21 jun. 2012

El emperador y sus locuras

Hoy estoy muy contenta, cinematográficamente hablando, porque vengo a hablaros sobre una de mis películas favoritas de una de mis productoras favoritas. Soy muy fan de Disney y de la gran mayoría de sus películas, y procuro no perderme ninguna desde que tengo uso de razón. Todavía recuerdo el día que fui al cine a ver esta película por primera vez. Salí pensando algo así como que era como Aladdín, ¡¡pero mejor!! Y aunque ahora, muchos años después, he vuelto a pensar que no, que Aladdín es mucho más peliculón, la verdad es que El emperador y sus locuras se encuentra entre mi pequeño grupo de películas favoritas de la factoría Disney.

El Emperador y sus locuras es una película perfecta porque todo lo que la compone es tan bueno como absurdo. La historia es bastante rarita ya de primeras: un gran emperador es envenenado por su... cómo decirlo... ¿persona que ha cuidado de él desde que era pequeño?, pero al final no termina envenenado y lo que pasa es que se convierte en llama. No en llama del averno, sino en animal peludo que es así como mezcla de caballo y oveja que se estila mucho en sudamérica. Y ahí arranca la aventura: el emperador tiene que convertirse otra vez en humano, y ya de paso, se convertirá en mejor persona.

Y esta historia que nos cuenta esta película sería puta mierda si no fuera porque los personajes que le dan vida son tan surrealistas como la propia trama. Empezando por Cuzco, el protagonista y emperador, que siempre va a tope y siguiendo por Pacha, el hombre que se verá abocado a tener que ayudar y soportar al Cuzco-llama, y pasando por los dos grandes de esta película, la malvada Izma (la que envenena al emperador) y su guardaespaldas Kronk que es EL MEJOR porque sabe hablar el idioma de las ardillas, sin estos personajes tan divertidos la película no sería lo graciosa que es.


Es esta una película hecha nada más y nada menos que para la diversión, raro en Disney, pues las películas que llevan este sello suelen tener su momento de echar la lagrimita bien sea por las bonitas historias de amor, por los nostálgicos recuerdos o por el triunfo del príncipe azul. Las locuras del emperador solo son diversión a tope, y diversión de calidad, por cierto. Quizás por eso pueda parecer mucho más simplona que otras películas de Disney, pero yo creo que está a la altura de las más grandes, con su banda sonora megachuli y todo.

Para mí, lo mejor de esta cinta es que pasen los años y me siga pareciendo igual de divertida. Es una película que se ve en un momento, por su corta duración, y además se pasa enseguida, ya que constantemente Cuzco está metido en algún lío. Pensé que su humor tan básico pasaría de moda en cuanto yo creciera pero afortunadamente a mí me sigue haciendo una gracia tremenda.

Sin duda alguna os la recomiendo si sois amantes de las buenas comedias que no tienen más pretensiones que hacer pasar un buen rato. Esta película tiene segunda parte, y aunque no es tan buena como esta primera (suele pasar) también está bien, así que os podéis rellenar una tarde aburrida en un momento con un pequeño homenaje a Cuzco y sus amigos. Pero como hoy veníamos a hablar solo de la primera parte, es la primera parte quien se lleva el super copón de película tan merecido, por ser tan absurdamente divertida y por ser simple y llanamente humor puro y duro.

19 jun. 2012

El Reportero: la leyenda de Ron Burgundy

Tengo por norma no perderme ni una sola película de Steve Carell, porque, como ya sabréis, y si no no sabéis os vais a enterar ahora, Steve se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en mi actor cómico favorito. Me parece un genio del humor y siempre consigue sacarme grandes carcajadas. Aunque mi papel favorito de Carell sigue siendo el de Michael Scott, y considero que sus apariciones en el cine son inferiores al increíble trabajo que hizo en The Office, me gusta ver sus películas para disfrutarlo en otros papeles. Y la verdad es que en esta película tiene un papel pequeño, pero muy efectivo, porque cada vez que abre la boca te mueres de la risa (al menos eso es lo que me pasaba a mí).

No tenía ni idea de la existencia de esta película hasta que un día alguien (me da rabia no recordar quién) me la recomendó por twitter, en una de esas noches desesperadas en las que no me apetece ver nada de lo que tengo y pido ayuda a mis followers con las recomendaciones cinéfilas. He de decir también que las recomendaciones que me suelen dar no suelen ser del todo de mi agrado, pero mira, con esta película acertaron.


La leyenda de Ron Burgundy es la historia de un presentador de informativos estadounidense que es el número uno en su ciudad, y vive envuelto en un halo de fama y extravagancias que puede permitirse porque todo el mundo lo adora. Con el resto de su equipo se dedica a correrse buenas juergas y a estar con muchas mujeres, pero un día se cruza en su camino una jovencita que le toca el corazón, y cual es su sorpresa cuando se entera de que esa preciosa joven viene dispuesta a hacerse un hueco en el mundo del periodismo, y más concretamente en su programa.

Esta película parece más bien una reunión de amigos que decidieron pasárselo bien haciendo una comedia. Y es que en el reparto podemos encontrar a lo más de lo más de la comedia americana. Empezando por Will Ferrell, el protagonista, actor, que por cierto, al principio de conocerle no me caía muy en gracia pero ahora poco a poco (muy poco a poco) ya lo voy tragando; pasando por Paul Rudd, al que todos recordaréis como novio y marido de Phoebe en Friends, hasta llegar a Ben Stiller, que no se pierde ni una, lo mejor de esta película es ver a todos estos grandes de la comedia del siglo XXI juntos y revueltos.

El reportero: la leyenda de Ron Burgundy no es más que otra estúpida comedia americana, que no destaca ni por sus grandes efectos especiales, ni por su gran guión ni por la profundidad de su historia, pero es una película muy divertida, sobre todo si eres amante de la típica comedia chorra, como es mi caso. De mi parte se lleva un copón de película porque me ha hecho pasar un buen rato, que era lo único que yo le pedía a esta película.

17 jun. 2012

Filmaffinity

Desde hace ya unos cuantos añitos conozco y participo activamente de la página web de cine Filmaffinity. Desde que era pequeña tenía la costumbre de apuntar todas las películas que veía y darles una nota, y cuando descubrí que una web me ofrecía ese mismo servicio de una manera mucho más cómoda y organizada no dudé en registrarme.

Filmaffinity ha ido cambiando con el paso de los años y el último cambio que hemos podido ver en su web ha sido la sección de "amigos". Si antes solo te dejaba tener veinte amigos como máximo (llegó un momento en el que yo tuve que empezar a borrar a algunos amigos menos "activos" para poder meter a otros) ahora por fin la página te deja tener 500. Con tan escandalosa cifra ya no volveré a borrar a nadie.

Por eso he querido escribir este post, que no es una película pero que sí tiene que ver con las películas que veo, primero, para que conozcáis la página si no la conocíais y segundo, para que, si ya tenéis una cuenta, me deis vuestro nick para que podamos ser amigos. El mío es Mignonne.

13 jun. 2012

Tucker & Dale contra el mal

Conocía esta película desde hacía un tiempo, y algunas de las personas de las que más suelen acertar con mis gustos cinematográficos me la habían recomendado, pero he tardado tanto en verla porque me ha costado bastante hacerme con una copia, tanto que al final la he tenido que ver doblada al castellano.

Una de las mezclas que más me gustan dentro de los géneros cinematográficos es el terror y la comedia. Sin duda alguna estos son mis géneros favoritos, y cuando se mezclan suelen salir cosas bastante divertidas, al menos desde mi punto de vista. Tucker y Dale contra el mal es una de estas mezclas con buen resultado. Es una especie de parodia de las antiguas películas de asesinos en serie que asolaban campamentos cercanos a lagos estadounidenses (o canadienses, porque esta película es canadiense) desde un punto de vista muy original. De hecho, no se la debería considerar como una parodia, al menos como el tipo de parodia al que estamos acostumbrados (de esas películas que acaban en "movie") de ahí el "es una especie de". La película se mantiene por sí misma sin necesidad de recurrir a la copia de ciertos prototipos de asesinos o de ciertas escenas míticas del género, aunque cualquier amante del slasher podrá reconocer algunos guiños.


Sin duda alguna esta es la historia de un enorme malentendido, aunque con final nada feliz e incluso con sorpresa. Por un lado tenemos a Tucker y a Dale, protagonistas, que son los típicos paletos de rancho que dan bastante repeluco solo con verlos y que personas normales como nosotros catalogaríamos como pirados. Por otro lado tenemos a un grupo de jóvenes normales como nosotros que van a pasar un fin de semana de acampada y se cruzan con Tucker y Dale, con lo cual, al igual que haríamos nosotros, piensan enseguida que son unos pirados. Los prejuicios y los enredos van dando lugar a una serie de circunstancias cada vez más catastróficas que culminan en una traca final de locura que es de lo mejorcito.

Aunque no es que sea la pera repera realmente es muy original en su forma de avanzar en la historia y sorprender al espectador, por eso me parece una cinta absolutamente imprescindible si te gustan los asesinos y los asesinatos en la gran pantalla. Esta película es una grata sorpresa y algo que incluso podría denominarse como "lo nunca visto", o al menos yo nunca había visto algo parecido.

Eso sí, no apta para estómagos sensibles. Es decir, si no te estás acostumbrado al género slasher y sus carnicerías puede que esta película pueda resultarte desagradable, porque no solo tiene buenos momentos cómicos sino que además algunas de las muertes son bastante impactantes.

No es Tucker y Dale contra el mal una obra maestra, pero sí una película muy interesante y divertida. Muy recomendable para amantes de la comedia negra que llevan bien los litros de sangre y las tripas. Yo le he puesto un copón de película porque me ha sorprendido mucho y me ha hecho pasar un buen rato.

11 jun. 2012

Snatch. Cerdos y diamantes

Doce añazos que tiene esta película y yo todavía no le había dedicado ni un solo minuto de mi tiempo, y eso que esta es una de esas películas a las que podríamos añadirle el calificativo de "míticas". La verdad es que yo no he sido nunca muy fan de Ritchie, aunque tiene su fama y su talento, e incluso un modo muy especial de mover la cámara, pero a mí este señor, por lo que fuera, nunca me ha caído en gracia, y he de confesar que he visto bastante pocas películas suyas. Y no todas me han gustado.

No es el caso de Snatch, que aunque, con tanta fama que ha criado, yo me esperaba Pulp Fiction por lo menos (y eso que, en mi opinión, se asemejan un poco), tampoco es que la película me haya dejado como si nunca hubiera visto nada igual. De hecho hasta que apareció Brad Pitt, me estaba gustando regulero. Pero oye, el papel que hace el buenorro de Pitt es lo suficientemente absurdo y divertido como para animarte a seguir con la película.

He de confesar que no soy yo muy fan del género rateros con poca clase, pero aún así, cuando una película es buena de verdad, traspasa el género y da igual que no te gusten los ladrones. Sin embargo, no creo que esa sea la experiencia que yo he vivido con esta película, que, en mi opinión, es simplemente entretenida. Un entretenimiento de calidad, por supuesto, pero no he sido capaz de ver la brillantez que me prometían.


Si os soy sincera, lo que más gracia me ha hecho de toda la película es que el perro se tragase el muñequito y luego sonase como él. Bueno, y también me ha gustado mucho la banda sonora y su modo de usarla en la película, porque la verdad es que había algunos temazos que eran de agradecer.

Creo firmemente que esta no es más que una buena película a secas. Que ya es bastante, hay películas que ni podrían soñar con el calificativo "buena". Cualquiera de sus aspectos (guión, dirección, actuación, producción...) es correcto y eso ayuda mucho a que el espectador la disfrute, por supuesto, pero yo creo que le falta la chispa de la vida. O a lo mejor a la que le faltaba la chispa era a mí cuando vi la película, pero me da que no.

Guy Ritchie es un director muy personal, tiene su estilo y todos lo sabemos. Y cuando algo es muy "personal" o te gusta o no te gusta. Yo no quiero decir que no me guste, simplemente entendemos el cine de otra manera, y le encuentro más gracia, por ejemplo, a Tarantino, con quien tantas veces se ha comparado al director de Snatch. También es verdad que mucha gente me ha comentado que esta película gana con el segundo visionado, cuando "ya sabes a lo que vas y no tienes que estar pendiente de quién es quién". Por supuesto, para llegar a ese segundo visionado ha de pasar tiempo todavía, y en este momento solo puedo darle un muy raspado copón de película.

8 jun. 2012

Downton Abbey (1º temporada)

¡Todo el mundo hablaba de Downton Abbey como la pera repera! ¡Qué pedazo de serie!, me decían, ¡Qué bonito todo!. Y yo, claro, caí enseguida, porque yo con estas cosas de "tienes que ver esto que está muy bien" pico siempre, y al final, aunque al principio me resistí un poquito, terminé viéndola.

Como pasa siempre en estos casos, cuando muchas personas te ponen una serie, o una película, o un libro, o lo que sea, por las nubes, esta termina decepcionándote, porque la idea que te habías hecho tú suele superar al original. Y eso es ni más ni menos lo que me ha pasado a mí con Downton Abbey, que me esperaba la serie más enrevesada de la historia y al final ha sido, en ese aspecto, bastante flojita.

Realmente, ¿de qué va la primera temporada de Downton Abbey? De muchas cosas, creo yo, pero de ninguna  realmente. Cada capítulo tenía una serie de tramas autoconclusivas en su mayoría sin mucha relevancia, y contadas de un modo bastante telenovelesco. Y si aceptamos como trama horizontal de la serie el hecho de que la hija mayor de la familia de ricachones tiene que encontrar marido pues una tampoco se lleva demasiadas sorpresas.


Si me paro a recordar, porque la serie la empecé hace ya bastante tiempo, creo que el primer capítulo sí llegó a llamarme la atención, quizás por tanto poderío. Y es que realmente pienso que Downton Abbey es como una cascada de chocolate en una pastelería: asombra a primera vista pero termina aburriendo. La trama avanza muy despacio y al final, pa' ná, porque termina la temporada y sigue todo parecido. Lo único que ha pasado ha   sido el tiempo.

La verdad es que esta serie no ha conseguido engancharme, y eso que algunos de sus personajes enseguida me cayeron en gracia, pero sigo diciendo que son tan "tontas" las cosas que les pasan que llega un momento que me dan todos igual. Me gustaría saber qué fue lo que les gustó a todas aquellas personas que ponen a esta serie por las nubes.

También es verdad que me han dicho que en la segunda temporada mejora, y a mí que me hace falta bien poco para picarme... pues sí, veré la segunda temporada, pero vamos, que con esta primera solo puedo hablar de decepción. Sinceramente, me ha parecido una serie para niñas del Opus Dei, y no por los valores que defiende, que tengo presente que la serie recrea una época donde esas ideas eran actuales, sino por lo edulcorada que está. Demasiado inglesa para mí, quizás. Por lo tanto, esta primera temporada se queda en el ojete de monico.

5 jun. 2012

Miss Tacuarembó

Ya me habían recomendado esta película hace mucho tiempo, pero la veía yo tan rancia que tenía miedo de que no me fuera a gustar. Y ese miedo fue venciendo a mis ganas de ver la película y al final terminé la vi casi de casualidad, y la verdad, maravillosa. Eso sí, maravillosa para gente como yo, porque a la gran mayoría seguramente le horrorizaría, que lo sé yo.

Como supongo que la gran mayoría de los que os pasaréis por aquí a leer sobre Miss Tacuarembó no tendréis ni la menor idea de qué puede ser esto, os cuento. Para empezar, Miss Tacuarembó es un musical. Eso seguro que ya os quita a muchos las ganas de seguir leyendo. Es un musical que cuenta la historia de Natalia, una niña que sueña con salir de su pueblo en cuanto sea mayor y triunfar en el mundo del espectáculo. Y normal que quiera salir de su pueblo, porque allí están todos dominados por el poder de Dios y de su santa Iglesia, que rige lo que está bien y lo que está mal y a veces complica demasiado la vida de la joven Natalia. Y un día Natalia crece, pero no triunfa. En la actualidad trabaja en, atención, ¡¡¡un parque temático sobre el cristianismo!!! haciendo de Tabla de los 10 mandamientos y de María Magdalena, pero no se rinde y sigue empeñada en hacer su sueño realidad.


La verdad que dicho esto no sé cómo os la puedo vender para convenceros de que es una película estupenda. Para empezar, la historia de Natalia, si le quitas toda la parafernalia y el petarderío, es bastante bonita y bastante común, la historia que más o menos tendremos todos casi a diario, de si rendirnos y conformarnos con un trabajo de mierda o si no dejar nunca de luchar pase lo que pase. Pero lo mejor es todo lo que rodea a esta historia, las referencias a los ochenta y los noventa, todo lo que a Dios refiere, el parque temático ese maravilloso que ahora se ha convertido en el nuevo sueño de mi vida, los números musicales... ¡Y el Romano!

¿Que quién es el romano? Pues el romano es un personaje secundario pero riquísimo y que quita el sentío que trabaja con la protagonista en el parque temático haciendo de mártir y que está estupendo de ver y de chupar. A ese hombre lo llevas a África y quedan todos los niños comidos solo con verlo.Y el resto de personajes que rodean a la protagonista, geniales también, la verdad es que ninguno tiene desperdicio, desde el coprotagonista Carlos a la madre de Natalia o la mala malísima de la historia, Cándida, hasta el mismo Jesucristo, que también tiene su propio número musical, todos son divertidísimos.

Miss Tacuarembó es lo que es, una mamarrachez exquisita que hace que a los que nos gusta el brilli brilli nos sorprenda y maraville, pero que hará que a muchos otros que no soportan todas estas cosas excesivas  de la vida le produzca arcadas e incluso diarreas. Yo le doy un copón de película porque me parece un peliculón a todos los niveles, pero entiendo que haya opiniones muy diversas sobre esta película. Solo el hecho de que en una película puedan encajar un momento musical dedicado al tema Pescador de Hombres ya merece todo mi respeto.

1 jun. 2012

Infiltrados en clase

A veces me pasa que sé que una película tiene pinta de ser regulera pero algo dentro de mí me dice que tengo que verla. Bueno, la verdad, lo confieso, hay películas reguleras que me hacen bastante gracia, como las de Austin Powers o todas esas de cuando Jim Carrey era muy tontuno, así que de vez en cuando me permito el lujo de verme alguna comedia tontaina para, solamente, echarme unas risas y descansar.

Cuando vi el trailer de Infiltrados en clase pensé que iba a ser otro tipo de comedia, dentro de la comedia tontuna. Vivimos unos días en los que la comedia ha ido teniendo cada vez más importancia como género cinematográfico y podemos encontrarnos verdaderas maravillas dentro del subgénero "comedia chorra", y yo creí que esta película sería un buen ejemplo de ello, por eso se me metió a mí en la cabeza que tenía que verla.

Si el anterior día hablábamos de que Sombras Tenebrosas era una adaptación al cine (muchos años después) de una frikiserie setentera, hoy tengo que decir lo mismo. Infiltrados en clase es también una adaptación de una serie que se llamaba Jóvenes Policías y que estaba protagonizada, ni más ni menos, que por Johnny Depp. Como podéis ver, todo en esta vida está relacionado. De hecho, Johnny Depp hace un cameíto en la película, muy corto pero muy intenso.


Esta película, de título tan descriptivo, va sobre unos jóvenes policías que son tan malos como polis que les encargan la tarea de volver al instituto para dar con los cabecillas de una red de traficantes de drogas. Pero por supuesto, no toda la trama es esa. Resulta que los dos policías guardan recuerdos muy especiales de su época en el instituto, uno especialmente buenos y otro especialmente malos, y ambos querrán tener una segunda oportunidad en el insti para volver a ser tíos molones.

De todas formas a mí la película no me ha hecho, lo que se viene llamando, ni puta gracia. Y eso que no considero que la película sea, como comedia, mala del todo, pues posee una serie de puntitos que la salvan de la mierda absoluta, pero sinceramente, a mí lo policiaco me ha gustado, de toda la vida, bastante poco. Y si a esto le sumo que el dúo dinámico que protagoniza la película también me ha hecho muy poquita gracia (he de decir que he visto la película en versión original, o sea, que si me ha hecho poca gracia en inglés, virgencita cómo será la versión doblada) entonces, para mí, todo ha fallado en esta película.

Sinceramente, no soy capaz de salvar ni un solo gag de la película, y casi os puedo decir que, una semana después de haberla visto, casi no soy capaz de recordar nada, lo cual no juega a su favor. Totalmente prescindible, aunque, si al final decidís verla, tampoco vais a morir del asco (a no ser que ya os den asco de por sí este tipo de películas). Por eso se lleva un ojete de dromedario.