29 dic. 2012

Repaso del 2012

Siempre que llegan estas fechas todo el mundo hace el balance de lo bueno y malo. Yo no voy a esperar a los cinco minutos antes de la cuenta atrás, sino que lo voy a hacer ya porque sospecho que ya no volveré a  pisar una sala de cine hasta el 2013.

Este año ha sido bastante raro para mí, cinematográficamente hablando. Creo que es la primera vez en mi vida que las series han ganado a las películas y he pasado mucho más tiempo tragándome capítulo tras capítulo y temporada tras temporada de un gran número de series que viendo películas. Por no hablar de que este, también, ha sido uno de los años que menos veces he ido al cine. Mi traslado a Estados Unidos y el miedo a no entender una película en versión original sin subtítulos ha provocado que en los últimos tres meses solo haya acudido a una sala de cine tres veces, lo cual ha bajado bastante mi media.

Una de las cosas que más me ha gustado de este 2012 es que mi blog siga vivo. Aunque he visto mucho menos cine, he seguido manteniendo esta página con mucha ilusión. Además, este 2012 ha habido un par de nuevas ideas que han complementado a este blog de la mejor manera posible. La primera de ellas, mi colaboración semanal en la web Frikarte. A raíz de mis comentarios sobre la pasada ceremonia de los Oscars me propusieron escribir un artículo semanal para esta web, y yo encantada. Decidí escribir esos artículos en forma de carta a las caras más conocidas del cine. Aquí tenéis la lista de todas esas cartas.

Por otro lado, aprovechando todo el tiempo que paso recorriendo las calles de Nueva York, quise compartir con vosotros las ubicaciones reales que sirvieron como escenario a famosas películas y series que todos recordamos. Así nacieron los ojetescenarios de cine, que seguirán actualizándose a lo largo del próximo año.

Pero pasemos a lo importante, que es elegir lo mejor del 2012. Nunca se me ha ocurrido llevar la cuenta de las series que he visto, así que no puedo deciros un número exacto, pero lo que sí puedo deciros es cuáles han sido, para mí, las mejores. Todavía no ha habido una serie que haya podido arrebatarle a The Office el título de mi serie favorita de siempre, pero este 2012 he flipado con series como American Horror Story, cuya segunda temporada, que aún no he terminado de ver, me está pareciendo lo mejor de lo mejor, o Girls, la mejor nueva serie del 2012 según mi opinión. De entre las series que he visto este año pero no son actuales quiero destacar Freaks and Geeks, una joyita de finales de los años 90 que os recomiendo. También este año he visto por primera vez, aunque la serie está a punto de estrenar ya su cuarta temporada, Community, y aunque no supera a The Office creo que también es una gran comedia. 

En el tema de las películas sí que estoy más organizada. Durante este 2012 he visto un total de noventa, cifra bastante baja en comparación con las de los últimos años (en el 2011 vi ciento siete, por ejemplo). Por supuesto, no he visto tantas como hubiera querido. Mi lista de películas que quiero ver ha seguido creciendo este año y, sobre todo, ha habido un montón de estrenos que he dejado pasar y que espero, algún día, poder ver.

No obstante, ochenta y nueve películas es un buen número para poder hacer una selección, primero, de lo mejor del 2012 y segundo, de películas que son más antiguas pero que yo he visto por primera vez este 2012. Esta es mi selección de las mejores películas estrenadas en 2012:
  • Django Desencadenado (Quentin Tarantino)
  • Frankenweenie (Tim Burton)
  • El caballero oscuro (Christopher Nolan)
  • Grupo 7 (Alberto Rodríguez)
  • Carmina o Revienta (Paco León)
Y esta es mi selección de las mejores películas que he visto por primera vez en el 2012:
  • Amadeus (Milos Forman)
  • Una historia casi divertida (Anna Boden, Ryan Fleck)
  • Lo que el viento se llevó (Victor Fleming, George Cukor, Sam Wood)
  • Tenemos que hablar de Kevin (Lynne Ramsay)
  • Miss Tacuarembó (Martín Sastre)
Este ha sido mi 2012 en cuanto a cine y series. Mi propósito para el 2013 es aprovechar para ver más movies en Estados Unidos, que mi inglés ya va siendo mucho mejor y quizás este sea el último año de mi vida que pueda tener la oportunidad de ver películas en un cine americano.

27 dic. 2012

Showgirls

Cuando Showgirls llegó a los cines debió de ser todo un impacto, porque yo todavía me acuerdo de ver el cartel en el cine de al lado de mi casa y también de mi madre diciéndome que esa película no era para niños. ¿Que por qué me tenía que decir mi madre eso? Porque yo quería ir a verla, ni más ni menos que porque trabajaba la actriz de una de mis series favoritas en aquel momento: Salvados por la campana.

Afortunadamente mi madre ganó esa batalla y no fui al cine a verla, y digo afortunadamente porque años después me enteraría de que era una mierda de película. Hasta ahí todo normal. Lo anormal llega cuando de un tiempo a esta parte muchas personas, la mayoría de ellas grandes cinéfilos, me hablan de ella como la joya de los noventa.

Claro, a una le picó la curiosidad, y al final decidí traerme esta película a Estados Unidos en mi carpeta de "películas para bajonas", donde guardo una pequeña selección de películas que podría ver un día que me entrara la pena por no estar en mi casa. Su cometido lo cumplió: el día que decidí por fin ver esta película se me fueron todas las penas, porque comenzaba el espectáculo.

Eso es Showgirls. Ni más, ni menos: un espectáculo. Y un espectáculo de Las Vegas, además, que eso no es cualquier cosa. Un espectáculo de música, luz, brilli brilli, tetas y pezones y mucha mala hostia. Mala hostia de la protagonista, de prácticamente todo el reparto de la película y de los que, seguramente también, la hicieron posible.


En esta película asistimos a una de las aventuras de Nomi Malone, la protagonista a la que interpreta la chica que salía en Salvados por la Camapana, que parece que huye de su anterior vida para hacer su sueño realidad, que es bailar en un gran espectáculo de Las Vegas. La chica tiene que empezar por lo más bajo, por supuesto, pero según nos vamos acostumbrando a ver su coño en pantalla ella va escalando la montaña del éxito, no sin varios tropiezos.

Después de ver la película no me puedo posicionar ni con los que defienden ni con los que la critican a muerte. Solo puedo quedarme en un punto medio, porque, por un lado, pienso que la peli es mala de cojones, a todos los niveles, pero por otro, soy capaz de entrever ese diamante en bruto que algunos creen que es Showgirls en algunos momentos de la película.

Lo que sí esta claro es que esta película tiene muchísima peor fama de lo que se merece. Sin duda alguna hay montones de películas peores. Tampoco quiero recomendárosla porque creo que esta es una película bastante especial. Simplemente os digo que, si un día, de casualidad, Showgirls se cruza en vuestras vidas, dadle una oportunidad. Yo le doy un ojete de monico, y además os cuento que la protagonista me dejó con el ojete tan torcido que tuve que dedicarle una de mis cartas en Frikarte.

26 dic. 2012

Django Unchained

LO PUTO MEJOR, SEÑORA


Como a vosotros todavía os queda un mes para poder verla, no voy a contar absolutamente nada sobre la peli. Mi crítica se publicará cuando la película ya se haya estrenado en España. Solo quiero deciros que entré en la sala de cine con mucha curiosidad porque pensaba que sería imposible que Tarantino pudiera hacer algo asombrosamente bueno otra vez, y, queridos lectores, lo ha hecho.

Django Unchained es un peliculón. Recopetín de película para ella. Lo mejor del 2012. Así, en un momento.

21 dic. 2012

Solo en casa 2: Perdido en Nueva York

Es Navidad y estoy en Nueva York. Así que una película como esta no podía pasarme desapercibida. Aunque de pequeña la había visto unas cuantas veces, hacía ya unos diez años, quizás, que no veía esta película, y me pareció este un buen momento para volver a verla.

Solo en casa 2 es la secuela de la exitosa comedia familiar Solo en Casa, película que contaba las aventuras que un niño tenía que vivir al haber sido olvidado por su familia durante las vacaciones de Navidad. En esta segunda parte la premisa es bastante parecida: llegan las vacaciones de Navidad, la familia se va a Florida, pero el pequeño Kevin se confunde de avión y aparece él solo en Nueva York.

Tanto Kevin como yo sabemos que estar solos en Nueva York es algo que mola bastante, así que el muchacho se las arregla para pasar unas vacaciones de lujo, aunque, tarde o temprano, como ya pasaba en la primera parte, terminará echando de menos a su familia, no sin antes tener que volvérselas a ver con los ladronzuelos que ya le dieron algún susto en la primera parte, y que ahora tendrán que volver a enfrentarse al ingenioso Kevin por segunda vez.


La película no tiene mucho más: puro entretenimiento con trasfondo de Navidad para aprovechar y meter algún momento ñoño y recordarnos a todos lo bonito que es tener familia y personas que te deseen felices fiestas. Es más de lo mismo, así que al que le haya gustado la primera parte probablemente esta tampoco le disgustará, pero no es que ninguna de las dos sean peliculones.

Tampoco se puede decir que sea una mala película, simplemente cumple con su cometido. El reparto, que se repite nuevamente, está muy pero que muy bien escogido, tanto los padres, como los ladrones como el pequeño Macaulay Culkin tienen su gracia, aunque en el casting de esta nueva entrega destaca el personal del hotel Plaza ni más ni menos, donde se aloja Kevin en su estancia en Nueva York, cuyo recepcionista es mi querido Tim Curry.

Han pasado ya muchos años desde que se estrenó esta película y Macaulay se ha metido mucha droga desde entonces, pero es cierto que la película sigue siendo válida y divertida veinte años después, así que ese mérito no se lo vamos a quitar. No obstante, no pasa del ojete de monico.

17 dic. 2012

El robobo de la jojoya

Hay películas cuyo título basta para describir las emociones que pueden despertarse al verlas, y esta es una de ellas. Poco se puede decir de una película de principios de los noventa cuyos protagonistas son el famoso dúo cómico Martes y 13. Que conste que me animé a verla porque soy ultrafan de estos dos personajillos, pero claro, a la película le han pasado ya muchos años por encima.


Es mala, mala, mala. Pero te ríes. Y yo creo que eso es lo que cuenta. Así que ojete de dromedario.

13 dic. 2012

Poli de Guardería

Hoy vamos a hablar de uno de los grandes clásicos del cine americano, del cine americano de Antena 3, concretamente: Poli de Guardería. No había vuelto a ver esta película desde hacía bastantes años, por aquello de que esta es una de esas películas que te podría entretener cuando hacías zapping en la televisión y de repente te la encontrabas, pero ya hace muchos años que yo dejé de hacer zapping y nunca me había salido del cuerpo volver a verla. Lo bueno de vivir en una casa con cuatro niños es que estoy empezando a ver películas de este tipo otra vez, y a veces me tengo que tragar mierdas como Alvin y las ardillas 3, pero otras veces los niños eligen películas como esta, y pasamos un buen rato juntos.

Mis niños aman esta película por una sola cosa, que casualmente es la misma cosa que a mí me hacía muchísima gracia cuando era pequeña y veía esta película: hay un niño que dice pene y vagina. No obstante esta no es una película tan de niños como parece, o como nos la han querido vender. 


Por si hay alguna persona en este mundo que todavía no sabe qué coño es Poli de Guardería (mal por vosotros) os diré que el título no deja mucho a la imaginación. El protagonista de esta peli, Arnold Chuacheneger ni más ni menos, es un policía superduro que está persiguiendo un lío gordo de drogas y es enviado de incógnito a una guardería para estar cerca de la exmujer del señor que mueve toda la mafia de la droga que quieren frenar. En la guardería tendrá que enfrentarse a una clase de niños, cada uno peculiar a su manera, y ganarse su cariño y respeto para poder seguir cumpliendo su verdadero propósito de seguirle la pista a la exmujer del señor malo.

Hoy en día, siempre según mi opinión, esta comedia se ha comido en una de esas que nunca pasa de moda, que no han perdido ni su gracia ni su esencia con el paso de los años, y que encima cuenta con Arnold Chuachenager, que para mí es un actorazo. No hay película mala de este señor.

Esta comedia abrió una nueva etapa para el cine, mezclando la acción y el tipo duro con escenas entrañables e historia de amor, para poder dar así entretenimiento a toda la familia. Y como toda película hecha para las masas es altamente predecible y con final feliz, pero eso no quiere decir que no se pueda disfrutar del recorrido. 

Chuacheneger consigue ablandarnos los corazones mostrando su lado más tierno, pero sin dejar de ser quien es, y solo por eso merece la pena esta película. Le doy un ojete de monico porque no puedo deciros sin ir contra la verdad que esta sea una película buenísima, aunque sin duda alguna es una película que merece la pena ver. 

11 dic. 2012

Ojetescenarios de cine: la biblioteca pública de Nueva York

Lo que le gusta a un americano ver cómo destruyen su país en el cine. Son cientos y cientos las películas en las que el fin del mundo azota a Estados Unidos, pero hoy vamos a hablar solo de una. En la película El día de mañana el cambio climático se produce así, de un día para otro, y pilla a todos los estadounidenses en bragas. Afortunadamente algunos de ellos tienen la suerte de poder refugiarse en uno de los edificios más famosos de Nueva York, la biblioteca pública.


Esta es una de las bibliotecas más importantes del mundo, y también una de las más impresionantes. Sin duda alguna merece la pena hacerle una visita, que además, es gratis. La Biblioteca se encuentra en la quinta avenida, entre la calle 40 y la 42.

Aunque en El día de mañana este edificio cobra un protagonismo especial, ya que gran parte de la acción se sitúa dentro de él, esta biblioteca ha salido en otras muchas películas rodadas en Manhattan, como en Los Cazafantasmas.


Aquí podéis ver cómo quedó la biblioteca según El Día de Mañana después del cambio climático. En la actualidad algunas de sus salas de lectura y estudio pueden ser también visitadas por los turistas, y la verdad es que son alucinantes. Sería una pena que una catástrofe, en la vida real, dejase así tan magnífica biblioteca.

7 dic. 2012

Una historia de violencia

Si algo he ido aprendiendo con los años es que David Cronenberg no es uno de mis directores favoritos pero oye, una película suya, de vez en cuando, no viene mal. Sus gustos y los míos no encajan como un guante, pero tengo que reconocer que su cine es (al menos el que yo he visto, que aún no he completado su filmografía), cuanto menos, interesante. Interesante porque tiene su propio estilo, porque este director es uno de esos autores que sabe perfectamente lo que quiere plasmar en imágenes, y porque además sus pelis siempre suelen tener siempre un puntito muy loco.

Lo mejor que tiene Una historia de violencia es que es una historia muy pequeña, sobre gente sin importancia en un lugar remoto del mundo que ni sabemos donde está, pero que va creciendo, y creciendo, y creciendo hasta convertirse en lo que su título predica: una gran historia y además con bastante violencia. No os creáis que se han cortado un pelo en mostrar las cosas de una manera lo más naturalista posible.


Por lo tanto que quede claro que reconozco el mérito de la película, pero no considero que sea un peliculón. Aunque su ritmo se va acelerando según avanza la película y no te deja escapar de ella (y además es cortita), mi impresión es que la historia es demasiado fría y no deja lugar a que el espectador se involucre y le llegue de verdad. El espectador no puede más que abrir los ojos e ir flipando con todo lo que se va sucediendo sin tener tiempo a reaccionar. La historia empieza, se desarrolla, y termina, y aunque tiene una gran trama (aunque eso, digo yo, será mérito del cómic en el que se basa) yo me he quedado tal y como estaba antes de verla. Y me parece raro que una película como esta me pueda dejar a mí indiferente, pero así ha sido.

Si algo me llevó a querer ver esta película es que me la vendían como una reflexión sobre la violencia a un nivel muy cotidiano. Pero yo no he visto reflexión por ningún lado. La historia se cuenta y se acabó, si quieres ya reflexionas tú en tu casa, y tampoco es que sea tan impactante como para dejarte una semana pensando sobre lo que has visto. Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero cuando yo oigo las palabras "película, reflexión y volionecia" y en una sola frase enseguida mi mente vuela hacia Funny Games, y claro, luego me llevo disgustazo.

A mi modo de ver, Una historia de violencia se deja ver sin ningún problema, hace que se te pase el rato volando, y a otra cosa mariposa. Me ha parecido mucho más superficial de cómo la vendían pero tampoco puedo decir que me haya disgustado, así que la vamos a dejar en esa delgada línea que separa las buenas películas de las malas y darle un ojete de monico.

3 dic. 2012

Ojetescenarios de serie: adivina adivinanza

Este restaurante neoyorkino, situado en la esquina de Broadway con la 112, se hizo muy famoso gracias a una serie de televisión estadounidense. ¿Sabríais decirme qué serie lo lanzó a la fama?


1 dic. 2012

Lincoln

Steven Spielberg lo petó, y eso es así. Sus películas te podían gustar más o menos, pero había que reconocer que el tío sabía lo que se hacía. Los años ochenta y primeros noventa fueron suyos, y no había otro que nos supiera entretener en la gran pantalla como él. Yo soy de la opinión de que con La Lista de Schindler tocó techo y desde entonces ha ido cayendo poco a poco, pero de vez en cuando parece que se va a recuperar y lo va a volver a petar porque todavía de vez en cuando pone su firma en algún título que sorprende.

Lincoln es, sin duda, una de esas películas que se salen del típico cine comercial al que este director nos tiene acostumbrados. Está claro que es una película para llegar a las masas, como todas las de este director, y que la forma que se ha elegido para contar esta historia se inclina hacia el "convirtamos en un gran héroe a este señor", pero no por eso es una mala película, más bien todo lo contrario.

Tengo que ser sincera: no estoy muy puesta en historia americana. Culpemos a la calidad de la educación de mi país, que ahora está muy de moda, pero lo cierto es que ahora mismo solo podría decir cuatro cosas de la historia de Estados Unidos, y prácticamente ninguna sobre su sistema político. Mi situación no era la idónea para acercarme a esta película, pero aún así, me llamaba mucho la atención.


Y no me defraudó. Aunque ha sido una película que me ha costado entender, primero porque la vi en el cine, en versión original y sin subtítulos (por si alguno no se ha enterado, vivo en EEUU desde octubre) y segundo porque me encontraba algo perdida nadando en la historia de este país, aún así la película consiguió enamorarme y contagiarme de su espíritu, mérito que no le voy a quitar.

No soy capaz de encontrarle una sola pega a Lincoln. La dirección es magnífica, el apartado técnico es perfecto, y no hablemos de los actores. El cásting al completo y sus caracterizaciones son alucinantes. De entre todo el reparto destaca por supuesto Daniel Day-Lewis, quien da vida al famoso presidente americano y que consigue transmitir una paz y un buen rollo riquísimos. Supongo que el Lincoln de verdad solo se parecería al Lincoln de esta película físicamente, pero el Lincoln de Daniel Day-Lewis sin duda alguna era el típico señor al que te encantaría conocer  e intercambiar unas palabras, pues parece el señor más sabio del planeta, tipo filósofo griego.

Completan el reparto una increíble Sally Field en el papel de la señora Lincoln, y, mi favorito entre todos, Tommy Lee Jones, que da vida a Thaddeus Stevens y que se come la película. Para las neo-fans de Joseph Gordon-Levitt, el chico de moda, decir también que el muchacho sale poco, pero está guapísimo.

La película consigue su propósito, que es emocionar y transmitir al espectador la idea de que Lincoln era un gran hombre (no solo porque era altísimo) y que la política estadounidense era un poco como la egipcia, en cuanto a que los que se encargaban de ella deben estar reconocidos hoy en día como dioses. No me voy a meter en si históricamente es veraz o no, porque eso es otro tema. Solo me quedo con lo cinematográfico, y cinematográficamente es una gran película, que huele a Oscar que tira para atrás. Así que copón de película para ella.