30 abr. 2011

Las mejores escenas (VOL.1)

Cuál es mi sorpresa cuando un viernes, cerca de la medianoche, leo un mensaje de Lady Vengance que me dice que me menciona en su blog. Hace pocos días había yo leído en el blog de las Ultracerdas un post que me había gustado muchísimo, hecho por su autor, sobre las que, a su parecer, eran las mejores escenas del cine en diferentes categorías, y mientras lo leía pensaba yo "ni de coña hago yo esto, qué difícil". Pero miradme, aquí estoy. Al final lo he hecho y no ha sido para tanto. En algunas categorías me ha costado decidir, en otras no tanto, y lo que sí tengo claro es que probablemente mañana se me ocurrirán escenas mejores que las que he puesto aquí, pero esta ha sido mi humilde selección. Por cierto, me gustaría señalar que voy a poner spoilers a tutiplén, según convenga, más que nada porque muchas de las escenas que he elegido son finales de películas, así que pondré el nombre de la misma en negrita para que os fijéis antes de leer y así evitar disgustos. Y sí, he dividido la selección en dos posts porque si no queda esto eterno. Además, no diré quienes son mis nominados hasta mañana para darle más emoción.

ESCENA MÁS GRACIOSA

Con lo amante que yo soy de la comedia, me encanta empezar por aquí. Han sido muchas las escenas que me han hecho partirme de la risa, y son escenas, en su mayoría, pertenecientes a películas más bien cutres (una, por ejemplo, es de Scary Movie 3), pero finalmente me he decantado por una escena muy famosa en la historia del cine de humor que me encanta porque demuestra que, con un diálogo simple pero efectivo se puede lograr mucho más que con enrevesados discursos "desternillantes" (¿Se ha notado mucho que Woody Allen no me hace excesiva gracia?). Con todos ustedes, el dialoguillo de presentación entre Frederick Fronkonstin e Igor de El Jovencito Frankenstein.



ESCENA MÁS TRISTE

Se nos acaba pronto la risa, porque por contrapunto, a la más graciosa le sucede la más triste en esta lista. Yo soy muy de llorar con las películas. He llorando con un montón de ellas. Pero hay escenas tristes y escenas tristes. Por ejemplo: muere Ramón Sampedro, una pena. Lágrimas mil, pero eso no es triste del todo, porque oye, al fin y al cabo se sale con la suya. Yo he querido elegir una escena que me haya causado incluso dolor de corazón, de esto que la estás viendo y haces pucheritos mientras piensas "joder, qué vida esta". Y creo que he acertado, porque a mí esta escena me supera. Se trata de la escena final de La Lengua de las Mariposas, y me parece triste por todo lo que la escena muestra y por todo lo que da a entender. Para el que haya visto esta película supongo que sobran las palabras.



ESCENA MÁS ALEGRE

Esta selección es más bipolar que Britney Spears. Tan pronto te da la bajona como vuelves a estar superfeliz de nuevo. Pero vamos, que a mí me parece genial, porque yo soy una persona muy optimista y me encanta la alegría y el buen humor. Por eso he querido elegir una escena que probablemente no sea para saltar de los asientos, quitarse el sujetador y decir sí a la vida, pero creo que es una escena muy alegre por varios motivos. Primeramente, pertenece a una película en la que todo es mofa y cachondeo, que para mí, eso, es sinónimo de alegría, y segundo, por el mensaje que su canción transmite. Creo que no hay mejor situación que estar crucificado para cantar y silbar "Always look on the right side of life". Escena inolvidable de La Vida de Brian.



ESCENA MÁS AGRIDULCE

Big Fish es mi película favorita. No la he visto mil veces ni me la sé de memoria, pero la sensación que me ha dejado siempre que he terminado de verla ha sido genial. Quería incluirla en esta selección fuese como fuese, y creo que he conseguido encajarla en el apartado adecuado, porque si hay una palabra que puede calificar esta película, esa es agridulce. Agridulce rollo salsa del chino, de esta que dices: "mu rica", que tiene sus cosicas, pero deja buen sabor de boca. Eso es lo que Big Fish hace conmigo: me hace reir, llorar, soñar... y siempre me deja un regustillo exquisito. Como escena más agridulce he escogido el final de esta película, con el que, por supuesto, siempre lloro. Me parece una escena maravillosa.



ESCENA MÁS RARA

Antes de nada me gustaría decir que he escogido la acepción de "rara" que me ha salido del coño, y como he actuado así, quiero explicaros, entonces, con qué parte de "rara" me he quedado. Me he quedado con el "rara" en plan "te quiero porque eres rara", rollo Freaks o incluso Lady Gaga. Vamos, que no es la escena más rara en plan "¿pero y esto que eeees?" sino la escena más rara en plan "¡Anda, fíjate, qué curioso!". Además he escogido una película muy especial, que es El espíritu de la Colmena. Solamente he visto una vez esta película, pero me gustó muchísimo, me sorprendió un montón. Hay una escena en esta película, y supongo que quien la haya visto ya sabe a cual me refiero, que me causó una enorme sorpresa, y porqué no decirlo, Carmen, también confusión. Me pareció una manera preciosa de plasmar la fascinación por el cine que todos sentimos cuando éramos pequeños. Además, tiene como protagonista a mi segundo monstruo clásico favorito (el primero siempre será Drácula), con lo cual, creo que se merece también el estar en este conjunto de escenas. Ana, la protagonista de esta película, está aterrorizada pensando que el monstruo de Frankenstein, a quien acaba de conocer en el cine de su pueblo, realmente no ha muerto y vive escondido en una casa en ruinas a las afueras de su pueblo. Cuando un día va a visitarlo y ve que ya no está allí, Ana se escapa y se pierde en el bosque, donde vivirá un precioso encuentro con su propio monstruo.


ESCENA MÁS PERTURBADORA

Perturbadora es Hard Candy de principio a fin. Una de las cosas que más me gustó de esta película es que siempre te hace dudar de quién será el bueno y quién será el malo, y aunque a veces parece muy lógico otras veces crees que es la niña la que está loca del coño y el otro es un pobre hombre sin suerte en la vida. Y no es hasta el final que se disuelven esas dudas, y por eso he elegido ese diálogo final entre los protagonistas de esta película como la escena más perturbadora, porque a mí, al menos, me perturba muchísimo lo que allí ocurre.



ESCENA CON MÁS SUSPENSE

Hitchcock es el maestro del suspense, eso es innegable. Pero cuando murió debió reencarnarse en David Fincher, porque a mí me parece el otro maestro del suspense. Zodiac es una de sus películas peor valoradas, pero sin embargo, está entre mis favoritas de este director, porque me parece una tremenda película cargada de suspense que te hace estar tensa durante sus dos horitas largas de metraje. En concreto, la escena que he escogido, alguna vez se me ha hecho incluso difícil de soportar. Igual no he sabido buscar bien, pero no he encontrado la escena, así que os la cuento. El personaje al que Jake (ay omá qué rico) Gyllenhall da vida, el periodista que (en la vida real) anduvo tras los pasos del famoso asesino en serie, cree haber dado con la identidad del asesino y se acerca a su casa para echar un vistazo, y baja a su sótano y entonces... ¡es descubierto! Realmente escalofriante.


ESCENA MÁS ATERRADORA

Con lo fan que soy yo del terror, la de escenas aterradoras que habré visto, y voy, y me asusto con esto. Pues sí, queridos, esta es una de las escenas que más miedo me ha dado en mi vida, tanto que hasta tuve mis pesadillas y mis "que no se apague la luz de la escalera" durante un tiempecito. Sin duda alguna la niña de The Ring es una de las cosas que más aterrorizada me ha tenido, y recuerdo que la primera vez que vi esta escena tuve que taparme los ojos. Que diréis vosotros, "bueno, yo me los tapo siempre". Pues yo no. Yo nunca me tapo los ojos, porque no me gusta perderme ni un solo segundo de película. No sé si habré escogido bien el video porque ni le he dado al play, que estoy en casa, sola, es de noche, y me dará miedo. Por si acaso no sale lo que quiero mostrar, es la escena del final de The Ring en su versión americana, en la que la niña sale de la tele y se carga al fotógrafo.



ESCENA MÁS ROMÁNTICA

Love Actually es mi película de llorar, junto con Moulin Rouge. ¿Que sufro de amor? Pues me pongo cualquiera de las dos y ya tengo la tarde hecha. Lo lloro todo bien, y a seguir con la vida, que es bella y hermosa. Sé que esta escena es megañoña, pero es lo que hay. Pinchad aquí que no me deja insertar el video.

MEJOR DIÁLOGO

Esta sí que me ha costado, porque claro, para una amante del guión como es servidora, elegir un diálogo me parece algo complicadísimo. Tenía un montón de candidatos pero al final me he quedado con esta escena por lo asombrosamente complicada que me parece. Si no habéis visto la película no tiene mucho sentido, pero si la habéis visto, seguro que estáis de acuerdo conmigo en que... bueno, a lo mejor no es el mejor diálogo de la historia, pero sí es algo increíblemente bueno. Escena final, nuevamente (me acabo de recordar a mí misma a Escalonilla, un profe que tuvimos, que nos reventó así como doscientos finales en tan solo un día), de la película Vacaciones en Roma.



Y con esto ya me despido hasta mañana, que vendré con más y... quizás mejor.

29 abr. 2011

Friends (la serie completa)

Desde que descubrí Friends (que no fue hace tanto, no os creáis) todavía no he sido capaz de desengancharme de esta serie, aunque creo que ya va siendo hora de dedicarle mi tiempo a otras series, porque esta es la cuarta vez que me la termino, y yo creo que cuatro veces ya son suficientes, al menos por ahora. Seguramente dentro de unos años me entre la nostalgia y quiera volver a verla, pero voy a romper ahora mismo con mi tradición adquirida no hace tanto de "no parar nunca de ver Friends" y así continuar con mi vida.

Y es que Friends, además de una gran sitcom, siempre me ha parecido una serie de la que podía aprender muchísimo, por eso no dejaba de verla, porque en cada visionado aprendía algo diferente. Además de que, claro, me encantaba. Los chicos de Friends ya son casi como parte de la familia, han pasado un montón de momentos a mi lado y yo los he pasado al suyo, lo que ha hecho que les haya cogido tanto cariño que incluso cuando veo a esos actores haciendo otras cosas me siguen pareciendo entrañables. Y pongo un ejemplo muy claro: mira que Jannifer Aniston está haciendo pelis de mierda últimamente, que se ha encasillado la pobre en la comedia romántica vomitiva, pero nos da igual. La queremos. Es Rachel. Es así.

Hasta hace poco tiempo proclamaba sin miedo a equivocarme que Friends era la mejor sitcom de la historia. Bueno, no he visto todas las sitcoms del mundo, de hecho, ni siquiera he visto Seinfeld, cosa que a algunos les parecerá bochornoso, y es verdad que ahora The Office ocupa un puesto muy grande en mi corazoncito de las sitcoms, y que The Office ha conseguido desbancar a Friends en este título, pero también es verdad que éstas son series que juegan cada una en ligas diferentes. The Office me ha cautivado por su nueva forma de hacer humor, pero Friends, dentro del concepto más clásico de la sitcom, me sigue pareciendo lo mejor.

Pero vayamos a las novedades. ¿Qué ha supuesto para mí este cuarto y último (por ahora) visionado de la serie? Pues para empezar, he visto la serie después de terminar un master de guión. Si antes la veía solo por puro entretenimiento, ahora he podido fijarme en un montón de cosas que me ha hecho apreciarla todavía más. Por otro lado, también, en este cuarto intento, he conseguido darme cuenta de que Ross sigue siendo el personaje que menos me gusta, pero David Schwimmer me parece, sin duda alguna, el mejor actor de los seis. También de esta vez he conseguido sacarle más jugo a Phoebe y darme cuenta de que me siento más identificada con ella de lo que yo misma podía imaginar. Eso no sé si me alegra o me disgusta, pero ahí esta.

Y nada más, me da un poco de pena aparcarla, pero creo que va a ser lo mejor para las dos. Ella reposará y hará que cuando vuelva a retomarla haya olvidado ya muchas cosas y así me vuelva a parecer maravillosa y yo dedicaré mi tiempo a otras series que son de obligado visionado, tales como Spartacus, The Walking Dead, Misfits, Buffy Cazavampiros... y puede que hasta me anime y me ponga con Cómo Conocí a vuestra Madre, aunque la veré por verla, porque sé de sobra que la madre es Lilly. Así que nada, ahora ya puedo decir que Friends y yo ¡estamos tomándonos un descanso! Ah, por cierto, la nota no cambia: recopetín de serie.

28 abr. 2011

Sexykiller

Tengo por costumbre despertarme, prepararme el desayuno, y mirar el facebook. Así me entero un poco de qué pasa por le mundo (porque soy "amiga" de los periódicos) y de qué les pasa a mis amigos. Pues hoy, según iba leyendo, leo el siguiente comentario de Paco Cabezas (si a estas alturas me preguntáis quién es, es que no merecéis vivir): "Anoche estuve cenando comida India en casa del Sr. Landis hablando de una sus películas favoritas "Tres amigos"... Su hijo, Max, es un guionista con un talento increible y estuvimos viendo juntos "Sexykiller" descojonados de risa... Y, por ahora, hasta ahí puedo contar..."

Si algo me ha dado aliento a mí para seguir viviendo en estos últimos años es fantasear con la idea de que un día Paco tenga un accidente de coche y yo sea la primera en encontrármelo para rescatarlo y llevarlo a mi casa, donde le partiría los tobillos y le diría: "ESCRIBE SEXYKILLER 2" "NOOO BÁRBARA NO VA A MORIR" "ESCRIBE SEXYKILLER 2"

Pero bueno, bromas a parte (sí, sí, bromas) Sexykiller es una de las películas que mejores recuerdos me trae... así, en general. Porque hay películas que me recuerdan a una persona, o hay películas que me recuerdan una época de mi vida, o hay películas que me gustan porque las vi hasta la saciedad... Pues Sexykiller es eso, y más. Muchísimo más. Sexykiller todavía no ha dejado de sorprenderme.

De hecho, el otro día, volvió a darme una sorpresa. Y es que yo me acerqué a casa de un amigo madrileño que tenía alojado en su dulce morada a otro amigo, esta vez zamorano, con intención de cenar juntos, y cual es mi sorpresa cuando, este segundo amigo nos dice: "oye, vamos a ver Sexykiller, que el primer amigo madrileño, que no es madrileño sino canario, vamos, el poseedor de la dulce morada, no la ha visto". ¿Quién puede negarse, una noche de lunes cualquiera, a tal planazo? Servidora no pudo, así que nos pusimos a verla tan a gustico.

Sexykiller no es una película muy conocida por el gran público, y tampoco fue una película que lo petara en taquilla. Yo siempre me pregunté por qué un peliculón como este pudo pasar tan desapercibido. Hombre, entiendo que a aquellos cuya película favorita es Leyendas de Pasión no les guste especialmente este tipo de cine, pero no puedo entener como a un amante de lo friki en general y del cine de terror en particular le puede parecer un rollo.

Pues no, queridos míos, no. Sois vosotros los que estáis equivocados y el tiempo me dará la razón. Sexykiller es una maravilla además de ser una buena película. ¿Por qué? Pues veréis, que os lo voy a decir. Para empezar, Sexykiller es la historia de una niña supermona (dentro de lo supermona que puede ser Macarena Gómez, que yo la adoro con la fuerza de los mares, pero guapa de cara, lo que se dice guapa, no es) que mata por placer. Vamos, que es una película de una asesina en serie y además contada desde el punto de vista de la misma asesina. Por otra parte, también es un dramón adolescente, porque esta asesina vive en un Campus Universitario, ya que está estudiando medicina, y tendrá que enfrentarse a algún problemilla típico de esa etapa tan maravillosa de la vida. Pero también es una película de científicos locos, porque Bárbara (que así se llama la asesina) se enrolla con el listo del campus, el que tiene la beca para desarrollar nuevas investigaciones y nuevas tecnologías. Y muchas más cosas, que no desvelaré para no arruinaros la sorpresa, porque sabéis tan bien como yo que vais a ver esta película si no lo habéis hecho ya.

Sexykiller es también una alegría para la vista. Visualmente es una maravilla, no hay detalle que esté perdido, y es todo tan mono... Además, la película está aderezada con una banda sonora genial de la muerte, con temazos como Barbie Girl, Te recuerdo, de Lorena C, o Quiero Papá de Vanexxa.

Vamos, que tenéis que verla. Que seguramente a la mayoría no os gustará tanto como a mí, pero pensad siempre por el lado positivo, y es que, al menos, habréis pasado un rato divertido, porque se me había olvidado decir que Sexykiller, es, al fin y al cabo, una comedia muy entretenida. Yo, que soy muy lista, soy capaz de ir más allá del halo cómico y por eso sé que es una obra maestra del cine y por eso la califico con un recopetín de película.

27 abr. 2011

Volver

Todavía me acuedo con cuantas ganas esperé el estreno de "lo nuevo" (por aquel entonces, claro) de Almodóvar, la de publicidad que se le dio a esta película, la de veces que se dijo "la vuelta de Almodóvar a esto, a aquello, a lo de más allá" y lo contenta que salí del cine. No me ha vuelto a pasar tal cosa, porque Los abrazos rotos no me gustó mucho, aunque ahora, nuevamente, he caído en la trampa y estoy ansiosa por ver La Piel que Habito.

También me acuerdo de la segunda vez que vi esta película, recién salido el DVD con miles de extras y con unas cosas maravillosas. Recuerdo que al volver a verla pude fijarme en detalles que siempre pasan desapercibidos la primera vez. Pero no se había debido cansar mi cuerpo de ella, puesto que hace unos días me volvió a picar el gusanillo almodovariano y, al ver el DVD, ahí, tan rojito, en mi estantería, volví a echar mano de él para verla ya por tercera vez.

Y por tercera vez me ha encantado la película. Me da hasta envidia sana, porque Almodóvar me parece un guionista genial, con unas ideas tremendas y capaz de crear unos personajes cargados de fuerza y de carisma que suelen convertirse en inolvidables. Y lo que más me gusta de Volver es su guión, es la historia, las historias que nos cuenta. Cómo es capaz de entretejer mil tramas y como es capaz de moverse entre el mundo de los vivos y de los muertos con esa soltura, sin que en ningún momento el espectador se sienta engañado.

Aunque la protagonista de esta película es Raimunda, interpretada de una forma magistral por Penélope Cruz, que está espléndida, auténtica, el personaje de esta película es Irene, al que da vida Carmen Maura, un personaje tan tierno como sobrecogedor enterrado por un montón de secretos y condenado a una vida eterna ayudando a quienes más la necesitan.

El resto de chicas Almodóvar también tienen lo suyo. Yo siempre me quedo con la más querida, Chus Lampreave, a la que de pequeña odiaba porque no le encontraba la gracia y a la que ahora admiro y me alegro de ver en cada una de sus películas.

Una película tremendamente naturalista, con puntos de misterio, de drama, de comedia, incluso de terror. Yo os la recomiendo encarecidamente, aunque sé que hay mucho detractor de Almodóvar por ahí, pero yo no puedo entenderlo, pues soy incapaz de sacarle algo malo a esta película (¡que ni siquiera hay putas ni travestis, a ver qué pega le sacáis a esta!) Para mí, Volver es un enorme copón de película.

25 abr. 2011

Las muñecas rusas

Perdonad estas vacaciones que me he tomado sin avisar, pero, ilusa de mí, pensaba que, como en Semana Santa no iba a tener mucho que hacer, podría seguir viendo películas y actualizando mi blog como siempre. Al parecer, no ha sido así, de hecho, esta podría calificarse como la peor (en el sentido de cansancio físico) Semana Santa de mi vida. A la par que la mejor, ciertamente.

Pero vamos a lo que nos incumbe, que es a hablar de cine. En este caso os voy a hablar de una película que, sospecho, muchos no conoceréis. Es la segunda parte de una película que comenté por aquí no hace mucho, Una casa de locos. Aquella película contaba las andanzas de un francés que se venía a Barcelona con una beca Erasmus y esta segunda parte cuenta las andanzas del mismo personaje, solo que cinco años después. Xavier ya no es un universitario, ahora tiene un trabajo y una vida algo más seria, pero ha vuelto a reencontrarse con sus amigos de Barcelona para la boda de uno de ellos, y ya de paso, nos cuenta qué ha hecho con su vida en el periodo de tiempo transcurrido desde la última vez que los vio.

Al igual que la primera parte, Las muñecas rusas es una película bastante agradable a la vista. Vamos, que se deja ver. No supone ninguna revolución cinematográfica pero la historia, realmente, consigue engancharte. Evidentemente, si no se ha visto la primera parte esta segunda pierde su gracia, porque lo bueno que tenía la primera era el despliegue de personajes peculiares que proponía. Si consigues cogerles cariño en Una casa de locos, entonces ya puedes seguir y entender esta. Por otra parte, como los personajes ya quedan de sobra definidos en la primera parte, en esta segunda se pasa un poco por encima el profundizar un poquito más en sus historias o sentimientos, centrándose solamente en la figura de Xavier, lo cual no está del todo bien, porque, al fin y al cabo, los cinco años han pasado para todos.

Lo bueno de la película es que es un conjunto de historias de amor tan fantásticas como terrenales, muy francesa, con un sentido del humor muy fino y muy apetecible. Es un interesante relato sobre las emociones y los sueños de amor y prosperidad de un joven con el que, de alguna manera, todos podemos sentirnos identificados.

Al igual que la primera parte, a mí me ha hecho pasar un rato divertido mientras disfrutaba de una historia aparentemente sencilla pero que esconde mucho más detrás de ese velo de comedia romántica. Otro copón de película.

17 abr. 2011

RED

Yo tengo una teoría que paso a exponeros a continuación: película que protagoniza Bruce Willis, película que, cuando menos, es entretenida. Es verdad que mi regla, como todas las reglas del mundo, tiene sus excepciones, pero en la mayoría de los casos se cumple. Bruce Willis es un actor que a mí, desde muy pequeña, me ha parecido un tío muy guay y me ha caído siempre muy bien, y he visto un porrón de películas suyas, y todavía, algunas de las que salen en el cine, aunque muchas huelen un poco a mierda ya desde casa, me apetece verlas.

Pero RED no me olía a mierda, al contrario. Me llamaba demasiado la anteción. Sabía que no podía ser un peliculón, pero tenía un reparto tan increíble que yo me decía a mí misma: "es que no puede ser mala". Además de Bruce Willis, teníamos a Morgan Freeman, que es un señor adorable al que yo quiero ya como si fuera mi abuelo; John Malkovich que... ¡bueno! qué puedo decir de él. Desde muy pequeña es uno de mis actores favoritos y hubo un tiempo que hasta le encontré su puntito atractivo; Mary-Louise Parker, la mujer esta que tanto os gusta a todos los seguidores de Weeds y a la que yo todavía no acabo de encontrar la gracia pero aún así respeto; y Helen Mirren, de la que no tengo mucho que decir, aunque bueno, su Oscar la avala.

Me puse a verla esperándome cualquier chorradilla decente que estuviera a la altura de un reparto como este, sin esperar demasiado de la película más que pasar un rato entretenido, pero... ¡qué cojones! pasé un rato muy entretenido. RED no es más que una película de acción, o más bien, otra película de acción, y protagonizada por Willis, para elevar más el tópico, pero está muy bien. A mí me sorprendió.

La película es la adaptación al cine de un cómic de Warren Ellis, y va de unos señores que están retirados de su carrera profesional, pero que en sus tiempos fueron unos de los mejores agentes de la CIA, y saben tanto que los que ahora mandan los quieren ver muertos. Evidentemente, es una película bastante predecible, porque supongo que con estas cuatro palabras que yo os he dado sobre su argumento, muchos ya os estaréis imaginando el final, pero realmente la trama es lo suficientemente interesante como para mantenerte pegada a la pantalla y disfrutando de los personajes tan pintorescos que Ellis ha creado. Por supuesto toda la historia viene rodeada de grandes escenas de pura acción (persecuciones, peleas, disparos...) en las que Bruce Willis se flipa un montonazo y que tanto nos gustan a nosotros, sus seguidores.

Si sois amantes de las películas de acción, no os la podéis perder, y si simplemente necesitáis una película para despejaros y pasar un rato entretenido, también os la recomiendo. Yo le doy un copón de película.

15 abr. 2011

Rabia

¡Pues más Cronenberg! Como mi primera vez con este director fue tan satisfactoria, decidí repetir, esta vez con su película Rabia, la posterior en su filmografía a Vinieron de dentro de... Rabia trata un tema bastante cercano al de su anterior película. Esta vez una preciosa joven sufre un accidente de moto y es asistida en el hospital más cercano, un hospital de cirugía estética donde trabaja un médico que está experimentando con nuevos tejidos. A la chica le implantan unas cosas sin mucho éxito y se vuelve raruna, nace en ella una sed de sangre fresca insaciable que hará que empiece a morder humanos sin control.

A mí me ha parecido una película bastante inferior a su ópera prima. No ofrece nada novedoso al género, es otra historia más de infectados y propagación de esa infección. No obstante, creo que el final es bastante original y significativo. No hablaré de él por no desvelároslo a los que no habéis visto la película, pero seguro que el que la haya visto, sabe de lo que estoy hablando.

He de decir en favor de esta película, que, aunque en general no me ha gustado demasiado, me entretuvo en el ratito que duró. Quiero decir, que es bastante animada, tiene buen ritmo, las cosas se van sucediendo deprisa, y aunque no hay mucho suspense o una trama muy enredada, la verdad es que la película va avanzando y se va dejando ver. Podríamos decir que es una película simplemente entretenida, e incluso interesante si te gusta la sangre y los bichitos.

Ahora sí que hay spoilers
Lo que más me ha gustado de la película es que la protagonista está bastante hermosa de ver, y también el detalle de que ella no se entera de que la causante de la epidemia es ella. También me ha gustado que salga un cartel de la película Carrie por ahí en segundo plano. Y bueno, qué decir de ese momentazo en el centro comercial, con esa muerte de Papá Noel. Maravilloso. Pero es que definitivamente este no es el tipo de cine de terror que a mí me gusta ver, así que es muy difícil que una película de bichos invasores de cuerpos me llegue realmente al alma. Seguro que son muchos los que ven en esta película una obra de arte, pero yo no puedo más que darle un ojete de monico, y creo que con eso va servida.

13 abr. 2011

Vinieron de dentro de...

Nunca había visto una película de Cronenberg, y eso que me declaro públicamente amante del género terror. Pero es que el terror al que nos tiene acostumbrados este buen hombre se aleja un poquito del terror que a mí más me gusta. Vamos, que hasta hace poco a mí los bichos y las infecciones y todas estas cosas me atraían lo justo y necesario. Pero llega un momento en la vida de todo cinéfilo que tiene que ver determinadas películas, y esta, sin duda alguna, es una de ESAS películas.

Vinieron de dentro de... es una de las películas más famosas en cuanto a películas de infectados se refiere. La trama es bastante original para la época: en un complejo residencial de ensueño aparece muerta una chica y poco después algunos vecinos comienzan a tener unos síntomas un tanto extraños, y es que un médico ha creado unos parásitos para mejorar la raza humana y su experimento, cómo no, ha salido mal, y lo que resulta que hacen esos bichejos es provocar unas ganas insaciables de meterla en caliente.

Además de ser una de las películas más famosas del director canadiense, Vinieron de dentro de... (que tiene un título muy raruno, pero es la traducción exacta de su título en inglés They Came From Within) fue su primer largometraje, y eso, a ratos, se nota, pero no nos importa, al contrario, son esos detalles los que nos hacen amarla más.

Haber visto esta película en una sala de cine ha sido todo un lujo. El público se metió de lleno en la película y fue genial disfrutarla por primera vez junto a otros aficionados que seguro estaban repitiendo con la película. Sinceramente, me costó un poquito entrar en ella, porque al principio se me estaba haciendo demasiado lenta y bueno, como dije antes, las películas de parásitos no son, en absoluto, mis preferidas. Pero en cuanto entré en el juego de la película ya todo fue alegría, y, sinceramente, me lo pasé como una enana viéndola.

Por eso os recomiendo que, si todavía no la habéis visto, le deis una oportunidad, más áun si también sois amantes del género. Pero sobre todo, y si os es posible, reservadla para una sesión de cine con amigos: no os arrepentiréis.

Una de las cosas que más me chocó de esta película es la cantidad de escenas sexuales que posee. He leído, he incluso mi compañero de visionado Alberto también lo comentaba, que es una película que denuncia el libertinaje sexual, tildado aquí de enfermedad, pero a mí no me acaba de entrar esa idea. Yo la veo más de otro modo. Creo que por primera vez se plantea la idea de que es mucho mejor ser un "infectado" que una persona normal, reprimida y ajusticiada por la sociedad. Los infectados están liberados y parecen más felices.

Total, que me tocará seguir con la filmografía de Cronenberg, aunque es muy extensa, porque su primera película me ha gustado un montón. Merece la pena aguantar esos primeros minutos que a mí se me hicieron tan eternos, porque en cuanto empieza lo bueno, la película se vuelve maravillosa. Le doy un copón de película.

11 abr. 2011

Un cadáver a los postes

Si hay una palabra mágica que puede lograr a convencerme de ver una película que desconocía por completo y de la que no tenía refererencias esa es "comedia absurda". Bueno, son dos palabras. Uno de mis géneros preferidos es, sin duda, la comedia. Malas y buenas, o incluso de Woody Allen, yo me las trago todas. Pero la comedia es un género muy pero que muy amplio, en el que podemos encontrar prácticamente de todo: terror y comedia, drama y comedia, comedia chorra, comedia romántica, comedia musical... lo que uno quiera. Y al ser tan amplio, también te puedes encontrar desde la maravilla más grande hasta el bodrio más insufrible. Ese es mi mayor miedo a la hora de enfrentarme a una película calificada como comedia y de la que nadie me ha hablado antes, y ese era uno de mis mayores miedos a la hora de ponerme a ver Un Cadáver a los postres.

Supe de su existencia gracias a Filmaffinity, ya que ahora puedes encontrar películas por su género, y tienen un apartado dedicado a la comedia absurda. Y en el puesto número seis del ranking de esta página de comedias absurdas se encontraba ésta, y la curiosidad me picó. Lo único que me tiraba un poquito para atrás es que la película era una parodia del género negro, y a mí el género negro, en plan detectives y demás, me gusta muy pero que muy poco. Pero que el género negro me guste poquito fue lo mejor que me podía pasar, pues esta película se para a criticar justo lo que a mí no me gusta de ese género: que sea tan inverosímil y que las cosas se resuelvan así como así.

Un cadáver a los postres es una película sobre un excéntrico millonario (la palabra excéntrico y millonario siempre suelen ir junticas, casi como craso error) que invita a cenar a su castillo a los cinco mejores detectives del mundo. Antes de cenar les comunica que a las doce en punto uno de los comensales será asesinado en sus propias narices, y les reta a que adivinen quién es el asesino.

Bajo este planteamiento se van sucediendo un sin fin de tontadas que no tienen ni pies ni cabeza y que le dan a la película el puntito necesario para ser divertidísima. Ya no solo es que la trama tenga su intriga, que la tiene, sino que además quieres seguir viéndola porque te lo estás pasando realmente bien. Como en toda película de investigación de un asesinato que se precie, aquí también tenemos un mayordomo, llamado James Señor Benson Señora, y me atrevería a decir que es de lo mejorcito de la película. Bueno, él, y Colombo.

Os la recomiendo encarecidamente porque es una película realmente curiosa que, estoy segura, os hará pasar un rato muy divertido. Eso sí, si no soportas los gags tontunos, entonces mejor ni te acerques. Para mí es un copón de película maravilloso.

9 abr. 2011

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

La crítica habla de ella como una de las mejores películas de Almodóvar. Esta es la segunda oportunidad que le doy a esta película, y aunque mi opinión ha mejorado respecto a la primera vez que la vi, sigue sin llegar a convencerme. A ver si a la tercera va la vencida, y consigo ver en ella lo que tantos seguidores de Almodóvar alaban, porque, por ahora, no puedo deciros que me parezca una maravilla.

Esta vez Almodóvar se pone más serio para habar de un drama más profundo. Sus anteriores películas también tenían miga, pero no tanta como tiene la pobre Gloria, la protagonista de esta historia. Gloria es una mujer que se desvive por levantar su casa y poner un plato de comida todos los días en su mesa, pero no lo tiene nada fácil. Tiene que tener varios trabajos para poder ganar algo de dinero, tiene dos hijos que la matan a disgustos, un marido al que le gusta beber y jugar, una suegra muy suya y un lagarto, y para más inri, su vida sexual es un asco, cosa que tampoco ayuda mucho.

Evidentemente Gloria es ¿Qué he hecho yo para merecer esto?. Un personaje lo suficientemete intenso como para abarcar una película entera y sorprender y enamorar al espectador. Uno de los mejores trabajos de la carrera de Carmen Maura. Aunque los secundarios también ponen su granito de arena para hacer de esta película lo que es. Genial, como siempre, Chus Lampreave, y muy divertida Verónica Forqué, haciendo de vecina prostituta. Me atrevería a decir que este largometraje ya sienta las bases del Almodóvar que ya todos conocemos: drama, mujer, costumbrismo, surrealismo, un puntito de comedia, un puntito de picardía, realismo mágico...

Aún así, a mí esta película no me termina de cautivar. Me encantaría que lo hiciera, pero he de reconocer que no puedo sino compararla con el resto del trabajo del director, y veo cosas mejores. No obstante, no pierdo la esperanza de que algún día, en un futuro, cuando decida verla por tercera vez, la película, por fin, me sorprenda, como sí lo hizo Volver, con quien esta película guarda bastantes semejanzas. Por ahora no puedo darle más de un ojete de monico.

8 abr. 2011

Agárralo como puedas

No solo de buenas películas vive Bea. De vez en cuando se necesita alguna simplemente divertida para relajarse un poco, y como recordaba que de pequeña todas estas películas cuyo título terminaba en "como puedas" me hacían mucha gracia, decidí volver a verme Agárralo como puedas.

Desde muy pequeña mi madre me educó en el amor a Leslie Nielsen. No es que ella lo idolatre, que igual me he explicado mal, pero al menos yo guardo el recuerdo de que a ella sus películas le hacían mucha gracia, y alguna me vi a su lado. La verdad es que "el hombre del pelo blanco" no es que sea gran santo de mi devoción, aunque reconozco que me gusta, mucho más que "el otro hombre del pelo blanco, el del padre de la novia", por ejemplo. Como cómico me parece bastante divertido, aunque siempre se ha caracterizado por hacer películas... que podríamos denominar muy chorras.

Pero eso no quiere decir que las películas muy chorras tengan que ser inferiores. Como bien decía al principio de este artículo, aunque no podemos considerarlas obras maestras del cine, a mí, al menos, sí me gusta tenerlas en cuenta. ¡Con lo que me gusta el humor absurdo, los chistes de pedos, las caídas tontas!

Lo que no le podemos negar a esta película es su valor histórico. Al igual que le pasa a mi madre, Agárralo como puedas y sus secuelas marcaron a toda una generación. Además, es tan simplona que ha envejecido perfectamente, pues los gags son tan básicos que nunca perderán su gracia. Aunque también es cierto que, aunque amada por muchos, también es esta una película detestada por otros que no soportan este tipo de humor.

Yo, que soy muy tontuna, me parto con muchas de sus coñas. No obsatnte, no se puede negar lo evidente, y aunque tiene partes muy graciosas que ya casi son inolvidables, la película, como tal, no vale una mierda. Tiene el punto de ser una buena parodia, eso sí, del cine policíaco, tan de moda por aquellos años, y eso la hace un poco más interesante, pero no deja de ser, si la describimos en tres palabras, una película predecible, infantil, pero, al fin y al cabo, entretenida. Por eso yo le doy un ojete de monico, muy justico, muy justico, ya que aunque reconozco su valor y su aportación al humor, tiene ratos que se pasa de boba y a mí me llegó a resultar cargante.

6 abr. 2011

Party Monster

Party Monster es una película protagonizada por Macaulay Culkin en la que también sale Marilyn Manson. Supongo que ya no necesitáis más información para saber si la queréis ver o no, o al menos, a mí no me hizo falta saber más. Bueno, la portada del DVD también influyó un poco:

Me encantan las modas y los movimientos artísticos y todo lo que tenga que ver con los años 80, y por supuesto, todas las películas que reviven estos años tan coloridos y tan llenos de drogas. En concreto, Party Monster habla de los Club Kids, que fueron un grupillo de gente muy loca que a finales de los años ochenta, en Nueva York, empezaron a vestirse de maneras muy estravagantes (las ladys gagas de entonces, podríamos llamarlas) y vivían de ir a fiestas y drogarse.

Además de esta película, que está basada en la novela que escribió James St. James, uno de los líderes de este movimiento, existe también un documental que, por supuesto, no tardaré mucho en ver, porque la película me ha generado mucha curiosidad en cuanto a este grupillo hasta la semana pasada desconocido para mí.

Party Monster está contada en clave de comedia. La historia arranca cuando Michael Alig, al que da vida un fantástico Macaulay Culkin, llega a Nueva York y decide que él también quiere ser fabuloso, así que intenta por todos sus medios tener encuentros con James St. James, que es como lo más de la ciudad en aquel momento. James le enseña a Michael la vida noctura neoyorkina y Michael ve en esto una gran oportunidad y decide dedicarse a montar fiestas. Lo que empieza siendo un espectáculo de música y color termina degenerando en fiestas ilegales en lugares cada vez más extraños y en las que cada vez se mueven más drogas, lo que empezará a traerles problemas.

La película pasa bastante por encima de todos los personajes, mosntrándolos pero no dando demasiada información sobre ellos, más allá de la necesaria para que la historia tenga sentido, pero la historia es tan interesante por sí misma que logra enganchar. Aunque esta película, como sus protagonistas, es demasiado superficial y solamente se para a mostrar el lado más bonito y divertido de aquella locura, siempre visto desde el punto de vista del narrador, que es St. James.

Me ha sorprendido muchísimo la interpretación de Culkin, a quien yo tenía por un actor muy acabado, pero aquí demuestra que, aunque niño roto, realmente tenía talento, pues en esta película borda su papel y es capaz de destacar por encima del resto del reparto. Sí, como dije al principio, Marilyn Manson también sale, aunque bastante poco, pero tiene un papel muy curioso.

No es un peliculón, las cosas como son, pero a mí me ha sorprendido y me ha dejado muy buen sabor de boca. A lo mejor después de ver el documental cambio de idea y pienso que es una mala adaptación, pero ahora mismo mi opinión es que es un copón de película.

4 abr. 2011

Necronomicon/Succubus

Nunca había visto una película de Jess Franco y tenía mucha curiosidad, así que cuando vi en la programación de la filmoteca de Madrid que exhibirían una de sus películas me dije "ahora, o nunca", porque sé yo que a mí una película en pantalla grande me entra mucho mejor. Más que nada porque si en casa estoy viendo una y no me gusta, la quito, y se acabó lo que se daba, pero en un cine, pues me aguanto. Y con esta me tuve que aguantar un poquito, porque aunque me resultaba interesante, la verdad es que no me enteraba muy bien de lo que estaba pasando.

Por si alguno se lo está preguntado, Jess Franco es un director de cine español, uno de los más prolíficos de la historia del cine, pues tiene más de doscientos títulos a su nombre. Eso sí, aunque ha hecho tanta película, es poco conocido, ya que sus gustos se alejan un poco de lo que podríamos denominar cine comercial. La mayoría de sus películas son de terror, y, también, la mayoría de sus películas están calificadas como eróticas. Vamos, que a este señor lo que le gusta es el miedo y las tetas, cosa que es muy respetable.

Necronomicon es una de sus películas más famosas. Rodada en Alemania (en España lo de enseñar teta y descuartizar señoritas no estaba bien visto todavía, que estamos en el año 1968) cuenta la historia de Lorna, una tía que está mu rica y que trabaja como ama sadomasoquista en Lisboa. Al parecer esta mujer se vuelve locatis y cada vez se va creyendo más el personaje que interpreta y acaba la pobre armándola gorda.

Pero vamos, que tampoco os lo digo de fijo, porque la narrativa de la película es muy rara, casi no se distinguen los sueños de la realidad. A mí lo que me quedó claro fue eso, ahora, hay otras muchas cosas que no tengo tan claras. Lo que sí es verdad es que hay mucha teta, aunque poca sangre, pero bueno, ya me parece digno de admirar que una película como esta pudiera rodarse, así que no le pidamos peras al olmo.

Nada tiene que ver esta película con el libro del mismo nombre. Realmente no sé por qué se titula así, pero bueno, es lo que hay. Al parecer fue una película muy alabada por la crítica, pero de verdad que yo no tengo por donde cogerla. Me ha parecido interesante, eso sí, en todo lo relativo al mundo onírico que presenta y en algunos pasajes que más tarde volverán a aparecer en otras películas del género, pero, sinceramente, se me hizo algo larga y pesada.

No me arrepiento de haberla visto, claro está, pues yo soy de la opinión de que hay que ver de todo en esta vida y si es español, mejor, pero ver esta película requiere poner un poco de nuestra parte. Eso sí, tengo que ser honesta y ajustarme a mi opinión. Aunque esta película sea una película a tener muy en cuenta en algunos sectores, yo no puedo darle más que un ojete de dromedario y deciros que, si tenéis la mínima curiosidad, le echéis un vistazo, pero si no, pues oye, yo creo que tampoco os perdéis nada.

1 abr. 2011

Átame

Lo que es la vida. Hace ya bastantes años, unos cuatro o cinco por lo menos, me propuse ver todas las películas de Almodóvar, para poder ir diciendo por ahí, y además, con conocimiento de causa, que queda mucho mejor, que era un gran director de cine. Por supuesto, vi esta película, pero no me debió gustar tanto, pues tanto esta como Kika quedaron calificadas como "las que menos me habían gustado". Años más tarde, vuelvo a darles una segunda oportunidad. A Kika se la di no hace mucho, de hecho, la comenté en este, vuestro blog, y mi opinión cambió por completo. Pensaba que con Átame no podría volverme a pasar, pero, afortunadamente, me equivoqué. Mi opinión respecto a Átame también ha mejorado.

Nuevamente, lo que vuelve a atraparnos de una película de Almodóvar son sus extravagantes personajes. En esta historia los protagonistas son una actriz porno que por primera vez protagoniza una película seria y un loco que acaba de salir del psiquiátrico y está obsesionado con la actriz. Los papeles protagonistas están interpretados por Victoria Abril enseñando el coño y Antonio Banderas en el papel de loco, que es el que más me ha sorprendido. Nunca pensé que este actor pudiera, realmente, hacerme gracia, y aquí lo consigue.

Pero no solo de protagonistas vive esta película. Como en toda buena película de Almodóvar, el abanico de secundarios es un lujo, destacando de entre todos ellos el papel de Loles León como hermana de la secuestrada, con número musical y todo. También me gustaría hacer una mención especial a uno de mis actores españoles favoritos, Paco Rabal, que en esta película interpreta al director de la película que se está rodando.

Una comedia romántica, al fin y al cabo, pero sin ninguno de los tópicos a los que las americanadas nos tienen acostumbrados: en vez de besos hay golpes, en vez de anillos, sogas y en vez de flores, drogas. El director manchego vuelve a demostrar, después de su gran éxito Mujeres al borde de un ataque de nervios, que sabe hacer reir y que tiene una peculiar pero deliciosa manera de provocar la carcajada.

Por cierto, yo siempre he sido una gran defensora de las similitudes entre el cine de Tarantino y Almodóvar. Pienso que los dos hacen el mismo tipo de cine, solo que cada uno dentro de su contexto cultural, y esta película me da un argumento más a mi favor con su banda sonora, compuesta por Ennio Morricone.

Una película imprescindible para todos los amantes del cine español y del humor manchego, tan de moda en la actualidad. Por mi parte, un pedazo de copón de película que a partir de ahora tendré más en cuenta. Creo que tendré que volver a verme todas las películas de Almodóvar, porque esos dos títulos que yo califiqué como "lo peor" del director ahora se han convertido en dos títulos a tener en cuenta.