cada episodio, PERO!!! de repente la trama principal se sale demasiado de madre y la serie da un giro que a mí no me convenció. De hecho estuve bastante atascada, aunque decidí seguir adelante con ella porque realmente seguía intrigada sobre si al final Kira conseguiría llevar su plan a cabo o no.

La verdad es que en general me ha gustado verla pero no será una de esas series que recomiende ni recuerde mucho tiempo (o quizás sí, quién sabe) por el bajonazo que pega al final. ¿Lo habría hecho yo mejor? Seguramente no, pero ese no es el tema. El tema es que empezaron una serie y terminaron otra prácticamente distinta. La historia principal de Kira intentando hacer un mundo mejor se va sosteniendo cada vez peor y acaban entrando tantos en juego que consiguen que ni sea creíble ni sostenible.

Lo único que me ha sorprendido en general es que, no sé si le habrá pasado al resto de espectadores, pero lo que yo he sentido viendo esta serie es que en ningún momento empatizaba del todo con el protagonista, cosa que generalmente me parece esencial para poder seguir una serie, pero aún así quería más y más. Y aguanté hasta el final solo por saber qué coño iba a pasarle a Kira, así que su mérito se lleva. Copón de serie muy flojito para una serie que ha hecho historia y ha sentado las bases de una saga y hasta una moda y una estética, pero que a mí, pues ni fú ni fá. Estuvo bien verla, pero yo me bajo aquí. 

10 jul. 2013

Revolutionary Road

Llevo una racha de peliculón tras peliculón que no veáis qué gustico. Yo estaba más acostumbrada a ver cine "normalito" como pan nuestro de cada día y que de vez en cuando alguna película me sorprendiera y me dejara toda loquer, pero en el último mes la media ha ascendido a todo lo que veo son cosas maravillosas y oye, estoy encantada. 

Uno de esos peliculones que he visto hace poco ha sido Revolutionary Road. Últimamente me da por pensar que estoy viendo por primera vez películas que años atrás me daban pereza y que parece que el universo lo había dispuesto así porque ahora estoy en un momento en el que he podido entenderlas mucho mejor que si las hubiera visto hace un par de años. Este es el caso de Revolutionary Road, que si por algo me ha dejador picuet es por la crítica a la sociedad estadounidense del triunfa en la vida y busca una buena mujer si eres hombre o échate un buen marido y dale hijos guapos si eres mujer.

Aquí tenemos como protagonistas a una pareja muy especial: aunque él trabaja en la misma empresa que su padre y además no se le da tan mal el negocio y ella es una madre rubia y hermosa y hay dos niños por ahí revoloteando, esta pareja no se conforma y quiere ir a por más, no quieren simplemente hacer lo que la sociedad espera de ellos sino que quieren dar sentido a su vida luchando por sentirse realizados.


Son los años críticos para la historia de la mujer moderna, los años 50, la década en la que la mujer empieza a salir de la cocina para incorporarse al mundo laboral, el momento en el que algunas mujeres decidieron que su vida valía para mucho más que para hacer asados y que no iban a seguir renunciando a sus sueños por no romper con lo establecido.

Es esta una película demasiado triste, aunque tampoco es de esas que te hace llorar como si no hubiera mañana. Es triste como triste es enfrentarse a la verdadera verdad, como es triste mirar debajo de las alfombras que decoran preciosas casas o triste es sentarse a pensar en lo que queríamos y lo que hemos conseguido. Y como triste es comprender que es mejor estar loco que cuerdo, que es mejor estar muerto que vivo.

Hablando de locos, aunque los personajes protagonistas de esta película son asombrosos (vienen de la novela de Richard Yates) y están interpretados por dos actores, en mi opinión, brutales, y que además tienen química histórica en la gran pantalla, el personaje de esta película es el matemático loco que es caparzde reír, de llorar y de expresarse con libertad gracias a que ha sido declarado mentalmente indispuesto. Él fue quien me puso los pelos de punta.

Recomendación total. Me ha gustado tanto que sé que tarde o temprano acabaré leyéndome la novela, y como se cumpla eso de que la novela siempre es mejor que la película, voy a flipar. Copón de película para esta obra de Sam Mendes que vuelve a recordarnos que es un gran conocedor de la cultura americana, un gran sátiro y un gran director. 

8 jul. 2013

I'm Still Here

Hace unos años Casey Affleck y Joaquin Phoenix nos la metieron un poquito doblada, pero oye, cuando te engañan pero te da gustico yo creo que tampoco está tan mal. Estos dos amigos y cuñados se proponen engañar al mundo entero haciéndonos creer que Joaquin Phoenix abandona su carrera como actor para lanzarse ahora como cantante de hip hop. Supongo que la sorpresa que pudo causar cuando la gente se lo creyó logró hacer mucho más efectista este experimento, pero creo que aún sabiendo que tiene truqui se puede disfrutar.

Más o menos, todos los que nos gusta seguir las noticias del mundo del cine recordamos aquella casi grotesca transformación de un Joaquin cada vez más peludo y más raro que aparecía de vez en cuando en los medios de comunicación siempre relacionado con algún escándalo. Joaquin Phoenix demostró así algo increíble en lo que a interpretación se refiere, crear un personaje e interpretarlo durante un largo periodo de tiempo y convencer a todo el que tenía alrededor de que todo lo que estaba pasando era real. Eso es lo que vemos en I'm Still Here


Y creo que la gracia es que no le sería tan fácil de hacerse pasar por ese decrépito Phoenix que crearon, y algunos se dejarían engañar con gusto porque el mundo del show business es lo suficientemente gilipollesco como para tragar e intentar aprovecharse de alguien como el Phoenix que vemos en este documental. (Que al fin y al cabo lo que importan son los billes, y seguro que él tiene varios).

Es curioso, por un lado, ver lo que causa de manera social y en los medios de comunicación que una persona decida abandonar "el sistema" o haga algo que no es "lo esperado". Es más fácil reírse o criticar al actor que un día nos sorprendió pero que ahora claramente ha venido a menos que intentar hacerse preguntas. Por otro lado también es interesante tener la oportunidad de ver la vida desde los ojos de una celebridad, cómo es el día a día, cómo se relaciona con otro famosos, qué se espera de él, cuáles son sus preocupaciones...

Desde que lo vi por primera vez en Gladiator siempre pensé que Joaquin Phoenix era un actor a tener en cuenta, y el tío no ha dejado nunca de demostrarlo. Para mí ver este documental merece la pena por muchas cosas, pero sobre todo por verle a él teóricamente libre, teóricamente siendo él mismo y hasta teóricamente siendo un gilipollas. Copón de documental y ojalá que Phoenix esté aquí mucho tiempo. 

6 jul. 2013

Glee en concierto

Lo reconozco, no me da vergüenza admitirlo: fui fan de Glee. Y digo fui porque llegó un punto en que tuve que dejar de serlo. A medida que la serie triunfaba y se hacía por fin con el público adolescente desatando entre ellos una nueva oleada de fanatismo absurdo por identificación loser yo me alejé de ella silbando y como quien no quiere la cosa, intentando que no me relacionasen.

Pero una a veces tiene sus cosas y sus noches de "no me des nada que me haga pensar", y haciendo zapping me encontré con esta película/documental/producto y decidí que realmente quería verla. ¿Qué había sido de Glee? ¿Cómo eran ahora sus adorables protagonistas? ¿Hasta qué punto la serie había impactado en la cultura americana? Nada mejor para contestar a estas preguntas que una peli que recoge la gira que hicieron los actores de Glee cuando por fin lo petaron.

Creo que es bastante bonito mostrarle a un adolescente reprimido que aprenda a aceptarse, a alegrarse de sentirse diferente, a quererse y a reírse de sí mismo y de todo lo demás. Pero chica, ¿hacia falta llegar a esto para conseguirlo?


Este concierto del reparto de Glee, que por cierto fue lanzado a los cines en 3D (aunque yo lo vi en la tele, en casa, como se han visto las películas de toda la vida) no sé si para ver los músculos de Puck o la entrepierna de Brittany de una manera mucho más realista, tiene como fin primero acercar a todos aquellos jóvenes que no pudieron asistir a los conciertos de la gira a sus personajes preferidos, pero ya de paso le mete un poco de "qué dura es la vida cuando se es adolescente" con experiencias personales de gente a la que Glee cambió su vida, y "gags" de los mongers de los actores en el backstage.

Supongo que para el fan de la serie esto será lo mejor de lo mejor, no tengo más que mirar atrás y recordarme a mí misma yendo al cine a ver la película de Operación Triunfo. Para los que dejamos de ser fans de Glee en el episodio de navidad de la segunda temporada exactamente, esto no es lo mejor de lo mejor, pero se deja tragar. Con un poquito de cerveza igual pasa mejor. Ojete de monico para los alumnos del McKenley, que ya deben de estar en la universidad y todo, ¿no?

2 jul. 2013

Plan Oculto

Me está pasando últimamente que estoy empezando a dejar de lado prejuicios gilipollescos que he tenido toda mi vida con ciertas películas y la verdad, me está yendo bastante bien. Abrir un poquito más tu mente nunca está de más y eso he tenido que hacer yo para que llegase el día que pudiera decir "pues venga, que hoy nos vemos Plan Oculto", porque así de primeras era una película que no me llamaba nada la atención.

Y no entiendo por qué, porque toda película buena debería llamarme la atención y esta lo es. Otra película sobre el atraco perfecto, pero al menos esta es una en el que ese atraco perfecto funciona, sorprende, engancha y además cuela. Qué queréis, tengo muchos problemas con esas pelis que para poder encajar todo perfectamente nos la cuelan un poquito. 

Pero este no es el caso. Plan Oculto arranca con una sencillez sorprendente, poniendo las cartas sobre la mesa, sin demasiado artificio, para ir formando cada vez un más complejo entramado que acaba involucrando, y casi sin exagerar, a toda una ciudad como es Nueva York.


Lo más interesante de la película es asistir a la partida que se echan sus protagonistas, un inteligente ladrón y un inteligente policía, que tendrán que ir avanzando en sus propósitos con cuidado para conseguir derrotar a su oponente. No es la película más original del mundo pero no le hace falta, porque lo que le tiene que hacer falta a una película como esta es crear interrogantes y engañar al espectador, crear tensión y justificar cada acción, y eso lo consigue con creces.

Como una barre para casa a mí lo que más me ha gustado ha sido su estructura y su guión, la manera de plantear la trama y cómo esta va avanzando, tampoco a un ritmo trepidante pero sin una sola pausa, sin respiro, anticipándose a nuestros pensamientos, haciéndonos caer en la trampa una y otra vez. Seguramente el resto de aspectos que hacen de una película una buena película también sean excelentes, pero a mí el que me ha sorprendido ha sido este.

Para terminar, decir que Denzel Washington me ha gustado regular de toda la vida. Copón de película, claro, después de tanta alabanza no podía ser menos.